Aragón
Suscríbete

aragón

"Mi hijo con trastorno de personalidad lleva casi tres años sin salir de casa y la situación es límite para todos"

La madre de un joven con esta patología denuncia la falta de plazas y profesionales y las listas de espera. 

Belén es madre de un joven diagnosticado con trastorno límite de la personalidad.
Belén es madre de un joven diagnosticado con trastorno límite de la personalidad.
Francisco Jiménez

Al hijo de Belén, que ahora está a punto de cumplir 21 años, le diagnosticaron hace dos un trastorno límite de la personalidad (TLP). Desde pequeño pasó por psicólogos y cuando a los 12 años falleció su abuelo y poco después sus padres se separaron fue el "detonante" a partir del que cambió su actitud, empeoró en los estudios en el instituto y empezó a "tontear" con las drogas.

"La TLP ya asomaba las orejas en esa adolescencia tonta y rebelde, pero nadie nos lo podíamos ni imaginar", recuerda esta madre. Da a conocer su caso para denunciar las demoras y la falta de profesionales especializados para tratar a estas personas con las que se ha dado de bruces al buscar la mejor forma de atenderle. Reclama un hospital de día, un equipamiento especializado que también exigen otras familias afectadas y la Asociación en defensa de la atención al Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA), que han lanzado una campaña de recogida de firmas.

No fue hasta los 19 años cuando con el hijo de Belén "dieron con la tecla" después de pasar periodos "muy duros" en los que empezó con las crisis de ansiedad, las depresiones y los hurtos de dinero por su adicción al juego. Su madre y su entorno no han dejado de moverse desde que recibió el diagnóstico para procurarle la mejor atención sociosanitaria, pero se ve "desbordada".

En estos momentos, este joven toma 10 pastillas diarias y dos gotas de fármacos ansiolíticos y antipsicóticos. "Lleva casi tres años, desde la pandemia, sin salir de casa, solo para ir al médico, y la situación es límite para todos", relata. Los viernes es cuando acude a la psicóloga privada, terapia que muchas familias en su misma situación acaban costeando de su bolsillo para trabajar esa estabilidad emocional que necesitan. Tras de sí tiene tres intentos de suicidio, el último el pasado agosto.

Llegó a ingresar hace ahora casi un año en la Unidad de Trastorno de la Personalidad (UTP), creada en 2004 en el Hospital Provincial de Zaragoza, la única en todo Aragón. "Al tercer día abandonó y ya no volvió. Los pacientes que acceden lo hacen voluntariamente y ahora, aunque está completamente decidido a ingresar otra vez, se topará con la lista de espera que suele ser de por lo menos un año", lamenta.

El recorrido que hacen estos pacientes y sus familias hasta llegar a la UTP es largo y se encuentran con que "solo hay seis plazas, cuatro para chicas y dos para chicos, que son muy escasas". La unidad se comparte con enfermos con trastornos de la conducta alimentaria, para los que se destinan otras cuatro camas.

Este joven es atendido en la unidad de salud mental para adultos que funciona en un ambulatorio, pero le resulta "completamente insuficiente". "Necesita terapia y es imposible cuando la psiquiatra puede verle un rato cada dos o tres meses", comenta, aunque también reconoce que: "Si pasa una mala temporada o tiene un gran bajón acudimos y siempre nos atienden, bien presencialmente o por teléfono".

Belén siente que a su hijo le están condenando a llevar "una vida llena de dolor, ausente de sentido y sin ninguna perspectiva de futuro".

"La unidad está ajustada"

El responsable de Salud Mental de la Dirección General de Asistencia Sanitaria, José Manuel Granada, recuerda que la Unidad de Trastorno de la Personalidad es "pionera" en España y de las pocas que funcionan en el país. Los ingresos, dependiendo de cada caso, se prolongan una media de dos o tres meses y después se hace un seguimiento ambulatorio del paciente y su familia normalmente durante más de un año, aunque su duración se adecua a cada persona.

Para Granada, el número de plazas "está ajustado" para los casos y los tratamientos intensivos que reciben. "Esta unidad concreta no debería ser más grande por su funcionamiento, ya que se hacen terapias grupales", apunta. Sí reconoce que faltan recursos, especialmente psicólogos clínicos, en las unidades de salud mental, pero justifica que resulta complicado contratarlos cuando "las bolsas de empleo están a cero".

Un tema pendiente que habría que abordar, en su opinión, es la creación de "equipos de acompañamiento y capacitación para el empleo o en procesos formativos" que ayuden a estas persona a llevar una vida normalizada en sus estudios o en el trabajo.

Las familias recogen firmas y exigen un hospital de día exclusivo

Un hospital de día especializado en trastornos límites de la personalidad y de la conducta alimentaria en el que los pacientes puedan acceder a una terapia ambulatoria intensiva y más psicólogos clínicos en la plantilla del Salud.

Estas son las dos principales reivindicaciones de un grupo de familiares de personas con trastorno límite de la personalidad (TLP) y la Asociación en defensa de la atención al Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA) en Aragón que han iniciado una campaña de recogida de firmas. Esperan lograr unas 5.000 para entregarlas a Sanidad.

"La Unidad de Trastorno de la Personalidad solo cuenta con 10 plazas (seis para trastorno de la personalidad y cuatro para conducta alimentaria) que son insuficientes. Los casos leves no acceden a ellas y los más graves tampoco porque no están capacitados para estar ahí y abandonan", indica Teresa López, una de las impulsoras de esta iniciativa. Son pacientes que necesitan "especialmente tratamiento psicoterapéutico individual y grupal" pero acaban "entrando y saliendo de urgencias". Las consultas de Psicología "están saturadas" y estima que harían falta en el Salud "por lo menos el doble" de profesionales.

Una opinión que comparten desde la asociación El Volcán, que nació en 2003 y que presta apoyo a unas 80 familias con una psicóloga. "Vas a Urgencias con una sobredosis, les hacen un lavado de estómago y los mandan a casa, cuando lo que necesitan es terapia especializada", ejemplifican.

Aunque no hay cifras oficiales, los expertos estiman que el trastorno límite de la personalidad afecta a un 2% de la población y el riesgo de suicidio es muy alto, un 70% lo intenta y un 10% acaba quintándose la vida. Además, más del 50% de los trastornos límite de la personalidad tienen asociado un trastorno de la conducta alimentaria.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión