Aragón
Suscríbete por 1€

Pequeño comercio menguante: tiendas que se dan vida en pocos metros cuadrados

La superficie media de las tiendas de Zaragoza es de 120 metros cuadrados, pero hay locales clásicos, muy pequeños y con mucho encanto.

Verónica Romeo en el interior de su tienda Kabuky Shop, en la calle San Félix.
Verónica Romeo en el interior de su tienda Kabuky Shop, en la calle San Félix.
Heraldo

Algunos parecen sacados de Lilliput. Son locales tan pequeños que parece mentira que sus propietarios se den vida para exhibir el producto, atender a sus clientes y, también, sacar unos pocos metros cuadrados de almacén, aunque sea detrás de un biombo o de una cortina. Hacen de la necesidad virtud y quizá sea su pequeño tamaño lo que les proporciona imperecedero encanto, pues hay tiendas de muy escasa superficie que llevan años en la brecha y constituyen un ejemplo de que “el buen perfume va en frasco pequeño”. ¿Dónde están los comercios más pequeños de Zaragoza? La gran mayoría en los barrios tradicionales. Las Delicias, Las Fuentes o el Arrabal conservan pequeñas tiendas habitualmente dedicadas a comestibles o ‘miniboutiques’ que también es posible encontrar en otros puntos de la ciudad como la avenida Fernando el Católico, donde se acumulan también alguna peluquería y algún estanco de apenas 15 o 20 metros cuadrados.

Según los estudios del plan de equipamientos comerciales, auspiciados por el Ayuntamiento y por la Cámara de Comercio, más de la mitad de los 6.170 establecimientos tienen una superficie de venta igual o inferior a 50 metros cuadrados. Hasta hace unos años, sin contar el almacén, la superficie media de las tiendas de Zaragoza era de unos 81 metros cuadrados, pero tras las últimas crisis esta cifra ha crecido hasta los 121,7 metros cuadrados de media. ¿Por qué? No se debe a la multiplicación milagrosa del pan y los peces ni a los brebajes de ‘Alicia en el país de las maravillas’ sino a que han sido muchas de las tiendas más tradicionales y más pequeñas las que han acabado echando la persiana.

El 19% de los locales comerciales de Zaragoza tienen menos de 25 metros cuadrados

Las nuevas aperturas suelen darse en barrios de nueva construcción, que cuentan con locales mucho más grandes, o corresponden a importantes firmas que buscan amplios escaparates y locales diáfanos (véase el de Inditex del paseo de las Damas que alcanza los 1.200 metros cuadrados). 

"El local de Kabuky es aproximadamente de 40 metros cuadrados. De allí he podido sacar la propia tienda, un probador y un baño-almacén", comenta Verónica Romeo, responsable de la tienda de moda de la calle San Félix. "Al principio te vas organizando, pero cuando se unen las temporadas, empiezas a incorporar nuevos diseñadores y el proyecto va creciendo, te gustaría contar con más metros cuadrados", comenta la emprendedora. "En mi caso tengo todo muy buen organizado de forma estratégica para ofrecer un espacio acogedor, pero si echo en falta un almacén", comenta Romeo.

Explican los urbanistas que antaño había mucha más confianza que ahora en los mercado municipales y, en consecuencia, los locales que se construían bajos las viviendas solían ser más pequeños. Hoy la tendencia es casi la contraria y junto a patios y portales discretos surgen grandes locales de los que sacan beneficio las comunidades de vecinos.

Algunas de las pequeñas tiendas de ropa y complementos de Fernando el Católico.
Algunas de las pequeñas tiendas de ropa y complementos de Fernando el Católico.
Heraldo

¿Cuál es el local más pequeño de Zaragoza? Hay debate. Si se exceptúan los quioscos de prensa o de flores, hay algunos establecimientos que suelen corresponder a estancos, colmados de barrio, papelerías o farmacias (sin la trastienda) que obligan a esperar en la calle si dentro ya hay un cliente. Unos vecinos citan el estanco junto a los Escolapios, mientras que otros se decantan por la tienda de la Bioselecta en la calle de Santa Cruz. Hay quienes citan la antigua ubicación de Shuave en la calle de San Jorge y, también, la hilera de pequeñas tiendas de arreglo de uñas que hay en la zona de García Sánchez.

En torno al 19% de los locales de la capital tienen menos de 25 metros cuadrados y es en Torrero y Casablanca donde abundan los microlocales. En el eje de las avenidas de Madrid y de Navarra los espacios comerciales son más holgados, mientras que en el Casco hay mucha variedad: desde prácticamente escondrijos hasta superficies amplias que ocupan sucursales bancarias.

“Me mudé hace apenas tres semanas y estoy muy contento. En el otro local tenía apenas 20 metros y en el nuevo dispongo de 50”, cuenta Raúl de Jesús, responsable de la tienda Paturros, que acaba de cambiarse de Espoz y Mina a la calle de Don Jaime I.

La nueva tienda de Paturros que acaba de abrir en la calle Don Jaime.
La nueva tienda de Paturros que acaba de abrir en la calle Don Jaime.
Heraldo

“La otra tienda era más recogida, tenía encanto, pero las ventajas de estar en un local más grande es que cabe más mercancía y puedo traer más variedad de producto”, afirma entre patitos de goma de una y mil inspiraciones. “Más que los metros, que vienen bien, veo fundamental la visibilidad, el tráfico peatonal. Lo mío de cara al turista es atractivo y la calle Don Jaime es un eje esencial. Llevo pocos días pero tengo la percepción de que están aumentando las ventas”, apunta, al mismo tiempo que advierte de dos situaciones que se están dando en el nuevo local. Por un lado, “el tener una tienda grande hace que entre más gente aunque sea a mirar y eso aumenta las posibilidades de que se vayan con algo”. Por otro, “también me doy cuenta de que hay cierto efecto llamada: cuanta más gente hay más gente entra”, dice De Jesús.

"En un local más grnade hay cierto efecto llamada: cuanta más gente hay más gente entra"

El último plan local de equipamiento comercial del Ayuntamiento de Zaragoza ha procurado poner en relación la oferta de las tiendas de la capital con su nivel de digitalización. Así se descubre que las tiendas especializadas de barrio son las que menos herramientas ‘online’ utilizan y son también las de menor superficie física. El perfil de comercio con alta digitalización tiene tienda física de más de 260 metros cuadrados de media, mientras que los que están a la cola del ranquin de comercio a través de las redes tienen tiendas de apenas 45 metros cuadrados de superficie media.

El Instituto Municipal de Empleo y Fomento Empresarial (Imefez) apunta que los locales más grandes son también los más caros y a los que más cuesta dar salida. Además, hay que tener en cuenta que en torno a 1.600 locales en la capital no ofrecen actividad y ni siquiera tienen colgado el cartel de ‘en venta’ o ‘en alquiler’. No obstante, también hay un buen número de emprendedores que buscan dar nueva vida a establecimientos vacíos y que recurren a la web www.localesvivos.es, donde existe un amplio censo para tratar de encontrar el espacio más adecuado.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión