Aragón
Suscríbete por 1€

aragón

Concha Roldán: "Esta sociedad acosa a personas de una determinada edad"

Esta zaragozana, periodista y funcionaria, acaba de jubilarse del cuerpo de Gestión de la Agencia Tributaria con la segunda carrera profesional más larga.

Concha Roldán, periodista y funcionaria retirada.
Concha Roldán, periodista y funcionaria retirada.
Oliver Duch

El jueves pasado fue su 70 cumpleaños y tuvo despedida de sus compañeros de la dependencia regional de Gestión Tributaria de la delegación especial de la Agencia Tributaria en Aragón, situada en la calle Albareda. ¿Cuántos años ha trabajado en la Agencia?

48 años, 8 meses y 24 días.

¿Esta cuenta tan exhaustiva es porque se le ha hecho largo?

No (sonríe), lo pregunté. Me dijeron que sería un chollo para la Seguridad Social si todos cotizaran tantos años y retrasaran la jubilación voluntariamente como yo. Soy la segunda que más ha trabajado en Hacienda y el primero me lleva solo tres o cuatro meses.

¿Por qué? Hay muchos que estamos calculando lo que nos queda, a ver si llegamos...

Yo, sobre todo, porque me ha gustado el trabajo que he hecho. Estaba a gusto y decía, para qué quiero más tiempo libre. Todo me ha gustado y he sido muy activa. Además, he vivido con mi madre, que murió con 95 años cuando iba a jubilarme. Seguir trabajando me salvó. Y todo mi tiempo libre se lo he dedicado al Periodismo.

¿Cuál es el mejor recuerdo que se lleva de Hacienda?

El programa de educación cívico-tributaria.

"No se me ha olvidado nunca un niño de 11 años que me dijo 'he aprendido que no sois tan malos como dicen mis padres'"

¿Cuántas 'Cartas a un defraudador' con las que terminan las charlas a colegios e institutos que coordina desde hace 19 años se habrá leído?

Muchísimas. No se me ha olvidado nunca un niño de 11 años que me dijo ‘he aprendido que no sois tan malos como dicen mis padres’. Y lo más emocionante que me ha pasado fue otro chaval, que después de escuchar los costes de la Sanidad dijo que quería dar las gracias porque se había podido curar gracias a todos. Había tenido leucemia. No pude seguir hablando ese día. Este programa había que hacerlo con todo el mundo para quienes creen que bajando los impuestos ahorran algo.

Se pierde el final de la campaña de Renta que ha organizado en los últimos años.

El pasado fue el último que la llevé y ya estaba conmigo mi sustituta.

Lleva también casi 50 años dedicada al Periodismo, buena parte de ellos como colaboradora de HERALDO. ¿Cómo llegó a este mundo?

Yo fui al Colegio Santa Rosa de la calle Azoque de Zaragoza. Se podía escribir y te lo colgaban en un tablón y a mí siempre me ha gustado. En los tiempos en que yo nací no teníamos televisión en casa, lo que dominaba era la radio y por eso soy muy radiofónica. Teníamos una radio de madera enorme. Mi padre la escuchaba muchísimo y era muy futbolero. Era abonado del Real Zaragoza e iba con mi tío. A mí me llevaban con seis años. Aquello para mí era una fiesta. Si me querían castigar por las notas era dejarme sin partido. Cuando no había partido en La Romareda escuchabas el Carrusel deportivo por la radio. Yo empecé ya a jugar conmigo misma a que era periodista y que otro me contestaba, que era yo misma.

¿Ha sido su verdadera vocación?

Sí. Siempre la he sentido, pero fue mi padre el que me dijo que podría hacer la oposición y luego estudiar Periodismo y escribir. Me enfadé con él al principio, pero no sé cómo me hubiera ido en la prensa y en la Administración Tributaria me ha ido muy bien.

Lo vería más seguro, claro.

Y para toda la vida. Yo acabé el entonces Preu e hice la oposición al Cuerpo General Administrativo.

"Mi abuela era analfabeta, pero más lista que el hambre. Nunca nadie le engañó con el dinero a la hora de hacer la compra"

¿Había funcionarios en su familia?

¿Funcionarios? No. Mi familia era muy modesta. Mi abuelo era criado en un pueblo, donde cuidaba a un barón y luego fue limpiador de las vías del tranvía.

De ahí el interés de su padre en que tuviera un trabajo estable.

Claro. Mis padres y mis tíos no pudieron estudiar. Mi abuela era analfabeta, pero más lista que el hambre. Nunca nadie le engañó con el dinero a la hora de hacer la compra.

"Hay una campaña contra lo público que es completamente equivocada, pero que veo que no se sabe contrarrestar bien y con datos"

¿España es un país de funcionarios?

Eso es lo que más me irrita a mí. No hay suficiente personal en la Agencia Tributaria para todo el fraude que debería perseguirse. Como cuando dicen que hay que bajar los impuestos porque el dinero donde mejor está es en el bolsillo de los contribuyentes. ¡Qué error! No tienen ni idea de lo que cuesta la Sanidad Pública. Hay una campaña contra lo público que es completamente equivocada, pero que veo que no se sabe contrarrestar bien y con datos.

¿Cuántas entrevistas a expertos nacionales e internacionales ha hecho en la Fundación Seminario de Investigación para la Paz (SIP)?

No llevo la cuenta.

¿Alguna conclusión ahora que tenemos una guerra a las puertas de Europa, en Ucrania?

La conclusión y a veces me hace ser pesimista es que en este mundo los que mandan son los que tienen el poder económico, la política va por detrás del poder económico y se arrodilla ante él. Es muy complicado cambiar el mundo. Llega un punto que ahora mismo con Putin y la guerra, no veo que se pueda cambiar.

¿Pasar por un cáncer le hizo cambiar su visión de la vida?

Sí. Yo tenía 45 años y cuando me lo dijeron salí de la consulta destrozada. Pensaba, ¿y a mí por qué me pasa esto? Piensas que te vas a morir. Pero una misma tiene que reaccionar y es fundamental el apoyo que tienes alrededor. He tenido mucha suerte porque desde entonces no me ha pasado nada.

Nadie le daría su edad. ¿Es genética o su energía?

Los 70 me están pesando. En parte porque he descubierto los años que tenía por la pandemia de covid. Te empiezan a hablar todo el día de personas vulnerables, de los mayores de 65 años... Y así todo el día, a todas las horas, en la televisión, los periódicos… Yo decía, 'no nos van a dejar en paz'. Y me está pesando porque me decía que aún iban a poder conmigo, que me iban a deprimir porque te están recordando los años que tienes y que ya tienes que tener cosas. La sociedad nos acosa mucho a personas de una determinada edad. Estás etiquetado de vulnerable y como no seas fuerte de espíritu casi piensas que te vas a morir dentro de nada.

¿Planes ahora?

Levantarme a la hora que me apetezca. Que no será muy tarde, pero tampoco las 7.00 o solo si me apetece un día. Y cumplir bien lo que mi cuerpo necesita para estar bien. Disciplinarme y saber que tengo que andar como mínimo una hora diaria, que tengo que hacer bicicleta, estiramientos y nadar.

¿Eso para descansar?

Eso lo físico. Y estar más al tanto de la actualidad. Leer libros y seguir con la columna en HERALDO y asistiendo al seminario.

Poco va a parar...

(Sonríe).

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión