Aragón
Suscríbete por 1€

Infraestructuras

Los vehículos vuelven a circular por el puente de Quinto seis meses después

El Gobierno de Aragón clausuró el tramo de la A-221 por el estado de la infraestructura y declaró la obra de emergencia.

Soro y Pérez Anadón, ayer, en la reapertura del puente.
Soro y Pérez Anadón, este martes, en la reapertura del puente.
DGA

Los vehículos ya circulan por el puente de Quinto. Después de seis meses de obras, este martes reabrió el tramo que pasa por encima del ferrocarril en la A-221. El Gobierno de Aragón se vio obligado a clausurar el puente el pasado mes de agosto ya que suponía un riesgo para la seguridad vial debido al avanzado estado de deterioro de la infraestructura y a las grietas que aparecieron. El pasado 15 de septiembre, la DGA declaró la obra de emergencia y,  finalmente, ha supuesto una inversión total de 1.910.000 euros.

La carretera A-221 es el eje de conexión entre Quinto y la provincia con Tarragona y une a los pueblos de la comarca de la Ribera Baja del Ebro. Aproximadamente, pasan 1.350 vehículos al día de los cuales el 9,56% son pesados. "Se ha procurado que los trabajos se desarrollasen en el menor tiempo posible entendiendo el grave perjuicio que se provoca a los vecinos de Quinto, Gelsa, La Zaida, Sástago y Escatrón, entre otros", señaló ayer el consejero de Vertebración del Territorio, José Luis Soro, que junto al consejero de Hacienda, Carlos Pérez Anadón, acudieron a la reapertura.

Por su parte, el alcalde de Quinto, Jesús Morales, aseguró estar "contento", ya que "los plazos se han cumplido". "El puente une los pueblos de la zona y mucha gente lo utiliza para ir a trabajar a diario o acudir al instituto", apuntó. Durante medio año, para ir de Quinto a Gelsa –habitualmente, según el edil, cuesta 4 minutos–, era necesario emplear, como mínimo, el triple de tiempo. Un opción era ir por un camino rural que se tardaba 15 minutos, y la otra dar la vuelta por la carretera autonómica y recorrer 40 kilómetros. «Sin duda, este puente es muy necesario para el pueblo», puntualizó. Esta infraestructura ya fue objeto de una reparación por un deslizamiento ocurrido en 2015.

"Pérdidas económicas"

Para la Cooperativa Agraria Santa Ana de Quinto la clausura del puente ha supuesto "pérdidas económicas". "Tenemos una gasolinera y hemos facturado un 15% menos porque no era cómodo repostar sin poder pasar por el puente", señaló el gerente, Ignacio Cuadra, que también dirige la Cooperativa San Pedro de Gelsa.

"Siempre hemos recorrido 7 kilómetros para llevar la alfalfa a deshidratar y durante estos meses hemos tenido que hacer 25", afirmó. A eso se suma que el transporte de cereales se "ha encarecido". "Hemos tenido que gastar más dinero para transportar la mercancía. Parece que seis meses son pocos, pero en la práctica, para los que trabajamos aquí, es bastante tiempo", aseguró.

El gerente de las dos cooperativas vive en Zaragoza y estos meses también ha tenido que invertir más tiempo –y dinero– en la carretera de lo habitual. "A diario hacer 25 kilómetros de ida de más y 25 de vuelta, es mucho", aseguró.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión