Huesca

huesca

Las limitaciones del Canfranc frenan el plan de impulso al transporte de mercancías químicas

El mal estado de la vía y la falta de conexión con Francia "no lo hace rentable" ahora, según Ercros.

Imagen del apartadero propio de Ercros, al que se accede desde la estación de Sabiñánigo.
Imagen del apartadero propio de Ercros, al que se accede desde la estación de Sabiñánigo.
ERCROS

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) y la Federación Empresarial de la Industria Química Española (Feique) firmaron recientemente un protocolo para llevar a cabo actuaciones que mejoren y potencien el transporte por ferrocarril de productos químicos y sus derivados, tanto en el mercado interior como en los flujos de importación y exportación. Un acuerdo que podría beneficiar a los dos principales polos de esta industria en la provincia de Huesca: Sabiñánigo y Monzón. Sin embargo, las actuales limitaciones que sufre la línea del Canfranc frenan cualquier intento para impulsar estas mercancías.

En el primer encuentro entre compañías químicas, empresas ferroviarias y operadores logísticos que promovieron ADIF y Feique participaron algunas de las más importantes sociedades del sector del país como Repsol, Basf o Cepsa. Y entre ellas también asistieron dos que están implantadas en el Alto Aragón, Química del Cinca y Ercros, dedicadas ambas a la fabricación de cloro.

Este protocolo ha abierto nuevas esperanzas para recuperar el transporte de mercancías en Sabiñánigo, por donde solo pasan ahora los trenes de cereal que bajan de Silos de Canfranc en dirección a Martorell (Barcelona).

Sin embargo, desde Ercros rebajan esas expectativas asegurando que aunque su "voluntad" siempre ha sido potenciar el transporte por ferrocarril –recuerdan que durante muchos años han sido uno de los principales clientes de Renfe Mercancías–, las restricciones que presenta la línea ferroviaria del Canfranc hace que sea "difícil" su utilización actual para la fábrica de Sabiñánigo, por lo que tendrán que seguir transportando sus productos por carretera.

600.000 euros sin provecho

La planta cuenta con su propio apartadero, pero las mismas fuentes recalcan que actualmente es complicado poder aprovecharlo pese a que hace 12 años invirtieron 600.000 euros en su acondicionamiento. "Pero la nula rentabilidad hizo que al final no se conectara a la red de control de tráfico del ADIF, por lo que no está operativo", afirman.

También hacen hincapié en que las vías de circulación hasta Sabiñánigo "están en mal estado, no están electrificadas, no tienen escapatorias y tienen pronunciadas pendientes, lo que hace que los trenes circulen a muy poca velocidad y estén limitados en su capacidad de transporte (toneladas transportadas en cada tren)". "Todo ello encarece en gran medida este medio de transporte y no lo hace rentable", resumen.

Los responsables de Ercros reconocen que la salida hacia Francia y, por ende, hacia Europa podría ser una "gran ayuda" para la fábrica, que es la primera productora europeo de cloroisocianuratos para el tratamiento del agua de piscinas y exporta a países del continente gran cantidad de productos. "Pero el corte de la vía en Canfranc lo impide", lamentan.

Otro de los hándicaps que tienen es que la ubicación de Sabiñánigo dificulta la posibilidad de poder acceder a trenes multicliente (transportan vagones de distintas empresas y estaciones) que facilitarían sus envíos.

Por todo ello, destacan que "una mejora en las condiciones de la vía y una salida hacia Francia darían muchas más posibilidades al desarrollo de este tráfico y por añadidura a la fábrica".

Desde la Coordinadora por la reapertura de la línea Canfranc-Olorón (Crefco) aplauden la iniciativa del ADIF y de Feique, aunque coinciden con Ercros en que las carencias actuales impiden el impulso del transporte de mercancías químicas por tren. Sin embargo, valoran que al menos hay planes en marcha para poder potenciar este tráfico en un horizonte de unos cinco años.

Para Luis Granell, miembro de Crefco, la limitación de tonelaje es un problema menor ya que los trenes de cereal que bajan de Canfranc tienen un peso bruto de 1.200 toneladas, "aunque es cierto que la línea no está preparada para el estándar de mercancías de 22 toneladas y media por eje (cada vagón tiene 4)", añade.

Tramos pendientes de renovar

A su juicio, el principal inconveniente es el "mal estado de la vía", excepto en el tramo Caldearenas-Jaca que se modernizó en el año 2009. No obstante, valora que el ADIF ha encargado los proyectos de renovación entre Plasencia-Caldearenas y Jaca-Canfranc y podrían empezar a licitarse a finales de año. Cuando estén acabados, la línea podrá recibir ya trenes más pesados. A ello, también une la ansiada reapertura internacional, donde se está trabajando con vistas a que sea una realidad en 2024.

Además, recuerda que hay otra actuación pendiente para cambiar el actual sistema de gestión de bloque telefónico (un factor llama al compañero de otra estación para avisarle de la llegada del tren) por uno automatizado con fibra óptica que permitirá que todas las estaciones estén telemandadas desde Zaragoza evitando hacer cambios manuales.

Y, por último, para compensar la desaparición de los servicios multiclientes, Granell apunta la opción de usar los trenes de contenedores. Para ello, cree que sería imprescindible que se sumaran otras grande industrias como Iberfoil (aluminio) y Baxter (sueros), que están situadas en Sabiñánigo y que podrían aprovecharse del apartadero de Ercros, así como Harinas Villamayor, que tiene la planta junto a la estación de Plasencia del Monte.

Etiquetas
Comentarios