Huesca

huesca

Los usuarios se resignan a sufrir 4 años más las continuas averías del canfranero

Crefco admite que hasta que Renfe no reciba los 43 nuevos regionales licitados "nos toca aguantar". La DGA no ha dirigido una queja concreta por las últimas averías pero afirma hacerlo "regularmente". 

Los pasajeros tuvieron que hacer trasbordo en autobús el día 22 para continuar viaje desde Ayerbe.
Los pasajeros tuvieron que hacer trasbordo en autobús el día 22 para continuar viaje desde Ayerbe.
Rafael Gobantes

El canfranero despide otra semana ‘horribilis’, la enésima, tras dos nuevos incidentes por averías que dejaron tirados varias horas a los viajeros hasta que llegaron otros trenes para remolcar los convoyes estropeados, uno entre Zuera y Tardienta y otro cerca de Riglos. Cifra que supera la media de incidencias graves de la línea Zaragoza-Huesca-Jaca-Canfranc (aquellas que provocan retrasos de más de 30 minutos), y que entre 2016 y 2018 se elevaron a 96, una cada 12 días. A ellas hay que sumar pequeños percances que causan demoras más cortas y aquellas derivadas del mal mantenimiento de la vía, responsabilidad del ADIF.

Y lo peor es que los usuarios no pueden más que resignarse, al menos hasta que dentro de cuatro años Renfe reciba los primeros 43 nuevos trenes regionales (Media Distancia) que ha sacado a licitación en un paquete por más 1.322 millones de euros y que incluye el suministro de otros 62 convoyes adicionales y su posterior mantenimiento durante 15 años. El plazo de recepción de solicitudes de participación en este macrocontrato finalizó el pasado 13 de junio. Con él podrá renovar la flota actual donde el 50% ha alcanzado el final de su vida útil o lo hará en próximos años.

Estos nuevos trenes, que también renovarán la línea Zaragoza-Teruel-Valencia, serán eléctricos e híbridos para atender tráficos en trayectos que combinen vías electrificadas y que no lo estén. Además, mejorarán sustancialmente las prestaciones de los ocho obsoletos automotores diésel de la serie 596, conocidos popularmente como ‘tamagotchis’, que dan ahora servicio ya que podrán circular a una velocidad de hasta 200 km/h en vías electrificadas (160 en las que no lo estén) y tendrán los últimos avances en accesibilidad y confort a bordo.

Desde la consejería de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda reconocen que no han dirigido a Renfe ninguna "queja" en concreto por las incidencias de esta semana, aunque dejan claro también que "es un tema que se traslada en las reuniones frecuentes que hay con la compañía". Añaden que en estos momentos el Gobierno aragonés está en funciones por lo que no está programada ninguna reunión para los próximos días, aunque insisten en que la cuestión de las deficiencias en los servicios se traslada "de manera regular".

La Coordinadora para la reapertura del ferrocarril Canfranc-Olorón (Crefco) lamenta las últimos incidencias, pero también admite que no es algo nuevo y que, de hecho, "va a continuar habiendo averías porque es un material muy viejo y no hay casi repuestos ya que muchas veces se reutilizan piezas de otros vehículos apartados que tienen poca fiabilidad", señala su portavoz, Javier Garrido. Situación que extrapola también al estado de la vía "porque está muy deteriorada y obliga a ir a una velocidad muy baja en algunos tramos, por lo que hasta que no se modernice, nos toca seguir aguantando".

Desde Crefco se muestran resignados "porque hasta que Renfe no reciba los nuevos trenes, lo vamos a seguir sufriendo, eso es algo impepinable, no hay otra opción, ya que la compañía no tiene disponibilidad de otro material diésel para sustituirlos salvo en algún momento puntual".

Con todo, también deja claro que hay que seguir reivindicando agilidad en los trámites de compra de los nuevos trenes y que, mientras tanto, cuando haya algún incidente, se pongan medios alternativos lo más rápido posible, "algo que la compañía hace habitualmente, aunque a veces dependiendo de dónde y cómo se produce la avería, provoca retrasos de varias horas en la llegada a un destino", reconocen.

Cs pregunta en el Congreso

La diputada nacional de Cs por Huesca, Lourdes Guillén, ha registrado esta semana una batería de preguntas al Gobierno en funciones para saber cuándo prevé adjudicar Renfe el nuevo contrato y cuántos de los 43 trenes licitados se destinarán a sustituir los que cubren la línea del Canfranc. Guillén denuncia que "los altoaragoneses no podemos vivir con infraestructuras del siglo XIX ni merecemos la desidia y el olvido al que nos somete el Gobierno".

Etiquetas
Comentarios