Despliega el menú
Huesca

turismo en semana santa

Los esquiadores apuran la temporada en un puente con una gran ocupación pese al mal tiempo

Los alojamientos rozan el cien por cien en algunos valles del Pirineo, donde este domingo cerrará las estaciones de esquí.

Fw: fotos Formigal/Laura Zamborain/18-4-2019 [[[FOTOGRAFOS]]]
Esquiadores el jueves en la estación de Formigal.
Laura Zamboraín

Los esquiadores aprovechan los últimos días de la temporada para disfrutar del esquí en las estaciones del Pirineo oscense. Aunque la campaña ha sido algo irregular con nevadas tardías, se ha alargado con una buena calidad y cantidad de nieve, ya que los centros invernales ofrecen para estos últimos días más de 170 kilómetros. Además, parece que la meteorología no va a ser tan mala como en un principio se preveía. El Jueves Santo el ambiente en pistas era bueno, pero sin aglomeraciones. El cielo estuvo cubierto, pero con temperaturas agradables y sin lluvia durante la mañana.

Muchos esquiadores quieren apurar estos últimos días, ya que el domingo, día 21, cierran las pistas. "Como la temporada empezó tarde, queremos aprovechar hasta el último momento", explicaba la madrileña Lourdes Nieto en Formigal. "La nieve está muy bien, el tiempo aguanta y tampoco hay una afluencia masiva de gente, así que estamos disfrutando mucho", añadía.

En el mismo sentido se pronunciaba otro aficionado, José María Marco, de Pamplona, quien espera aprovechar estas vacaciones de Semana Santa para, además de esquiar por la mañana, "por la tarde ver las procesiones y conocer la zona".

La ocupación hotelera es muy variable dependiendo de los valles y los días. Alcanza el 80% en los alojamientos de cuatro estrellas de la ciudad de Jaca y roza el 100% en la sierra de Guara, la comarca de Sobrarbe o el valle de Benasque, según la asociaciones turísticas.

Tráfico muy intenso

Un aliciente añadido es que son las primeras vacaciones con la nueva autovía de Monrepós, un puerto donde otros Jueves Santo eran habituales las colas kilométricas para subir al Pirineo. Ayer, salvo pequeñas retenciones entre Arguis y Nueno, el tramo sin desdoblar, pasó la prueba, atendiendo a los miles de desplazamientos registrados.

La gran afluencia de visitantes se notó también en la carretera N-240 en dirección a Lérida, con congestiones puntuales, según el Centro de Gestión de Tráfico. Y es que en todos los puntos turísticos de la provincia la ocupación es máxima estos días.

La amenaza de lluvia, que en algún momento del día se materializó, restó visitantes a los principales focos de atracción turística. Aún así, estuvieron muy concurridos. Por el castillo de Loarre pasaron ayer 1.200 personas. Para hoy y mañana se espera superar la cifra, hasta 1.700, "pero dependerá del tiempo que haga", comentaba Roberto Orós, de Loarre Turismo Activo, que gestiona las visitas a la fortaleza medieval, a la que la revista National Geographic propuso recientemente como uno de los 21 castillos más bonitos del mundo.

Turistas en el Castillo de Loarre por Samana Santa / 18-4-19 / Foto Rafael Gobantes [[[FOTOGRAFOS]]]
Turistas en el castillo de Loarre por donde este jueves pasaron 1.200 personas.
Rafael Gobantes

En Alquézar se prevé la llegada de más turistas. "Ha llovido esta mañana y eso se ha notado", decía ayer su alcalde, Mariano Altemir, que también es hotelero. No obstante, los alojamientos en la sierra de Guara, tanto los hoteles como los cámpines, están al cien por cien de ocupación, aseguró. "El Viernes y el Sábado Santo la afluencia será espectacular, si el tiempo acompaña un poco", añadió. La Semana Santa ha coincidido con el inicio del pago en las pasarelas del Vero. Los visitantes tienen que pasar por taquilla, pero eso no ha restado público, pues en seis días ya las han recorrido 4.000 personas.

Otra novedad es la apertura de la carretera del cañón de Añisclo, por donde se podrá circular hasta el día 5 de mayo, para proceder luego a rematar las obras. "Las vacaciones han empezado raras", afirmaba Ramiro Revestido, hotelero de Escalona. Y no lo decía solo por las previsiones meteorológicas sino porque hasta hoy, Viernes Santo, no se espera el grueso de los turistas, al ser ayer día laborable en Cataluña, lugar de origen del mayor porcentaje de visitantes del Pirineo.

Respecto a la carretera de Añisclo, después de dos años de cierre, comentaba que "la gente ha subido para ver cómo ha quedado. El tiempo que estuvo cerrada nos ha hecho mucho daño, porque es un lugar muy frecuentado desde mayo hasta octubre". Ahora, Revestido pide al Gobierno de Aragón que promocione este territorio, porque, dice, el Parque Nacional es algo más que el valle de Ordesa. "También existen los sectores de Añisclo y Escuaín, que se deberían potenciar". 

Etiquetas
Comentarios