Despliega el menú
Sociedad
Suscríbete

Ni hoteles ni casas rurales: el sector turístico que más crece en Aragón es el campin

El número de campistas que llegan a Aragón ha pasado de 280.000 a 350.000 en solo tres años. El crecimiento de esta fórmula de alojamiento crece casi el doble que las restantes.

El camping Victoria, en Jaca, este viernes.
El camping Victoria, en Jaca, este viernes.
Laura Zamborain

Aragón lleva varios años mejorando sus datos en materia de turismo. Durante 2016 superó ampliamente los 3 millones de visitantes, incluso más que en el año de la Expo. Un crecimiento que tiene su base en la llegada de cada vez más turismo extranjero y la especialización del turismo rural. Sin embargo, ni hoteles ni casas rurales ni apartamentos son el sector que más crece en la Comunidad en los últimos tiempos. Ese honor lo tiene el campin.

Hasta el mes de junio, según los datos del Instituto Aragonés de Estadística, los cámpines aragoneses habían recibido a un 20% más de visitantes que el curso pasado por las mismas fechas. Este crecimiento es casi el doble que hoteles y alojamientos rurales (10%) y también superior al de los apartamentos (17%). También en el ámbito de los establecimientos, donde Aragón ha pasado de tener 81 campines en 2007 a casi un centenar en la actualidad.

En total, en 2016 llegaron a Aragón 350.000 campistas, una cifra ampliamente superior a los 280.000 que lo hicieron hace 3 años. En términos generales, Aragón es la cuarta Comunidad donde más triunfan los centros de acampada solo por detrás de Cataluña, Andalucía y la Comunidad Valenciana, y la primera de interior.

José Manuel Ferrero es el gerente del campin Lake Caspe y el presidente de la AECA, la asociación que aglutina a los campines aragoneses. En su opinión, el crecimiento de los últimos años se basa en tres factores: el propio tirón natural y cultural que tienen zonas de Aragón como los Pirineos, pero también Teruel y los pantanos, la promoción y la participación en ferias internacionales en colaboración con la Dirección General de Turismo y, por último, el salto adelante en calidad que ha dado esta oferta de alojamiento pegada literalmente a la naturaleza, y en la que mucho tiene que ver también el crecimiento del turismo activo y de aventura.

“En los últimos 15 años los cámpines de Aragón hemos evolucionado de una forma extraordinaria. Hoy día no extraña oír términos como spa, piscina climatizada, restaurante, gimnasio, parque infantil, animación y asociarlos a los cámpines”, señala Ferrero.

El presidente de la AECA señala además que en términos de consumo, ha sido muy importante la mejora y especialización de los bungalós. “Esta modalidad de alojamiento, exclusiva de los cámpines, ha dado un giro de 180º en la forma de entender esta forma de hacer turismo”, comenta, ayudando a traer a más turistas nacionales, sin tanta tradición como los extranjeros.

Solo el 4% de los españoles va habitualmente de campin

Pese a que en los últimos años la cifra de campistas nacionales ha crecido, esta sigue siendo la modalidad que proporcionalmente más presencia tiene de visitantes extranjeros. Llegan, sobre todo, desde Francia, seguidos de holandeses, alemanes, británicos y belgas. En total, con los datos del año pasado, el 65% de los campistas en Aragón son nacionales mientras el 35% extranjeros, un porcentaje mucho más alto al que tienen por ejemplo las casas rurales.

“España tiene mucha menos tradición campista que los países centroeuropeos, los españoles somos más de hotel; tan solo el 4% de los españoles practican el campin, lo que nos da una idea del potencial que tenemos, del reto tan apasionante que tenemos por delante. Tratar de convencer al 96% de los españoles de las bondades del campin”, comenta Ferrero.

Cámpines con estrellas, como los hoteles

En el ámbito regulatorio, desde el sector se reclama que se combata la intrusismo, así como la acampada ilegal. Además, valoran como necesario que se siga implementando la llegada a zonas remotas de internet.

Aragón está pendiente también de actualizar la clasificación de los cámpines. Desde 2013 España se equiparó a Europa instaurando unos niveles con estrellas, idéntico al que se usa en nuestros países vecinos y en los hoteles, pero la Comunidad aún no ha implementado esta medida, como sí se ha hecho ya en otras autonomías. “Existe el compromiso de llevarlo a cabo antes del final de la legislatura”, señala  a este respecto Ferrero.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión