Despliega el menú
Huesca

aragón, pueblo a pueblo

Fanlo, el tesoro recóndito que quiere asomar la cabeza al gran público

En el corazón del valle de Vió, este municipio presume de sus cañones de roca, las praderas de la hierba más verde y un puñado de soñadores convencidos de que quedarse es la mejor opción.

Es ganadero, su familia se quedó en Fanlo cuando casi todos marcharon y lleva décadas en la alcaldía. Horacio Palacio dice haber vivido de todo en su cargo: alegrías, sinsabores, desencanto y esperanza. "Cuando ves que las cosas no avanzan, es duro; a ver, aún tenemos un pueblo en el municipio sin luz eléctrica, Sercué, en pleno año 2019. Las carreteras que llegan hasta aquí no tienen titularidad... en ocasiones, hay que reconocer que la administración se ha volcado: es un territorio muy seco, el macizo del Perdido es calcáreo y no hay agua, así que del 2006 al 2008 hubo que hacer bombeos, si no estaríamos sin suministro, bebiendo vino, que casi saldría más barato".

Horacio plantea las dificultades para que el presente y el futuro locales sean algo más halagueños. "En general, vemos que no remonta la población, porque la gestión de la ganadería extensiva cada vez se regenera menos, salvo excepciones no hay jóvenes que se animen. Tampoco somos un municipio turístico, quitando las excursiones al Parque Nacional: ojalá que lo seamos pronto. Teníamos esquí de fondo desde 1988, pero ya no podemos mantenerlas desde el ayuntamiento y llevan 5 años cerradas. Los números asustan: la zona de la montaña del Perdido llegó a tener 35.000 cabezas de ganado en los años 60, pero ahora... recogiendo de toda la comarca hay 4.000 ovejas y unas 800 vacas. Si el día de Navidad no llega agua porque la toma está colapsada, el que va a resolver el problema es el ganadero, así que cuando no estemos… problemas".

El otro lado de la balanza

Horacio pasa al otro lado, el del haber. "No faltan ideas, ni pequeñas realidades. En Nerín está el hotel Palazio, que va muy bien; los hermanos lo llevan a buen ritmo. Buisán, por otro lado, ha estado deshabitado durante décadas y acaba de llegar Fabiola, una chica holandesa, con su marido; se han establecido para hacer cerveza artesanal, quieren empezar la actividad en breve, y quizá se lancen ya a finales de verano. Ya le avisamos que las nevadas son tremendas por aquí, pero no les da miedo".

El alcalde sigue la enumeración de esfuerzos, y lo hace con orgullo. "En Sercué, que estuvo abandonado, anda Ramón Pérez. Hicimos una pequeña pista y volvió gente del pueblo; él se había ido a la Seo D’Urgell y regresó, ha puesto una casa rural, Sestrales. Por supuesto, tenemos el Mirador del Cañón de Añisclo en Vió, y todo ese entorno. Por otro lado, hay dos ganaderos jóvenes: José Manuel Buisán, de Gallisué, tiene 28 años y más de 100 vacas, mientras que Alberto Fuertes, de Vió, maneja 1.000 ovejas y quiere abrir un restaurante en el Collado de Vio. Antiguamente se decía de este valle que ‘tuvo suerte el que lo vio pero más el que no’". Con iniciativas como las descritas será más fácil alejar ese refrán de la realidad. Además, el paisaje es increíble: ver a dos pasos un quebrantahuesos lanzando un hueso al suelo para romperlo y engullirlo es un espectáculo tan insólito para el común de los paseantes como habitual en Fanlo. "No quiero olvidar –dice Horacio– el refugio de Góriz, quizá el más visitado de todos por la zona, un gran modelo de gestión de la Federación de Montaña; abre invierno y verano y da un gran servicio. No hay que olvidar que tenemos el 51% del territorio del Parque Nacional de Ordesa, un total de 8.700 hectáreas y 22 tresmiles".

Sueños y celebraciones

El alcalde tiene una idea y no se avergüenza de compartirla, aunque es consciente de que genera debate al decirla. "¿Qué nos haría falta? Un telecabina hasta allá arriba de los picos, para no depender del bus por esa pistas en las visitas. Al valle de Vió le daría la vida, y al de Broto, pues también".

El municipio no pierde ocasión para celebrar. En invierno se hace una hoguera y costillada, con rotación por las localidades del municipio en los últimos días de enero. "También celebramos –recuerda Horacio– el día de la suelta de los ganados el primer viernes de julio. La gente nos acompaña, come con nosotros. La romería de San Urbez, en su cueva, en el Cañón de Añisclo, también es importante para el pueblo: de las cuatro visitas anuales destaca la del 1 de mayo, aunque también se va el 15 de junio, el 15 de septiembre y el 15 de diciembre.

Pili Sierra lleva 36 años al frente del Bar las Eras en Fanlo. Una trabajadora incansable que ahora vive momentos duros. "La mayoría de este tiempo he dado desayunos, comidas y cenas. Yo soy de aquí, conozco bien el lugar. Cuando empecé en el negocio estaban aquí fijos Horacio y su familia con otra familia más, 9 personas. Venía con linterna por la mañana a abrir: siempre he trabajado con cariño e ilusión, y mis hijas me ayudaron desde pequeñas. Ha sido duro; estoy triste porque me va tocando dar los últimos esfuerzos, no tengo la vista bien, llevo varias operaciones y tendré que dejarlo. Eso sí, mi café en la hierba, con los montes delante, no me lo quita nadie".

Quesos con el corazón de Fanlo... a 20 kilómetros del pueblo

Emilio Sierra es uno de los fundadores de Quesos la Bal de Broto. "Mi padre nació en Fanlo en 1946, Óscar Palacio también trabaja aquí y vive en Fanlo, y Susana Español desciende de Buisán. Todos los que trabajamos aquí tenemos raíces en Fanlo. Óscar y yo trabajábamos en el Parque Nacional, en un retén anti incendios; cuando tenía que volver a Zaragoza me costaba, siempre pensé en hacer algo para vivir aquí. Encontramos esta casa junto a Sarvisé, conseguimos una concesión por 15 años para reformarla y poner el negocio... vamos a invadir el mundo –ríe– y hemos empezado por aquí. Aprendimos a hacer queso en el valle de Arán: trabajamos con leche cruda de un ganadero de la comarca y tenemos dos variedades. El de corteza lavada se llama José Pardina, y el más prensado y de corteza natural, al estilo de esta zona, es el Miguel Guillén. Estamos preparando ahora una tercera línea, amén de probatinas con lácticas y otros sabores, como una crema de queso con pacharán ordesano".en datos

En datos

Comarca: Sobrarbe

Población: 97

Distancia a Huesca, su capital de provincia: 96 km

Los imprescindibles

Casa Ruba en Fanlo

Construida en el XVI, su bloque original lo forman una torre defensiva de planta circular en sillarejo y la vivienda, de planta irregular semejante a un trapecio. Es de obra de mampostería, con sillar en los accesos y vanos.

‘Julieta’, de Almodóvar

En julio de 2015, Almodóvar fue a rodar en Fanlo para una escena de su filme ‘Julieta’, estrenado al año siguiente. Su asistenta personal, Lola García, tiene casa familiar en Broto. La explosión floral del erizón cubrió el rodaje de amarillo.

Las pedanías

Fanlo es la cabeza de municipio en un término que también incluye las localidades de Buerba, Buisán, Nerín, Vió y Yeba, además de los núcleos de Ceresuela, Gallisué y Sercué y las pardinas de Ballarín y de Blasco.

Etiquetas
Comentarios