Aragón
Suscríbete

tribunales 

El joven que simuló ser enfermero acepta una condena de 4 años

El acuerdo evita el juicio del próximo lunes, en el que las acusaciones pedían 9 años por hurto, estafa e intrusismo profesional

El falso enfermero con su traje del 112 cuando fue detenido por la Policía en marzo de 2021.
El falso enfermero con su traje del 112 cuando fue detenido por la Policía en marzo de 2021.
Cuerpo Nacional de Policía

El joven gallego Rubén Iglesias Villar, de 28 años, que simuló ser enfermero para ser contratado en la Clínica Montpellier y en la residencia Vitalia, no se sentará en el banquillo el próximo lunes. Tras un acuerdo entre las partes, el acusado acepta cumplir cuatro años de prisión frente a los nueve que pedían las acusaciones por los delitos de hurto, estafa e intrusismo profesional.

En plena pandemia, el falso enfermero consiguió que lo contrataran en la Clínica Montpellier desde el 23 de noviembre de 2020 hasta el 26 de enero de 2021. Entre el 8 de febrero al 16 de marzo de 2021 trabajo en la residencia. Logró estos empleos a pesar de que carecía de titulación y para engañar a las empresas envió un curriculum falso y aportó una copia de la tarjeta de colegiado en el Colegio Oficial de Enfermería de Barcelona cuando llegó la entrevista personal.

Posteriormente, se comprobó que el número de colegiado pertenecía a otra persona.Pero, además, también aportó una copia igualmente falaz del título de Graduado en Enfermería de la Universidad de La Coruña, que el acusado no había obtenido nunca. Con esa misma titulación fraudulenta pudo ser contratado por la residencia de ancianos Vitalia en Zaragoza.

Durante el tiempo que prestó servicios como falso enfermero, se apoderó de diez recetas médicas. Además, sustrajo cantidades de dinero a varios pacientes de la Clínica Montpellier, tanto en efectivo como a través de sus tarjetas, con las que hacía compras en Amazon con la ayuda de una mujer con las que mantenía una relación sentimental. Por otro lado, utilizó una tablet de la residencia para acceder a las cuentas de dos usuarios. Para afrontar las indemnizaciones ya ha consignado 1.000 euros en el juzgado.

El juzgado ya ha avisado a los testigos para que no acudan al juicio porque no se celebrará. La abogada defensora, Raquel Ginés, cerró el acuerdo con la fiscal y las acusaciones particulares, porque la falsedad documental por la que se reclamaban tres años se incluye dentro del delito de intrusismo profesional, por el que se imponen 21 meses. Asimismo, se ha rebajado la pena de hurto continuado de dos años a quince meses y la estafa, de cuatro a un año. Desde su arresto el 26 de marzo de 2021, Rubén Iglesias está preso en el centro penitenciario de Zuera. Su abogada señaló que va a solicitar su traslado a una prisión de Galicia, una vez que sea firme la condena por los tres delitos.

El detenido no era un novato en las lides de la falsificación, el intrusismo y el hurto. Sobre él constaba una requisitoria judicial por estos mismos delitos, pues ya se había hecho pasar por enfermero en el Hospital de Begoña, en Gijón. De este modo tuvo acceso a los bolsos y mochilas de compañeros y pacientes para robar. Al parecer, también había jugado el rol de sanitario en un hospital de Barcelona.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión