Huesca

Ejército

El avión accidentado en el simulacro de la UME será desmontado en Santa Cilia

Será trasladado a piezas a su base en Getafe.

El aeródromo de Santa Cilia durante el simulacro.
El aeródromo de Santa Cilia durante el simulacro.
Fly-Pyr

El avión T21 del Ejército de Aire que sufrió un accidente en el aeródromo de Santa Cilia (Huesca) al salirse de la pista tras tomar tierra cuando participaba en el Ejercicio Conjunto Combinado 'Aragón 2019' se desmontará en esas instalaciones antes de ser trasladado a su base en Getafe.

El Ejército del Aire ya ha establecido un plan para recuperarlo y será la Unidad Militar de Emergencia (UME), organizadora de este simulacro desarrollado la pasada semana en las comarcas de la Jacetania y el Alto Gállego, la que se encargará de preparar el terreno para sacar en breve el avión del lugar donde quedó tras su salida de pista.

Así lo han informado fuentes del aeródromo en un comunicado en el que han añadido que sus instalaciones volverán a ser utilizadas en unas maniobras de la UME a finales de año, aunque serán de menor envergadura que el citado simulacro.

El T21 del Ejército del Aire con base en el Ala 35 de Getafe sufrió un accidente al salirse de la pista, cuando se disponía a aterrizar en el aeródromo de Santa Cilia en el desarrollo del Ejercicio ‘Aragón 2019’ que se llevó a cabo la semana pasada fundamentalmente en las comarcas de la Jacetania y el Alto Gállego. Resultaron heridos 9 de los 10 tripulantes, el más grave uno de los pilotos, que tuvo que ser intervenido de un brazo.

El aeródromo de Santa Cilia, gestionado por Fly-Pyr, fue la base de todos los medios aéreos involucrados. Los tres ejércitos (tierra, mar y aire) desplazaron hasta Santa Cilia aeronaves y personal, mientras que el aeródromo proporcionó sus instalaciones, no sólo el uso de las pistas de aterrizaje, sino también salas para puestos de mando, sala de briefing para presentar las condiciones meteorológicas, instalaciones para el traslado de heridos entre aeronaves, suministro de combustible e incluso el bar-restaurante.

El impresionante despliegue del ejercicio supone un entrenamiento para futuras actuaciones. Y es que el simulacro ha sido una muestra más de que los aeródromos, al contrario que los aeropuertos comerciales, son unas excelentes plataformas con multitud de usos posibles, según se explica desde el aeródromo. El Ejercicio en sí mismo, ha sido un ejemplo “muy evidente”, de ahí que ya se haya mostrado interés en volver a utilizarlo en un futuro y la propia UME realizará otras maniobras a finales de año.

Etiquetas
Comentarios