Despliega el menú
Huesca

¿Qué hacer si el granizo te sorprende en la tienda de campaña?

La tormenta veraniega "más fuerte" que recuerdan los siete guardas del refugio de Góriz, en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, ha obligado a estos trabajadores a ocupar el edificio anexo (de la ampliación) para acabar la temporada estival. Los expertos de montaña apelan al "sentido común" y recomiendan posponer la acampada en la zona si al mirar las previsiones meteorológicas se anuncia una tormenta de este tipo en el Pirineo.

"Ha sido la tormenta veraniega de granizo más fuerte de los últimos 14 años". Así recuerda Joan María Vendrell, uno de los siete guardas del refugio de Góriz (Huesca), la noche del pasado sábado, cuando una gran tormenta de granizo fulminó cinco de las seis tiendas que cada verano dan cobijo a estos montañeros en las altas cumbres del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

"Llevamos aquí 14 años durmiendo en tiendas de campaña, pero una tormenta así -con un grano tan gordo- no es habitual. Nos quedamos sin nuestra casa de verano por así decirlo, y aunque no hubo incidentes ni nadie resultó herido, nos tuvimos que refugiar, valga la redundancia, en el propio refugio, en el cual no tenemos sitio porque estamos trabajando siete", relata Vendrell.

En el refugio hay capacidad para que duerman 72 personas y un guarda. Los otros seis trabajadores dormían hasta ahora en las seis tiendas que quedaron destrozadas por el granizo el pasado fin de semana y, según relatan, no fueron los únicos en verse sorprendidos por la intensidad del temporal. "Había otras tiendas montadas aparte de las nuestras, de clientes a los que se permite la pernocta (que no la acampada), que también sufrieron percances. En total, entre trabajadores y clientes, acabamos 20 personas con tiendas que no resistieron las inclemencias meteorológicas", relata este guarda.

Para no acabar a la intemperie, los afectados por la tormenta acabaron durmiendo en el interior del propio refugio, que aunque estuviera completo, sirve para dar cobijo ante este tipo de situaciones excepcionales. Por su parte, los seis guardas que se han quedado sin tienda han decidido ocupar "de manera provisional" la parte de la ampliación del refugio para acabar la temporada estival. "Este edificio anexo de cuatro plantas -en el que habrá habitaciones con baño tanto para los clientes como para los guardas, además de una nueva cocina- es un gran avance tanto para los clientes que vienen de visita como para los que estamos aquí trabajando", opina Vendrell, quien informa de que la inauguración de este nuevo servicio, en 2018, coincidirá previsiblemente con la celebración del centenario del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Consejos para acampar o hacer 'vivac' sin riesgos en la montaña

Con motivo de este inesperado episodio, en el que afortunadamente no hubo heridos, desde la Federación Aragonesa de Montaña (FAM) advierten de que antes de acampar en la montaña (una modalidad de turismo cada vez más extendida), se deben tomar medidas elementales de prevención, además de usar siempre el sentido común. "A veces se da por supuesto que va a haber alguien protegiendo la montaña, pero cuando uno va a un sitio tan inhóspito, tiene que ser consciente de que se expone a adversidades meteorológicas y de otro tipo. Pasar la noche a la intemperie con una mínima protección no es lo mismo que ir de campin o con una caravana a una zona con servicios en la que siempre te pueden echar una mano", advierte Javier Tena, responsable de seguridad de la FAM.

Tanto en el entorno del refugio de Góriz como en el resto del Pirineo, está regulada la acampada para que no se pueda practicar en cualquier sitio. Así pues, cuando hay un refugio en las proximidades, el usuario se debe registrar previamente y facilitar a los guardas sus datos para que el personal de la zona conozca que está ahí y pueda tomar medidas de protección en situaciones excepcionales.

Las recomendaciones para cualquier usuario que planee pernoctar con su tienda en la zona son siempre las mismas: informarse de la previsión antes de salir y posponer la acampada al menos unos días si las condiciones anunciadas no son buenas y no se tiene sitio para dormir bajo techo.

"En verano, además, la intensidad de las tormentas y el sitio donde se darán muchas veces no se pueden predecir con exactitud; esta es una eventualidad que siempre hay que considerar como posible, además de ser ser conscientes de que cuando se va al monte se va solo, con los que te acompañan y nada más, sorteando dificultades conforme van llegando. Así, en alta montaña, tan pronto puede salirte un día y una noche espectacular en una jornada que recordarás toda la vida como tener una sorpresa de estas", concluye Tena.

- Ver otras noticias de Huesca provincia.

Etiquetas
Comentarios