Aragón
Suscríbete por 1€

Los municipios encaran la difícil conversión de 2.500 plazas públicas temporales en fijas

La dispersión y la atomización de los 731 ayuntamientos complica el proceso.

Bagüés, pueblo de las Cinco Villas, tiene 17 habitantes empadronados, según datos del INE
Bagüés, un pueblo de las Cinco Villas que apenas llega a la veintena de habitantes.
Laura Uranga

El plan de estabilización de empleo decretado por el Gobierno de Pedro Sánchez implicará la transformación de unos 2.500 empleos públicos temporales en fijos en la Administración local de Aragón. Estos son los datos que maneja la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias (FAMCP), que cifra en un 13% la temporalidad en los 731 consistorios de la Comunidad. Aunque la Ley 20/2021, de medidas urgentes para la reducción de la temporalidad en el empleo público, es única para todas las instituciones, las diferencias entre los municipios son notables. En Aragón conviven grandes capitales como Zaragoza, que se sitúa en torno a los 700.000 habitantes, con pueblos como Bagüés, que no alcanza la veintena. Son, precisamente, los pequeños municipios los que más dificultades técnicas pueden encontrar al ajustarse a la ley. Y para unificar criterios que sean de aplicación a todos ellos trabajan en la FAMCP.

Este martes finaliza el plazo para que los consistorios publiquen en los boletines oficiales sus ofertas de empleo. Tras definir las plazas afectadas se abre el escenario más complejo que consiste en definir cuáles son los méritos a exigir en los concursos que se convocarán para adjudicar las plazas que lleven más de seis años ocupadas de forma temporal.

El secretario general de la FAMCP, Martín Nicolás, reconoce que es un proceso que entraña complejidad. "Cada ayuntamiento es un mundo", recuerda. Y en este tipo de procesos queda claro que es verdad. Comparte su punto de vista Alicia Hernández, secretaria general de la Federación de Servicios Públicos de UGT-Aragón, que recuerda que "la dispersión y el elevado número de municipios complica el proceso", pues se carece, además, de una "línea única a seguir".

En la FAMPC preocupan los municipios pequeños porque en los grandes, cuando se constituye una mesa de negociación con los sindicatos, se puede pactar cómo se realizará la baremación. En los que no la tienen, casi medio millar, necesitan ayuda para ordenar el proceso, y para eso utilizarán la misma mesa de la Administración Local que permite diseñar un modelo de condiciones laborales, excepto las retribuciones, que se acuerdan en cada ayuntamiento. Los sindicatos proponen aplicar un sistema similar al de la DGA.

Auxiliares administrativos, alguaciles y oficiales de mantenimiento figuran entre los puestos afectados, y en el caso de municipios pequeños pueden llevar años adjudicados sin que se hayan convocado oposiciones. En algunos casos son tan pequeños que ni siquiera tienen trabajadores municipales. Todos disponen, eso sí, de un secretario interventor.

El proceso de estabilización toma como referencia las plazas, no las personas que las ocupan. Así, se adjudicarán por concurso las que lleven más de seis años asignadas de manera temporal, y podrán optar a ellas, por méritos, los interinos que estén en similares condiciones. La baremación será importante por la movilidad que puede llevar implícita la cobertura de las plazas. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión