Huesca

Ejército

El accidente de un avión militar durante unas maniobras de la UME provoca nueve heridos

El aparato se salió de la pista cuando intentaba aterrizar en el aeródromo de Santa Cilia.

Un avión del Ejército del Aire que participaba en el gran simulacro que desde el lunes lleva a cabo la Unidad Militar de Emergencias en el Pirineo, sufrió una salida de pista en el aeródromo de Santa Cilia cuando se disponía a aterrizar para llevar a cabo una evacuación de enfermos. Nueve de los diez tripulantes resultaron heridos y trasladados al hospital de Jaca, el más grave, uno de los pilotos, con un golpe en la cabeza. Seis de los heridos recibieron el alta ayer y otros dos permanecen en observación previsiblemente hasta este jueves, que también podrían recibir el alta. El piloto está en el hospital Miguel Servet de Zaragoza para seguir realizándole pruebas.

Es el segundo accidente relacionado con estas maniobras, ya que el pasado fin de semana, en los preparativos, volcó un camión cisterna militar, con un balance de un herido grave y tres leves.

La jornada de ayer preveía un ejercicio de aeroevacuación de víctimas infecciosas en el que participaban aviones de tres ejércitos. Pero tuvo que suspenderse por el accidente que sufrió el avión T21 del Ejército del Aire con sede en Getafe (Madrid) al tomar tierra, alrededor de las 11.30. Desde un primer momento ya se pudo constatar que había algún problema, pues entró en la pista dando botes y ladeándose, hasta que terminó cayendo por una pequeña vaguada que hay al final de la pista de aterrizaje.

Todos los medios que se encontraban en ese momento en el aeródromo de Santa Cilia acudieron rápidamente hasta el lugar del suceso, y casi a continuación llegaron otros recursos aéreos que también tenían previsto participar en el ejercicio. En concreto, un helicóptero HU27, preparado para el traslado de enfermos biológicos (contagiosos) del Ejército del Aire y otro AB212 de la Armada Española.

Abierta una investigación

Tal y como explicó el general Miguel Alcañiz, jefe de la Unidad Militar de Emergencias, en el avión accidentado iban 10 pasajeros, 4 de la tripulación y 6 de la Unidad Médica de Aeroevacuación del Ejército del Aire (Umaer). "El que creemos que tiene mayores lesiones, con un golpe en la cabeza, es uno de los pilotos", añadió, y el resto "únicamente tienen magulladuras y son heridos leves, pero por precaución también han sido trasladados al hospital de Jaca".

Se desconocen las causas que pudieron provocar el accidente y ya están siendo investigadas. Hasta el aeródromo llegó una comisión de investigación del Ejército del Aire y la Guardia Civil, que realizó un atestado.

El ejercicio simulado que tenía que haberse hecho comenzaba con una solicitud de traslado de heridos desde el hospital de Jaca después de que un deslizamiento del terreno provocara daños en el edificio. Entre los enfermos se encontraban dos infecciosos y se requirió el traslado urgente al hospital Gómez Ulla de Madrid. Además, en otros helicópteros viajaban figurantes, que hacían de heridos y que debían ser trasladados a Zaragoza. Con este ejercicio se trataba de coordinar a todos los medios aéreos de las Fuerzas Armadas.

Otras víctimas en maniobras

Desgraciadamente, las maniobras militares han dejado al menos 10 muertos y casi 40 heridos en Aragón en los últimos 20 años. El más reciente también ocurrió en el Pirineo aragonés. Fernando Yarto Nebreda, comandante destinado en la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales de Jaca (Emmoe), falleció el 10 de octubre de 2018 por las heridas causadas por un disparo fortuito que sufrió mientras supervisaba un ejercicio con fuego real en el campo de tiro de Las Batiellas.

Ese mismo mes, y también en Jaca, una mujer de 92 años resultó alcanzada por la caída de una rama de un árbol tras el paso de un helicóptero militar que iba a aterrizar en la Escuela Militar de Montaña. Falleció poco después.

Unos meses antes, el 12 de junio de 2018, 13 personas resultaron lesionadas en un salto de paracaidismo en el campo de maniobras de San Gregorio de Zaragoza. Era un ejercicio de la Brigada VI Almogávares española y la 503 División de Paracaidistas de EE. UU. destinada en Vicenza (Italia).

Pero el accidente más grave se produjo en la Tuca de Paderna, en Benasque, en 1991, cuando un alud sepultó a una expedición compuesta por un centenar de militares, que había salido a realizar prácticas de montaña en la cara norte del macizo de la Maladeta. Cuando regresaban al campamento base, en dirección a los Llanos del Hospital, una avalancha de 200 metros de frente los enterró. Murieron nueve.

Etiquetas
Comentarios