Despliega el menú
Huesca

Una carrera de récord en Torla

La XIX edición de Os Foratos de Lomenas, que se celebra este fin de semana en Torla, incluye novedades en cuanto a las pruebas y los recorridos. Con la incorporación del maratón de Tendeñera se ha doblado el número de participantes que superan los 540 inscritos.

Imagen de una edición anterior de la carrera Os Foratos de Lomana
Imagen de una edición anterior de la carrera Os Foratos de Lomana

El pueblo de Torla, a las puertas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, reúne este fin de semana a más de 500 corredores que desafiarán al mal tiempo y las bajas temperaturas para disfrutar del paisaje y la buena compañía en el corazón del Pirineo oscense.

“Toda la oferta hotelera del valle del Ara está prácticamente llena. Para la zona es importante hacer estas pruebas porque crean un impacto espectacular. Más que una carrera de montaña, son unas jornadas de convivencia, pues para la comida del domingo tenemos previstas a 750 personas”, comentan desde la organización.

Esta es la XIX edición de una prueba, Os Foratos de Lomenas, que hasta hace apenas dos años organizaba el ayuntamiento de la localidad. En 2017, sin embargo, fueron Sergio Morales, director del evento, y su club quienes retomaron la XVIII edición de esta carrera, que logró reunir ya a 270 corredores en Torla.

“La mayor novedad de este año son los recorridos. Hemos añadido un maratón, convirtiéndola en una carrera de alta montaña. También hemos doblado la participación y nuestro objetivo es seguir creciendo hasta convertirla en una de las grandes de Aragón”, subrayan desde la organización.

La iniciativa, en cualquier caso, ha servido para traer también, a través del deporte, más gente a los pueblos y negocios locales. “Nos hemos visto desbordados. Agotamos inscripciones hace diez días y quisimos hacer más, pero por camisetas fue imposible. El único inconveniente que tenemos ahora es la fecha, pero tratamos de cambiarla para futuras ediciones”, adelanta.

Bien abrigados para superar con éxito la prueba

El buen tiempo casi siempre ha acompañado a los corredores que se animan a participar en la carrera, si bien la previsión de este año no es nada halagüeña. Aunque los partes no son "muy claros", todo apunta a que la entrada invernal va a traer bajas temperaturas que pueden complicar el recorrido a los participantes y voluntarios que estén en los avituallamientos. "Mi consejo es que en vez de como corredores piensen como montañeros, en superarlo e ir muy abrigados. Hay que ponerse siempre en lo peor para estar preparados, porque una vez que pase el collado de Tendeñera va a haber condiciones de ventisca, de mala visibilidad y de varios grados bajo cero. La maratón de este año es más una carrera de supervivencia, muy épica", destaca Alejandro Latorre, del club zaragozano Mundo080.

La primera de estas pruebas, de 44 kilómetros, arrancará este sábado a las 9.00, si bien habrá corredores que no lleguen a meta hasta pasadas las doce de la noche. "Ahora tenemos un parte en el que solo hay frío y aire. El problema es si hubiese algo de precipitación en forma de nieve", añaden desde la organización, que han puesto como "obligatorio" para esta prueba llevar mallas largas, dos térmicas, un cortavientos y una manta térmica además de otros materiales como gorro y guantes, que pueden ser necesarios en cotas altas.

El domingo será el turno de los 400 corredores que participen en las pruebas de 22 y 14 kilómetros. Para la media, el tiempo estimado del recorrido para los que lleguen primeros es de entre 2.30 y 3 horas, y el consejo es ir también bien abrigados con mallas largas, guantes, gorro y una térmica.

"La de 22 es un lobo con piel de cordero porque tiene 2.000 metros de desnivel, es una carrera muy dura, pero muy bonita. Este año va a ser muy salvaje porque un 40% de la carrera es campo a través. Conserva la subida hasta el Cebollar y va hasta los picos Tozal de Comas, de 2.319 metros, y Mondeniero, con una altura de 2.295, que son unas vistas impresionantes del Pirineo porque coronan la zona", explica Latorre.

La prueba de 14 presenta el mismo recorrido que en la pasada edición: desde la plaza de Torla por sendas en dirección Broto y apenas dos kilómetros de subida de inicio en dirección Bujaruelo hasta llegar al puente nuevo. Después el recorrido continúa por una senda "preciosa" paralela  al río Ara, donde se pasa el famoso paso de La Escala. "Es un recorrido muy bonito porque se puede aprovechar y ver el cambio de hojas de los árboles que ofrece el otoño. Es una carrera muy rápida, en la que el primero puede completarla en una hora", señala.

Ir bien abrigados va a ser requisito imprescindible para los corredores de este año pues se esperan temperaturas invernales acompañadas de viento que rebaja la sensación térmica. "Los verdaderos héroes de esta prueba van a ser los que estén en el pico de Ordiso y en el resto de los avituallamientos. Van a tener que estar ocho horas con temperaturas gélidas. Estarán dentro de una tienda de campaña y va a ser como una experiencia de medallista", subraya en alusión a los voluntarios de la organización que colaboran desde el Club Utebo de Zaragoza y el Club Mondarruego de Torla.

Para todos ellos, incluidos los corredores, el ambiente de la carrera y sus vistas van a ser, eso sí, un revulsivo para que aguanten las piernas. "Correr por las montañas, a las puertas del Parque Nacional de Ordesa, aporta sensaciones muy diferentes. De hecho, los que puedan ver el atardecer en la maratón van a verlo con unos colores muy bonitos. Hemos visto el atardecer varios días desde allí arriba y es maravilloso. Una sensación única", describe.

Como organización se muestran orgullosos del trabajo realizado y con ganas de que den comienzo estas jornadas de convivencia en plena montaña. "Al final los que van a competir son cinco. Todos los demás van al reto de terminar y a veces comentan que disfruta más del paisaje el que llega último que el que llega primero, porque para ese último desde que empieza la prueba es un reto. La gente se va muy contenta y las sensaciones que nos transmiten son de agradecimiento por el esfuerzo que hacemos. Eso nos motiva para de año en año seguir creciendo, añadir alguna prueba más y ser más grandes cada día", sentencia.

Etiquetas
Comentarios