Huesca

Gastronomía

huesca

El cocinero oscense Mateo Sierra vuelve a Masterchef para dar un pasaporte a la final

Junto con los otros 11 duelistas de las seis ediciones anteriores, valorarán el menú que elaborarán tres de los aspirantes en la prueba de exteriores en el restaurante de Quique Dacosta (tres estrellas Michelin).

Mateo Sierra, junto a la otra finalista y ganadora de su edición de 2014, Vicky Pulgarín.
Mateo Sierra, junto a la otra finalista y ganadora de su edición de 2014, Vicky Pulgarín.
Masterchef

La séptima edición del 'talent' culinario de Masterchef decide este martes, a partir de las 22.30 en La 1, a su ganador o ganadora entre Aleix, Valentín, Teresa y Aitana. Y en la elección del segundo y último pasaporte de la gran final tendrá mucho qué decir el cocinero oscense Mateo Sierra, que regresa de nuevo al programa cinco años después de haberse quedado a un solo paso del triunfo con aquel recordado menú laurentino con borraja, pollo al chilindrón, albahaca y melocotón con vino.

Y es que el programa de RTVE ha querido reunir de nuevo a los 12 duelistas de las seis ediciones anteriores para que sean el jurado de la prueba de exteriores, donde tres de los aspirantes se jugarán su pase a la gran final en el restaurante de Quique Dacosta de Denia con 3 estrellas. Antes, el cuarto concursante habrá logrado antes el pase a la final en otra prueba donde tendrán que replicarán un plato de Dabiz Muñoz.

Sierra asegura que esta nueva experiencia en Masterchef ha sido para él "indescriptible" ya que, por un lado, se reencontró con su contrincante en aquella final de 2014, la mallorquina Vicky Pulgarín. "Hacía un montón que no nos veíamos y estuvimos charlando mucho de cómo nos había ido la vida", recuerda. Y además, tuvo la oportunidad de conocer a otros exconcursantes. "Fue muy divertido", resume.

Este oscense no puede desvelar ningún secreto de la final ya que afirma que no saben quién protagoniza el duelo final. Destaca que el duelo al que se enfrentaron los aspirantes con el menú que diseñó Quique Dacosta "era un reto bastante interesante porque son platos que tiene en su restaurante y tienen mucho nivel como para demostrar la progresión que habían tenido". Y aunque desconoce el desenlace final del concurso, su favorito es Aleix "porque ha currado mucho y creo que tiene bastantes posibilidades de ganar, aunque esta noche lo veremos".  

Mateo Sierra con los otros 11 duelistas que reunió Masterchef para una de las pruebas finales de esta edición.
Mateo Sierra con los otros 11 duelistas que reunió Masterchef para una de las pruebas finales de esta edición.
Masterchef

No era la primera vez que Mateo Sierra regresaba a Masterchef ya que en su día también le llamaron para participar como invitado en dos ediciones del concurso Junior y en un especial de Navidad. Y le ha servido para volver a revivir todas las emociones de hace ahora 5 años. "Te vienen a la memoria muchos recuerdos, sobre todo los buenos porque los malos, que también los hubo por los momentos de tensión, creo que ya los he borrado. Y es muy chulo porque al final es algo que solo unos pocos hemos podido vivir", valora. 

Deja claro que "nunca" ha tenido al espina clavada por no lograr la victoria. "Creo que la ha tenido más clavada mi padre que yo", bromea. Y es que insiste en dejar claro que "disfruté muchísimo de esa final, de trabajar y de competir con Vicky y me alegré mucho de que ella pudiera conseguir el premio y creo que fue bastante justo".

Mateo Sierra ha aprovechado el tiempo al máximo desde su salida de Mastrechef ya que además de formarse y de participar en distintos proyectos, ha publicado un libro de recetas sin gluten (él mismo es celíaco) y el año pasado abrió su bar de tapas y restaurante La Goyosa en Huesca, en la calle de San Lorenzo 4, y del que se muestra muy agradecido porque "tuvo una acogida increíble en la ciudad y el hecho de que te aprecien en tu casa, no pasa todos los días"

No obstante, recalca que hoy en día la profesión de cocinero abarca un campo de trabajo bastante amplio y en su caso, de hecho, está trabajando en un segundo libro de recetas, esta vez para dirigido a vegetarianos y celiacos. "Al final, el que es un 'culo inquieto', como yo, no debe ni puede parar", señala. 

Etiquetas
Comentarios