Despliega el menú
Huesca

huesca

El Ayuntamiento de Huesca autorizó 102.000 pases ocasionales a la zona peatonal en 2018

La nueva ordenanza ha conseguido reducir un 15% los permisos permanentes hasta los 10.900. La edil de Movilidad apela a un uso responsable "porque se siguen viendo muchos coches a veces".

A determinadas horas, especialmente por la mañana, se ven muchos coches por la zona peatonal.
A determinadas horas, especialmente por la mañana, se ven muchos coches por la zona peatonal.
Pablo Segura

La nueva ordenanza municipal de uso de las Zonas Peatonales de Huesca, que fue aprobada por unanimidad, tenía una filosofía diferente a la que se había aplicado en los cuatro años anteriores: permitir que pudiera acceder todo el que lo necesitara de verdad "para no volver loca a la gente ni complicarle la vida", pero con un control y restringiendo al máximo los pases permanentes porque eran un "coladero". Y un año después de su entrada en vigor, el balance del Ayuntamiento de Huesca es positivo porque esas autorizaciones fijas han disminuido un 15%, pasando de 12.700 a 10.900. La concejala de Movilidad, Teresa Sas, reconoce que le hubiera gustado reducir todavía más el número "pero la perfección no existe", añade.

De todos los vehículos que cuentan con acceso permanente, más de la mitad tienen permiso para una estancia indefinida (5.884). Además, hay 1.937 residentes sin garaje (17,7%) y 442 comerciantes (4%) con una limitación temporal de 45 minutos, y otros 2.453 que pueden realizar labores de carga y descarga (22,5%). A ellos se suman otros 1.848 vehículos oficiales y de bomberos, policía, recogida de residuos, ambulancias, taxis... que están excluidos de limitaciones.

Entre otras novedades, la nueva ordenanza simplificó los permisos; eliminó la posibilidad de que un mismo vehículo tuviera más de una autorización; estableció plazos de caducidad (dos años); suprimió el permiso de reparto a domicilio, asimilándolo a la carga y descarga; sustituyó los pases para la prestación de servicios técnicos (telefonía, gas, electricidad, electrodomésticos...) por autorizaciones puntuales justificadas; y se permitió a los clientes el acceso a farmacias de guardia y otros comercios para la entrega y recogida de productos pesados o voluminosos con un tiempo máximo de permanencia de 30 minutos.

280 peticiones de media al día

El Ayuntamiento esperaba que al reducirse las autorizaciones fijas, se incrementaran por otro lado las ocasionales, y así ha sido. Y es que se ha pasado de 28.000 permisos extraordinarios en 2017 a 102.255 en 2018, lo que supone 280 de media al día. El récord se dio en octubre con 10.576 peticiones. Unas cifras que Teresa Sas ve "lógicas" ya que la nueva ordenanza prima la concesión de este tipo de permisos puntuales, facilitando el acceso a todo aquel que esporádicamente necesite acceder a la zona con un motivo justificado. Estas se pueden pedir a través de la página web municipal www.huesca.es (recomendado), en el teléfono 974 29 21 27 o presencialmente en la Oficina de Movilidad (Centro Cultural Manuel Benito Moliner).

Otra de las novedades importantes fue que se eliminó la limitación de dos horas de estancia que tenían los vehículos de carga y descarga "y que obligaba a las empresas a entrar y salir de la zona peatonal para que les volviera a contar el reloj", recuerda la concejala, quien defiende el nuevo sistema que se introdujo para intentar ajustar la normativa a las "necesidades reales" de estas empresas de transporte.

Además, se suprimió la franja de la tarde para carga y descarga y reparto a domicilio (de 18.00 a 19.00), manteniendo solo las de la mañana (7.00 a 8.30 y de 9.00 a 12.00) para garantizar la seguridad de los peatones. Fuera de ese horario, se tienen que utilizar las zonas reservadas en el perímetro o solicitar un permiso ocasional.

Pese a estas medidas, "se siguen viendo muchos coches en la zona peatonal a según qué horas y sería deseable que se vieran menos", admite Teresa Sas, quien también hace hincapié en que una parte importante del funcionamiento descansa en que los conductores, ya sean residentes, comerciantes o transportistas, hagan un "uso responsable" de las autorizaciones. En este sentido, cree que los pivotes que usan en otras ciudades pueden actuar mejor como barrera física, "pero no dejaríamos margen a la responsabilidad y a la educación en movilidad sostenible, que es en lo que tenemos que avanzar", opina.

Además, la concejala también cree que el hecho de que la zona peatonal sea tan amplia (32 hectáreas y 100 calles y plazas) y de que haya solo un pequeño porcentaje con plataforma única, dificulta esa labor de concienciación "porque si la gente ve que hay una parte importante que aún no está urbanizada, es más complicado pedirle esa educación ya que parece que todo siga igual". Precisamente esta semana han anunciado que 1,8 millones del superávit irán para completar la peatonalización del Coso Bajo.

Las peticiones telefónicas a la Policía Local disminuyen un 30%

Hasta 2017, la mayoría de solicitudes puntuales de acceso a la zona peatonal se tramitaban a través de la Policía Local. Pero la jefatura pidió desviar estos trámites a la página web municipal para que las llamadas de emergencia no se quedaran en espera. "Era exagerado porque a veces se colapsaba la línea", subraya la concejala de Movilidad. Además, se generaban muchos errores al tener que tomar los datos por teléfono, lo que daba pie luego a impugnar multas.

Por ello, a partir de febrero de 2018, se canalizaron estas solicitudes por el portal municipal de forma preferente. Ello provocó que el número de llamadas de la centralita de la Policía Local se redujera el año pasado un 30%, de 54.534 a 38.227. A cambio, se dispararon las recibidas en la web (77.877). Y es que es el trámite con más visitas. "Hemos conseguido que la gestión sea más ágil para la Policía y los ciudadanos y con menos errores", valora Sas. Además, en breve se facilitará aún más estos trámites con una nueva aplicación móvil. 

Solo ocho denuncias de media diarias de entre 60 y 90 euros

Las cámaras que vigilan la zona peatonal cazaron el año pasado casi 3.000 infracciones, lo que supone una media de solo 8 al día. Un volumen pequeño teniendo en cuenta el elevado número de vehículos que acceden cada día a esta amplia zona de la ciudad, aunque la cifra baja los fines de semana. Los importes oscilan entre 60 y 90 euros, con una rebaja del 50% por pronto pago. Dos de cada tres denuncias (1.980) fueron por circular sin autorización. Además, hubo 616 por hacerlo por un itinerario distinto al autorizado, 215 por sobrepasar el tiempo máximo de permanencia de residente y 183 por realizar la carga y descarga fuera del horario autorizado.

Teresa Sas cree que en el reducido número de denuncias también influye el hándicap de plantilla de la Policía Local, que le impide patrullar la zona para sancionar, sobre todo, los aparcamientos sin autorización, una de las infracciones de las que más se abusa. "Necesitaríamos seis u ocho agentes en cada turno de mañana y tarde y ahora mismo es imposible".

Etiquetas
Comentarios