Aragón
Suscríbete por 1€

carceles

"Mi hijo está en una situación límite. Está en la cárcel y puede suicidarse"

El riesgo de suicidio en la prisión de Zuera provoca un mayor control. A una decena de interinos les han aplicado el protocolo de prevención este mes.

Vista exterior de la cárcel de Zuera
Vista exterior de la cárcel de Zuera
Guillermo Mestre

Mi hijo está en una situación límite. Está en la cárcel y temo que se pueda suicidar. Estoy desesperada y necesito ayuda y difusión para cambiar esta situación”. Con estas palabras, la madre del preso Adrián T. A., interno en el centro penitenciario de Zuera, trata de llamar la atención a través de una carta para que le apliquen los protocolos de  antisuicidio. “Quiero que le diagnostiquen y traten adecuadamente. Quiero que le trasladen a un centro psiquiátrico penitenciario adaptado a sus necesidades”.

El interno Adrián T. A. estaba situado en el módulo de respeto 12, donde se saltó el control terapéutico exhaustivo con actuaciones como el consumo de drogas y, al final, acabaron trasladándolo al módulo 3. La semana pasada inició una huelga de hambre para presionar a los funcionarios y al día siguiente decidió suspenderla.

Las demandas del preso que traslada su madre en su relato están siendo examinadas en el centro penitenciario para evitar los riesgos de autolesión, aunque también se está valorando su actuación relacionada con el consumo de anfetaminas o hachís para tener en cuenta todas las variables antes de tomar decisiones.

En este sentido, fuentes penitenciarias señalan a HERALDO que el riesgo de suicidios en la prisión de Zuera ha provocado un mayor control de los presos para evitar cualquier autolesión, pero también se han detectado intentos de manipulación de presos a su entorno familiar para obtener beneficios penitenciarios.

En febrero han estado entre una y diez personas implicadas en el Programa Marco de Prevención de Suicidios, que les ha llevado a estar siempre acompañados 24 horas por otro interno. Supone que se le retire material de riesgo y los entrevisten. A veces, cuando cumplen los plazos que determina el psicólogo que examina a los presos bajo riesgo pueden estar otra etapa acompañados de un mes en su celda para concluir el proceso.

Aunque el protocolo antisuicidios no ha dejado de utilizarse nunca si era necesario, la pandemia provocó que Sanidad decidiera que los presos recién ingresados en la cárcel no estuvieran acompañados en las celdas y permanecieran en solitario al llegar. Eso generó que el taxista zaragozano O. C. G. optara por suicidarse en su celda la noche del pasado 29 de diciembre, la misma que ingresó en el centro penitenciario. 

Asimismo, los casi dos años de la pandemia, desde marzo de 2020, ha provocado que en las prisiones se tuvieran que modificar sus contactos con la familia de manera que, en lugar de presenciales, se establecieron por videollamada con el fin de evitar los contagios.

El peligro que se detecta en el poblado centro penitenciario de Zuera, que cuenta con casi 1.300 internos y es el que tiene más internos de España, no es el mismo que el que se observa en la prisión de Daroca, con apenas 350 presos.

Fuentes penitenciarias señalan que si ven algún riesgo antes de llegar a aplicar el protocolo, en una cárcel pequeña se adoptan medidas previas como retirar los cordones de los zapatos o las cuchillas de afeitar para evitar los peligros. En estos momentos, en Daroca no hay ningún afectado al que le tengan que aplicar el protocolo antisuicidios.

Dónde acudir en caso de necesitar ayuda por sufrir un problema de salud mental.
Dónde acudir en caso de necesitar ayuda por sufrir un problema de salud mental.
Heraldo.es
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión