Huesca

cinca medio

Alcolea de Cinca promueve la creación de una asociación de amigos de La Codera para preservar el yacimiento de la Edad de Hierro

La campaña de excavaciones ha dado con el nivel original del poblado.

El Ayuntamiento de Alcolea de Cinca va a promover la creación de una asociación de amigos de La Codera para concienciar entre la sociedad civil del municipio mediocinqueño de la importancia histórica que tiene el yacimiento del mismo nombre, y que reúne restos de tres edades: Bronce, Hierro y época Íbera.

El yacimiento de La Codera tiene unos 2.700 años de antigüedad y es uno de los más importantes de Aragón de estas épocas. En unos escasos centenares de metros, sobre un montículo, se encuentra un conjunto arqueológico de gran valor, y en cuya excavación viene trabajando ininterrumpidamente desde 1997 el profesor y arqueólogo Félix Montón, junto con un equipo de arqueólogos y amantes de la Historia voluntarios. Los hallazgos de estas campañas –la última tuvo lugar la pasada semana- se encuentran en el Museo Provincial de Huesca y pueden conocerse en la web lacodera.es

Consciente de su valor histórico –abarca un milenio de asentamiento poblacional entre las tres etapas- y de sus potencialidades como recurso turístico cultural, el Ayuntamiento quiere actuar en el conjunto arqueológico, primero para protegerlo, y segundo para darlo a conocer. Así según explica la nueva alcaldesa, la socialista Begoña Nasarre, se va a promover entre los vecinos y colectivos del municipio la creación de la citada asociación de amigos de La Codera para adoptar acciones encaminadas a esos fines. Una de ellas, sería la búsqueda de financiación para su mantenimiento en buenas condiciones y la petición al Gobierno de Aragón de la declaración de Bien de Interés Cultural. “En estos 23 años de excavaciones se ha hecho mucho pero ahora es el momento de ponerlo en valor y buscar los medios suficientes para sacarlo a la luz y que tenga el máximo rendimiento posible para que se pueda visitar y contar con un espacio que muestre nuestra historia y patrimonio”, señala Sierra, quien llamará “a todas las puertas posibles, en distintas administraciones”.

Para la nueva Corporación municipal La Codera será una de sus prioridades: “Tener un yacimiento donde confluyen Edad de Bronce, Hierro, íbero y una necrópolis como la que tiene es algo único y se tiene que poner en valor”, sentencia la alcaldesa. El Ayuntamiento de Alcolea de Cinca es la única entidad que apoya la excavación con medios económicos, un compromiso que seguirá el próximo año, según Nasarre.

Por lo que respecta a la recién culminada campaña, en la que han trabajado diez personas, se ha descubierto el nivel más antiguo, en el que vivieron los primeros habitantes del poblado, formado por varias casas donde pudieron vivir unas cien personas. Han aparecido estructuras, algún muro, pero sobre todo el suelo original donde los posteriores ocupantes fueron construyendo. En esta campaña se ha seguido trabajando en la consolidación de los muros y la reparación de las viviendas que llevaban más de veinte años a la intemperie. Gracias a estos trabajos se puede ver perfectamente el trazado urbano del poblado y hay parte de una vivienda reconstruida. “Ha sido una semana muy productiva gracias a un equipo cualificado y muy entregado pero nos queda bastante trabajo para consolidar y reparar algunas estructuras, como la muralla donde se debería hacer la inversión más importante. También quedan por reparar muros y crear una zona de circulación del yacimiento para que los posibles visitantes puedan recorrer el poblado cómodamente”, señala Montón.

Para este profesor ya jubilado a raíz de más de veinte años de trabajo de campo se tiene mucha información sobre la que hay que seguir investigando con los nuevos hallazgos. Pero sobre todo recalca la necesidad de invertir en este enclave par darlo a conocer a vecinos, turistas y escolares, dada sus condiciones excepcionales. “Lo más importante es el poblado de la Edad de Hierro y sus necrópolis correspondientes. Nos lleva a conocer cómo era y cómo vivía una comunidad del siglo VII a. C. Supone un bien patrimonial de primer orden y es el conjunto más importante del Alto Aragón. Es un estupendo modo de acercar a la vida de esta gente, cuyas casas, economía y cultura material vamos conociendo”, apunta el historiador. “Merece la pena ser explotado convenientemente porque reúne todas las condiciones para ser un punto de visita obligada y de referencia. Se le puede y se le debe sacar partido”, cuenta.

El poblado de la Edad del Hierro estuvo habitado algo más de un siglo, entre el 600 y 500 a.C. hasta que fue abandonado “seguramente por alguna crisis climática o alguna epidemia, porque lo que está claro es que no fue destruido. Sus ocupantes, cuando se les acabaron sus medios de subsistencia –el ganado, la pesca, la cosecha- se fueron a otro sitio, algo muy frecuente en la época”.

De interés también son las necrópolis prehistóricas, orientadas a la puesta del sol en el solsticio de verano, y ya más reciente, dos hornos de cal.

Etiquetas
Comentarios