Aragón
Suscríbete por 1€

Los mir, contra un método "injusto" para decidir su futuro profesional

Los futuros médicos residentes denuncian la improvisación del Ministerio y piden un procedimiento transparente y seguro, "algo que se conseguiría haciéndolo a tiempo real".

Laura Urgel, Pablo Berdún y Teresa Rueda posan en Zaragoza.
Laura Urgel, Pablo Berdún y Teresa Rueda posan en Zaragoza.
Toni Galán

Laura Urgel, Pablo Berdún y Teresa Rueda estudiaron Medicina en la Universidad de Zaragoza y hace tres meses se examinaron para conseguir una plaza de médico interno residente, conocido como mir. Hoy es un día clave para su futuro, ya que comienza la elección de especialidades. Supone, ni más ni menos, que enfocar casi definitivamente su carrera profesional como médicos.

A pesar de que es uno de los momentos más significativos de su vida, no pueden olvidar que el método que utiliza el Ministerio de Sanidad para asignar los diversos puestos es "injusto". "El Gobierno se comprometió a hacerlo este año online y a tiempo real al ver los problemas que surgieron el año pasado. Cinco meses después dijeron que no tenían los recursos", explica Berdún.

Antes de la pandemia, los mir de toda España se reunían en el Ministerio de Sanidad en Madrid y se realizaba la elección a tiempo real. En 2020 también fue así aunque desde el Ejecutivo central querían hacerlo de forma telemática. Los estudiantes se pusieron en manos de la justicia y finalmente, se hizo in situ, aunque con tres meses de retraso.

El año pasado, sin embargo, dividieron a los opositores en grupos de 400 personas de tal manera que tenían que hacer una lista de preferencias tan larga como puesto tuviesen. "Era mejor quedar en el puesto 401 que en el 399. No tiene sentido", dice Rueda. Es el método que finalmente se utiliza también este año. "Damos por hecho que el procedimiento antiguo no va a volver. No tiene sentido que la gente se pueda reunir en estadios y los mir no nos podamos juntar en un sala para elegir nuestro futuro... Pero ya que eso no se va a cumplir pedimos que lo hagan en tiempo real para verificar que el proceso es justo", defiende Berdún. "Si pidiésemos un método complicado, entenderíamos que no se pudiese hacer, pero estamos planteando que se haga lo mismo que antes pero online", puntualiza Urgel.

Por suerte, los tres jóvenes están por delante del puesto 3.000, lo que significa que tienen bastantes garantías de poder escoger la especialidad que más les apasiona. Berdún prefiere no desvelar las ramas por las que va a apostar. Rueda está entre ser hematóloga o endocrina. Por su parte, Urgel está entre Pediatría, Radiodiagnóstico o Anestesiología y Reanimación.

Siete años de sacrificios

Teresa Rueda se dio cuenta de que la Medicina era su vida durante los años de carrera. Lo mismo le sucedió a Laura Urgel y a Pablo Berdún. Ninguno de los tres procede de familia de médicos ni tiene una vocación desde la niñez. "Hay gente que se lleva decepción los primeros cursos y yo lo contrario porque no tenía expectativas. Ahora mismo no me imagino una vida dedicándome a otra cosa", subraya Rueda. El periodo universitario es "duro". "La parte positiva es que los estudiantes que entramos en estas carreras somos muy exigentes con nosotros mismos y estudiamos el doble de lo que nos mandan", indica.

Al igual que la mayoría de graduados en Medicina, estos tres jóvenes pasaron unos meses estudiando entre 10 y 12 horas al día para prepararse el examen del mir. "Es importante no caer psicológicamente y aguantar la presión", subraya Urgel. Sin duda, los nervios pueden jugar una mala pasada el día de la prueba. "Hay gente que ha sacado plaza pero no se ha quedado arriba y no tendrá muchas opciones para elegir. Y lo cierto es que se lo merecen igual o más que el resto. Nos jugamos todo a una", sentencia.  

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión