Aragón
Suscríbete por 1€

Tercer Milenio

icuento

Érase una vez... una inteligencia artificial que ayudaba a los niños a escribir cuentos

Un asistente de creación de cuentos para niños de primaria sugiere ideas para continuar cada frase. La empresa CuenTale lo ha desarrollado junto a Itainnova.

Alumnado del colegio Montessori puso a prueba la herramienta creando cuentos.
Alumnado del colegio Montessori puso a prueba la herramienta creando cuentos.
CuenTale

"Hola, mi nombre es Wanda y soy de Menorca. Todo empezó el otro día, cuando anunciaron el baile de fin de curso y mi mejor amiga, Marta, nos dijo que se había ido a vivir al otro lado de la playa". Así comienza un cuento que Mar, alumna del 5º de primaria en el colegio Montessori de Zaragoza, ha escrito con una ayuda muy particular: la inteligencia artificial. Junto a sus compañeros de clase, Mar se apoyó en iCuento, una herramienta asistente de creación de cuentos para niñas y niños de educación primaria que ha sido desarrollada por la empresa CuenTale junto al equipo de Big Data de Itainnova, a través de la convocatoria de proyectos Innoidea.

A medida que el alumnado redacta sus historias, uGenio, el divertido nombre de la inteligencia artificial, les va sugiriendo ideas, que ellos pueden aceptar o no. "iCuento ayuda a niñas y niños en edad escolar –de entre 8 y 13 años– a fijar conocimientos de comprensión lectora, a desarrollar la creatividad y a incentivarles de manera positiva a la redacción creativa", explica Némesis Zerga, directora de CuenTale, quien considera que, de esta forma, se les "encamina hacia una educación híbrida donde integramos las tecnologías con la pedagogía tradicional".

Un modelo referenciado

Una de las claves está en que se trata de un modelo referenciado, es decir, uno puede seguir escribiendo y elegir ignorar las sugerencias de la herramienta. "uGenio ha aprendido a sugerir a partir de las primeras frases que le escribimos, pero no es perfecto. Niñas y niños actúan como un filtro de las sugerencias y activan sus propios motores reflexivos y de comprensión lectora al seleccionar las sugerencias más probables entre el listado que brinda la herramienta", aclara la emprendedora paraguaya.

También sería posible elegir desde el principio su ayuda para generar un cuento cien por cien de uGenio. "Sin la ayuda humana, será un cuento muy disparatado, pero el sistema sí será capaz de vincular las frases finales con las ideas iniciales de cada oración siguiente". Y es que, gracias al aprendizaje profundo (en inglés ‘deep learning’), el aprendizaje automático (‘machine learning’) y el procesamiento del lenguaje natural (NLP, Natural Language Processing rama de la inteligencia artificial base de los asistentes de dispositivos móviles), los nuevos algoritmos de inteligencia artificial pueden generar textos que parecen cada vez más producidos por humanos.

En opinión de Zerga, "la riqueza de este tipo de tecnologías son los resultados que se pueden dar al hacer un uso humano de ellas, integrándose junto a los procesos cognitivos de niñas y niños. Básicamente, la ‘chicha’ está en los estímulos que puede generar en el alumnado". Por ejemplo, "gracias a este tipo de tecnologías, niñas y niños que no tienen mucho contacto con la creación literaria, se animan a crear cuentos porque la experiencia les resulta muy divertida".

Además de su aplicación a la creación literaria, iCuento, entendida como "una herramienta que permite explorar y desarrollar diferentes habilidades en niñas y niños, puede ser una buena manera de replantear el clima habitual de las clases a través de dinámicas diferentes a la hora de fijar contenidos relacionados con Lengua y Literatura e incluso a otras materias como Historia, Matemáticas y Ciencia", concluye.

De principio a fin

  • LA PÁGINA EN BLANCO Los jóvenes escritores acceden desde cualquier navegador en cualquier dispositivo a iCuento y entran en un portal donde se les presenta una página en blanco donde escribir. Deben escribir un comienzo de historia y, a partir de él, al presionar ‘enter’, uGenio, el motor de inteligencia, les sugerirá opciones.
  • ELEGIR O IGNORAR A través de una selección de teclas que permiten navegar e interactuar con la sugerencias de uGenio, se puede elegir una de las que nos brinda o simplemente seguir escribiendo, ignorándolas.
  • LONGITUD A LA CARTA En el panel lateral se configura el tamaño del cuento: breve, mediano o extenso, así como el número de sugerencias que necesitamos de uGenio.

A escribir se aprende... leyendo. También las máquinas

La inteligencia artificial aplicada al texto es, en general, muy complicada debido a la incertidumbre y la ambigüedad que, de por sí, tiene un texto. En el intenso trabajo desarrollado durante cuatro meses, junto a CuenTale, por el grupo de Inteligencia Artificial, Sistemas Cognitivos y Big Data de Itainnova, "uno de los aspectos más complejos del trabajo fue lograr que no se pierda el sentido del cuento a medida que va creciendo", indica Mari Carmen Rodríguez, del equipo de Big Data. Su compañera Beatriz Franco añade entre los principales retos "conseguir la implementación de una heurística que se acercara lo más posible a la estructura de un cuento real, formada por introducción, nudo y desenlace; y también generar frases de una longitud y un vocabulario adecuado para niños".

Las técnicas utilizadas para acercarse a la capacidad humana del lenguaje se denominan ‘transformers’ y en ellas se basado el modelo de aprendizaje profundo GPT-2 (Generative Pre-Training Transformer), inicialmente desarrollado por la compañía OpenAI, reentrenado por el equipo de Itainnova.

La aplicación iCuento tuvo que aprender a escribir y lo hizo "leyendo, en este caso ha aprendido español con alrededor de 10.000 frases de cuentos infantiles seleccionados por CuenTale con el fin de que este aprendiera la estructura y lenguaje propios de los cuentos infantiles", precisa Franco. El repositorio de 300 cuentos seleccionados por CuenTale "incluye temáticas basadas en derechos fundamentales, cuentos tradicionales, cuentos de la cuentoteca y cuentos de acceso universal", señala Némesis Zerga.

Además, el modelo GPT-2 se puede afinar e imitar un estilo literario. "Durante la fase de entrenamiento del modelo, se le enseñan diferentes textos a la red neuronal y esta se adapta para generar cuentos de la misma forma. Por ejemplo, si el modelo se entrena con cuentos de Borges, será capaz de escribir con el mismo estilo de Borges", asegura Zerga.

Más allá de los cuentos, herramientas de generación de texto como esta podrían aplicarse "para sugerir al usuario texto para autocompletar la consulta en buscadores de recuperación de información basada en palabras clave; generar poemas, chistes, artículos, guiones de películas, libros, eslóganes publicitarios, código fuente...;, o generar títulos asociados a una imagen", enumera Rodríguez.

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Apúntate y recibe cada semana en tu correo la newsletter de Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión