Aragón
Suscríbete por 1€

economía

Excursiones de día, viajes económicos y al pueblo: planes de las familias numerosas en un verano por las nubes

Más del 50% de estas familias en Aragón se plantean no salir de vacaciones, tal y como afirma el presidente de la Asociación 3ymás. "Hay bastante incertidumbre; no sabemos cómo va a ser la segunda parte del año", dice.

Arriba, Araceli Constante con sus hijos Nazaret, Galilea y Andrés. Y, abajo, Noemí Franco con sus hijos Aarón, Arturo y Lucía.
Arriba, Araceli Constante con sus hijos Nazaret, Galilea y Andrés. Y, abajo, Noemí Franco con sus hijos Aarón, Arturo y Lucía.
Heraldo.es

El día a día de cualquier familia numerosa de Aragón es calcular lo que se tiene, administrando las cuentas como si de una pequeña empresa se tratara. Como comenta la zaragozana Noemí Franco, el tener que hacer frente al gasto extra de unas gafas para un hijo es un hándicap, "que descuadra todo".

La cesta de la compra supone el grueso del presupuesto de cada mes, tal y como recuerda Alejandro López-Blanco, presidente de la Asociación de Familias Numerosas Tres y Más (3ymás), con 5.400 familias aragonesas asociadas (el 85% de ellas en Zaragoza). "Llevamos unos cuantos meses soportando todo el tema de la inflación, que en nuestro caso nos afecta más. No sabemos cómo va a ser la segunda parte del año: los precios no bajan, los tipos de interés van al alza, los que tengan hipotecas se verán afectados por su incremento (en dos o tres meses ha subido más de punto y medio), luego está la cuesta de septiembre con la vuelta al colegio...", apunta.

Ante este panorama, las vacaciones se ven con "bastante incertidumbre" y más del 50% de las familias numerosas de la Comunidad se están planteando no salir este verano ante el incremento del precio de los establecimientos hoteleros. "Imagino que este año muchos de nosotros acudiremos al pueblo, que es el refugio de toda la vida", dice. ¿Y los que no tienen esa suerte? "Intentarán vivir los planes de la ciudad o hacer alguna excursión esporádica. Tengo amigos que llevan dos años sin ir de vacaciones; se van a la piscina y hacen algún plan más urbano o aprovechan dos días a la semana para salir de excursión. Es un tiempo de descanso; hay que darle otra visión y está claro que no está siendo fácil", sostiene.

Para Araceli Constante, madre de tres hijos, lo que este 2022 lleva pagado de más tras los incrementos del precio de la luz, el gas y los alimentos -entre otros gastos- supone el ahorro que otros años le hubiera permitido escaparse unos días fuera de Zaragoza. "Lo que tengo claro es que no me voy a hipotecar para ir de vacaciones", dice. Araceli y Noemí, socias de 3ymás, nos cuentan sus planes de este verano. Estos son sus testimonios:

Araceli Constante: "Nos moveremos por la comarca de Zaragoza en días sueltos, no mucho más. Es una barbaridad lo que ha subido todo"

Araceli Constante junto a sus hijos Nazaret, de 14 años, Galilea (10) y Andrés (9), en su casa de Zaragoza.
Araceli Constante junto a sus hijos Nazaret, de 14 años, Galilea (10) y Andrés (9), en su casa de Zaragoza.
francisco Jiménez

Araceli Constante, de 41 años y madre de 3 hijos, es partidaria de viajar siempre que la economía lo permita. Para ella, no se trata solo de que sus chavales cambien de aires sino también de que adquieran otras culturas y abrirles "un poco más la mente".

Los planes iniciales eran ir, como los últimos dos años, a San Juan del Rebollar, un pueblo de Zamora donde los padres de su pareja, Fabián Mezquita, tienen una casa. "Disponer de la vivienda es un gasto que nos ahorramos, gracias a Dios; de lo contrario no nos lo podríamos permitir. Solemos ir seis días. El que mis hijos salgan de casa, tengan una pradera enfrente y puedan jugar sin peligro alguno no está pagado con dinero", destaca. Una vez ahí siempre han aprovechado para conocer lugares próximos, como Salamanca, Orense o alguna localidad de Portugal, entre otros. "A mis chavales les gusta mucho Miranda del Duero y este verano la idea era ir a Vigo. Se trata de aprovechar para desplazarnos a sitios que desde Zaragoza te costarían 6 horas y ahí los tienes a menos de dos", explica.

Esa era la idea, pero ya en mayo la descartaron al ver que la situación económica la hacía imposible. "A nivel de trabajo estamos igual: yo soy trabajadora de la limpieza y mi pareja, funcionario. Como todo ha subido tantísimo es inviable plantearnos ir a Zamora ya solo por la gasolina; hay que llenar el depósito para moverse. Y aunque te lleves el bocadillo de casa cuando hacemos excursiones, está el gasto de tomarte un café o si un hijo necesita ir al baño tienes que entrar en una cafetería a tomarte un refresco...", señala Araceli, que ahonda en las dificultades que atraviesan las familias numerosas (la suya especial al tener dos hijos con discapacidad). "Vamos con el sueldo al día y a eso le añades que estoy fija discontinua en mi trabajo. Hacemos como el 95% de la población: cuando llega el 1 de cada mes pagas los servicios básicos y después intentas sacar 30 euros para ahorrar. Vamos estirando mucho la nómina y saliendo del paso", cuenta.

"Vamos con el sueldo al día. Cuando llega el 1 de cada mes pagas los servicios básicos y después intentas sacar 30 euros para ahorrar"

Así las cosas, se quedarán en casa y lo que harán, al igual que otros veranos, serán algunas excursiones al día que no superen las dos horas de coche. "Nos moveremos por la comarca de Zaragoza en días sueltos, no mucho más. Si años anteriores hacíamos entre julio y agosto cinco salidas, este igual se quedan en dos: en principio a Jánovas y Loarre. Es una barbaridad lo que ha subido todo. Asimismo, mis hijos van de colonias", detalla. Y sus chavales, ¿cómo se lo toman? "Apenados, como yo. Cuando les dijimos que no iríamos a Zamora comentaron: "Todo el verano aquí encerrados". 

Noemí Franco: "Acabo de estar 6 días de vacaciones en la playa. Detrás ha habido 12 meses de mucho esfuerzo por ahorrar"

Noemí Franco, con sus hijos Aaron (de 14 años), Arturo (9) y Lucía (8), en Peñíscola, donde han estado de vacaciones seis días.
Noemí Franco, con sus hijos Aaron (de 14 años), Arturo (9) y Lucía (8), en Peñíscola, donde han estado de vacaciones seis días.
N. F.

En casa de Noemí Franco, de 38 años y técnico de enfermería de profesión, las multiplicaciones son por 4. Con tres hijos y soltera, solo hay un sueldo para hacer frente a todos los gastos. Como dice, es cuestión de mucha cabeza y nada de caprichos. "Me he acostumbrado a no tenerlos. A mí no me verás un domingo por ahí comiendo; no me tomo ni un café. Cuando tienes tantos hijos lo que prevalece es lo que ellos necesitan", subraya. 

Este sábado regresaban de Peñíscola (Castellón) de pasar seis días de vacaciones alojados en un apartamento "económico". "Es de un amigo de mis padres y me lo han alquilado a un precio bajo. Ir a un hotel hubiera sido imposible y hemos comprado la comida ahí. Hemos paseado, cogido cangrejos en la playa, ido a la piscina y ya está. Es la primera vez que me voy con ellos sola; por distintas circunstancias no lo he podido hacer antes. Ha sido un esfuerzo económico importante, pero la recompensa es mayor por la ilusión que ellos tenían", destaca.

"Hemos estado en un apartamento de un amigo de mis padres, que me lo ha alquilado a un bajo precio. Ir a un hotel hubiera sido imposible"

A Noemí le subieron "un poco" el sueldo y eso le ha permitido estos días de descanso junto al mar. "Tengo una buena nómina y la pensión correspondiente a cada menor (que son pequeñas), pero somos cuatro personas sin ayudas. Nos hemos quitado muchas cosas para poder irnos de vacaciones. Detrás ha habido 12 meses de mucho esfuerzo para ahorrar. Después de tres años duros, esperábamos con ilusión estos días".

Su día a día es estar calculando el dinero y el tiempo. Por ejemplo, hacer la compra le cuesta lo suyo porque va a distintos sitios, una vez comparados los precios. A la hora de adquirir ropa tira de rebajas o algunos amigos le proporcionan ropa para sus hijos. "Desde el día que cobras hasta que pagas todo... Primero te preocupas por pagar el piso, la luz y el agua y después está la compra de la semana. En la casa se te va casi todo el sueldo; después está el colegio, el comedor...", detalla Noemí, quien tiene claro que no va a hipotecar "su salud" por tener un piso y un coche a su nombre. "Vamos a vivir día a día. Solo busco la tranquilidad de estar en familia", concluye.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión