Despliega el menú
Huesca

El Pirineo se prepara para un "llenazo total" con las carreteras limpias por primera vez en 20 días

Los complejos turísticos del balneario de Panticosa y de Llanos del Hospital colgarán casi el cartel de completo tras recobrar la normalidad. Las pistas de esquí ofrecerán más de 330 kilómetros

Los operarios del balneario de Panticosa trabajaron a destajo para dejar limpios los accesos y aparcamientos del complejo
Los operarios del balneario de Panticosa trabajaron a destajo para dejar limpios los accesos y aparcamientos del complejo
J. Elías

Casi 20 días después, las carreteras del norte de la provincia de Huesca recobraron este jueves la normalidad con la apertura de la vertiente francesa del paso fronterizo del Portalet (A-136) y del acceso al balneario de Panticosa (A-2606), las dos únicas vías que todavía permanecían cortadas por el reciente temporal de nieve. De esta forma, los conductores tendrán toda la red completamente limpia para poder disfrutar de un fin de semana de "llenazo total" en los establecimientos hoteleros y pistas de esquí del Pirineo.

Desde el valle del Aragón, las perspectivas de ocupación son altísimas y por ello confían en vivir, por fin, "el primer gran fin de semana completo" de la temporada de esquí después de que en diciembre se retrasara la llegada de la nieve y de que en enero no acompañara demasiado la meteorología. "Tenemos mucha y buena nieve, las estaciones casi al 100% y las reservas en cifras muy altas", aseguró Alfredo Terrén, alcalde de Villanúa y presidente de la asociación turística, quien confía en que a partir de ahora se puedan encadenar varios fines de semana con una ocupación altísima con la Semana Blanca, el Carnaval... "Esperamos que empiece a cambiar el signo de la temporada, que estaba siendo bastante negativa", deseó.

El balneario de Panticosa empezó a recibir clientes el jueves por la tarde, once días después de que tuviera que ser desalojado por el riesgo de aludes. Una vez completada la limpieza de la carretera por parte del Gobierno de Aragón, los trabajadores del complejo turístico se afanaron en despejar también los accesos a los distintos edificios. Y es que en el aparcamiento se acumulaba más de un metro de nieve. Por ello, tuvieron que retirarla con la ayuda de palas y camiones.

El director, Jesús Agustín, se felicitó de poder tener las instalaciones completamente accesibles y destacó que la demanda de clientes es tal que tendrán que abrir los tres hoteles "y estaremos muy cerca de llenarlos", aseguró. Y es que las grandes nevadas también han servido de promoción y reclamo. "No hay mal que por bien no venga, porque lo que por un lado te resta, por otro te da más visibilidad", señaló.

Agustín aseguró que será difícil recuperar las pérdidas por el cierre obligado de la carretera, pero aun así se mostró optimista de cara a este mes de febrero porque, según las previsiones meteorológicas, "viene un período de estabilidad durante las dos o tres semanas siguientes", dijo.

"El buen tiempo ha animado las reservas"

Un día antes también se pudo abrir la carretera que conduce al complejo turístico de Llanos del Hospital de Benasque (A-139). El pasado martes ya se hizo un pasillo de evacuación para sacar a los 50 clientes y 25 trabajadores que se habían quedado aislados desde el sábado. El director del establecimiento, Fernando Pañart, aseguró estar "muy contentos" ya que el fin de semana colgarán el cartel de completo "porque las previsiones de buen tiempo también ha animado a la gente", destacó. Reconoció que el impacto por los ocho días de cierre es "importante" por haber perdido "muchas ventas", aunque también destacó que "por suerte, en invierno enseguida recuperas los niveles de ocupación". Además, espera que puedan alargar la temporada lo más posible para intentar recuperar algo de este "traspié".

También se pudo reabrir el jueves al tráfico el paso fronterizo del Portalet después de estar dos semanas cerrado por las intensas nevadas caídas en la zona, donde se han acumulado más de 4 metros. Estaba cortado desde el 23 de enero, salvo una horas en las que pudo abrirse el día 26. A primera hora quedó expedita la carretera francesa RD-934, después de comprobar que el manto de nieve de las laderas era estable y no había riesgo de que se produjeran aludes.

Más de 330 km de pistas

Las previsiones de la Aemet confirman tiempo estable y sin precipitaciones hasta la tarde del domingo, cuando podrían regresar las nevadas, especialmente al oeste del Monte Perdido. La cota irá bajando desde unos 1.500 metros hasta alrededor de 900. Todas estas condiciones alfombran un fin de semana espectacular en las estaciones de esquí, que ofrecerán más de 330 km entre Formigal-Panticosa (164), Cerler (64), Astún-Candanchú (86) y Javalambre-Valdelinares (32,4).

Etiquetas
Comentarios