Aragón
Suscríbete por 1€

Agresión en el centro de salud: "No piensas en si tienes miedo o no, solo en reducir al atacante"

Este sanitario del centro de salud Univérsitas de Zaragoza recibió dos mordicos en una pierna que le dejaron la marca de los dientes pese a llevar vaqueros.

Estado en el que quedó la sala de analísticas del centro de salud Univérsitas
Estado en el que quedó la sala de analíticas del centro de salud Univérsitas.
Heraldo.es

"Cuando te encuentras en una situación así no piensas en si tienes miedo o no, solo en que debes actuar y reducir a esa persona para que no ocurra nada peor". Quien habla así es uno de los sanitarios del centro de salud Univérsitas de Zaragoza que fue agredido el pasado viernes. Relata su experiencia, pero prefiere mantener el anonimato ya que hay denuncias interpuestas. Este profesional recibió dos mordiscos del hombre en el gemelo de su pierna izquierda cuando ayudaba a sus compañeros a reducirlo en el suelo. "Aunque llevaba vaqueros me han quedado las marcas de todos los dientes en la piel. Si los pantalones no me hubieran protegido podría haber sido mucho más grave. Estaba muy violento", explica.

El lunes volverá a trabajar, las lesiones no se lo impiden, y lo hará "sin temor, con normalidad" porque, "tristemente", está acostumbrado, como la mayoría de sus compañeros, a lidiar con situaciones conflictivas. "En varias ocasiones hemos necesitado la presencia policial por problemas no tan graves", comenta. Entiende "el malestar y la frustración" de pacientes y usuarios "por la actual situación del sistema", pero esto no justifica "que la ansiedad rebote en los profesionales y haya trabajadores que acudan a su puesto con miedo a las agresiones que puedan sufrir, sean del tipo que sean, e incluso algunos se replanteen dejar su empleo por este tipo de experiencias". Cree que este tipo de actitudes no deben quedar impunes y ha denunciado lo ocurrido. El Colegio de Enfermería y los sindicatos Satse y Atención Primaria Fasamet condenaron este sábado lo sucedido y reclamaron más medidas de seguridad.

El consultorio de Univérsitas fue uno de los primeros de la capital aragonesa en contar con un "botón del pánico", una aplicación instalada en los ordenadores que permite alertar de agresiones y amenazas. En el ambulatorio se utilizó cuando el agresor la emprendió con el mobiliario de la sala de analíticas y a este sanitario que estaba en otra parte del edificio le avisaron de lo que ocurría para que acudiera a ayudar.

"Me encontré con varias personas, hasta cinco o seis, que intentaban reducirlo mientras estaba tumbado en el suelo. A una le había agarrado el brazo y se lo estaba retorciendo y cuando le cogí de las manos me dio el primer mordisco. Después, a otro sanitario le empezó a hacer lo mismo en el tobillo y la rodilla y cuando lo intenté parar me llevé el segundo", cuenta sobre los minutos en los que forcejearon mientras intentaban reducirlo.

Los hechos acaecieron el pasado viernes cuando un hombre de 42 años, identificado como S. R., fue detenido por agredir a tres sanitarios del centro de salud Univérsitas de Zaragoza y destrozar la sala de analíticas después de que los profesionales no le dejaran acompañar a su hijo de 14 años mientras le extraían sangre. El individuo fue inmovilizado y estabilizado en el suelo por siete trabajadores del consultorio, de los que agredió a tres, un enfermero, una médica y una fisioterapeuta, con mordiscos y retorciéndoles un brazo y una pierna, según confirmaron fuentes de la Policía Nacional y testigos presenciales. Los profesionales consiguieron administrarle un sedante intranasal antes de que llegara la Policía Nacional y lo detuviera. El hombre, que carece de antecedentes penales, está acusado de un delito de daños y otro de atentado a la autoridad. El sábado pasó a disposición judicial y quedó en libertad con cargos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión