Aragón
Suscríbete por 1€

educación superior

Nervios y muchas críticas ante los últimos exámenes de septiembre de la Universidad

La mayoría de los alumnos lamentan la decisión de la institución académica, que busca equipararse a otros grandes campus y facilitar la matrícula en másteres.

Los alumnos estudiando antes de los últimos exámenes de septiembre de la Universidad de Zaragoza.
Los alumnos estudiando antes de los últimos exámenes de septiembre de la Universidad de Zaragoza.
Francisco Jiménez

Los alumnos de la Universidad de Zaragoza se enfrentan desde pasado mañana a los que serán los últimos exámenes de septiembre en el campus público aragonés. Lo hacen con nervios y dudas sobre si finalmente conseguirán superar las materias pendientes, pero también entre críticas por eliminar una convocatoria que consideran "esencial". "No es lo mismo prepararse una asignatura en dos meses que en 15 días", lamentó Paloma Rebollo, estudiante de último curso de Ingeniería Química.

Esta joven compagina sus estudios con un trabajo a media jornada en una oficina, lo que hace más complicado poder aprobar las materias suspensas en "solo dos semanas". "Cuando no me da tiempo a prepararme una asignatura, me la dejo para estudiarla desde cero en verano. Ahora no tendré esta opción", criticó tras asegurar que "la medida le irá bien a los docentes y a la institución, pero no a los alumnos".

Como ella, María Cordero apuraba ayer los últimos días antes de volver a examinarse. "Llevo todo el mes de agosto estudiando mañana y tarde", explicó al entrar a la sala de estudio de la Facultad de Economía y Empresa, que a primera hora de la tarde ya albergaba a más de 200 alumnos. "Siempre hay más movimiento por la tarde, aunque en general se está tranquilo", aseguró esta joven que está a punto de terminar el primer año de Filología Hispánica. "Este año he tenido tiempo para estudiar en verano, pero si quitan septiembre ya no tienes margen", subrayó.

Álvaro Abadía y Andrei Blaz, alumnos de Derecho, también se mostraron en contra de esta medida que pretende equiparar el campus público aragonés con otras grandes universidades españolas. Además, busca facilitar la solicitud de becas y prácticas, la matrícula en los másteres y poder adelantar tanto las fechas para los Erasmus como para tener los resultados académicos. Pese a ello, aseguraron, prefieren "tener más tiempo para estudiar". Y, aunque reconocieron que nunca empiezan en julio, llevan todo el mes de agosto estudiando "mañana y tarde".

Aunque hay muchos detractores, la medida también genera algunas simpatías. Para Alejandro Quintero, que estudia Administración y Dirección de Empresas y está pendiente de examinarse de dos asignaturas, hacer las recuperaciones en julio será algo positivo. No obstante, considera que el planteamiento para este año de transición no ha sido el más adecuado al "comprimir" el curso universitario. Por el contrario, el próximo año podrán disfrutar de un verano más largo y alejados de las bibliotecas y los apuntes.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión