Aragón
Suscríbete

educación

Repunte de los erasmus extranjeros en Aragón: "Tener cerca de 1.000 estudiantes es un impacto económico relevante"

La llegada de estudiantes a la Universidad de Zaragoza crece este curso 2021-2022 por encima de cifras prepandemia.

Jóvenes en la entrada de la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza, en una imagen de archivo.
Jóvenes en la entrada de la Facultad de Derecho de la Universidad de Zaragoza, en una imagen de archivo.
Guillermo Mestre

La Universidad de Zaragoza se encontraba en una fase de crecimiento continuado de estudiantes erasmus extranjeros hasta que irrumpió el coronavirus. Si en el curso 2019-2020 el número de universitarios de otros países de la Unión Europea que cursaron en Aragón fue de 791, al siguiente decayó a casi la mitad (395). Camino de dos años de convivir con el virus, la situación se ha revertido y este curso académico las solicitudes rozan el millar (985), de las cuales 386 corresponden a jóvenes que vendrán a partir de febrero a nuestra Comunidad, según datos de la institución académica.

La explicación de dicho repunte (por encima de cifras prepandemia) está en un "efecto rebote", tal y como apunta el vicerrector de Internacionalización y Cooperación de la Universidad, Francisco Beltrán. "Las movilidades de erasmus entrantes y salientes se redujeron mucho. Muchas de las personas que se inhibieron de solicitar una movilidad a consecuencia de la pandemia han procurado realizarla en el curso siguiente; hay una compensación. Tendríamos el público normal más aquellos que no pudieron hacerlo", detalla.

Lo que no ha variado es que Italia, Francia, Alemania y el Reino Unido siguen siendo, por este orden, los países que emiten el mayor número de universitarios que estudian en Unizar (359, 194, 103 y 68, respectivamente). En el caso británico (fuera de la Unión tras el 'brexit'), la institución aragonesa tiene acuerdos con 36 de sus universidades, de las que un tercio han procurado alargar su presencia en el programa erasmus. "Quieren continuar con el intercambio; no hay que olvidar que los sectores menos partidarios de salir de la UE fueron las universidades y los financieros de la City (londinense)", recuerda el vicerrector, que subraya el "esfuerzo sostenido" que desde hace años hacen por tener el mayor número posible de convenios con centros académicos "de todo tipo".

España es uno de los destinos más solicitados por los erasmus extranjeros y la Universidad de Zaragoza figura entre las diez primeras en atracción de estudiantes. Según detalla Beltrán, los tres factores básicos que influyen a la hora de elegir destino son el país (por su idioma, estilo de vida, oferta cultural y de ocio, entre otros aspectos), la ciudad y la universidad y, en este contexto, Aragón tiene "muchos atractivos". "Es una región muy bien situada, se habla un español próximo al estándar y siempre estamos en el 2% de las mejores universidades del mundo cojas el ranquin que cojas, nada fácil para ser un campus público y en un país como este. Esto cuenta para el estudiante", afirma.

Para el vicerrector de Internacionalización y Cooperación, tener alrededor de 1.000 personas todo un curso o parte de él viviendo en la Comunidad (Unizar está extendida por todo el territorio aragonés) es "un impacto económico y cultural relevante". Al mismo tiempo, hace hincapié en la importancia y el éxito del programa Erasmus, para el que la Unión ha doblado sus fondos. "Es uno de los programas en los que sus usuarios -estudiantes e instituciones académicas- muestran un mayor grado de satisfacción y reconocido en el seno de la UE como la acción que más ha hecho por la creación de un sentimiento de pertenencia a Europa. Valorarlo como una experiencia meramente turística me parece extremadamente ligero y totalmente inexacto", señala.

Ana Hill López-Menchero, del Reino Unido: "Zaragoza es una ciudad ideal para aprender español"

La joven británica Ana Hill, en una visita que hizo a la localidad turolense de Albarracín.
La joven británica Ana Hill, en una visita que hizo en septiembre a la localidad turolense de Albarracín.
A. H.

La británica Ana Hill López-Menchero, de St Albans (al sur de Inglaterra) y con 20 años, estudia Tercero de Historia en el campus de San Francisco desde  septiembre. De madre española y con abuelos residiendo en Madrid, su familia estaba ilusionada con que hiciera su erasmus en España y ella se debatía entre nuestro país y Canadá. "Mi universidad tenía cuatro opciones y una era Zaragoza, que fue la que al final me tocó. No sabía mucho de ella, pero me encanta: es una ciudad ideal para aprender español. Explorar un sitio nuevo me gusta mucho y voy aprendiendo cada vez más cosas de la cultura aragonesa", dice.

Lo que sí tenía claro es que, después de tantos meses de pandemia, el virus no iba a ser ningún impedimento para vivir la experiencia de estudiar fuera del Reino Unido. Hace unos días regresaba de St Albans tras pasar tres semanas navideñas con su familia (y recibir la tercera dosis de la vacuna) y ahora está de exámenes. "Tengo cinco en enero. Lo más difícil ha sido ajustarme al estilo de dar clase; es muy distinto al de Inglaterra. Allí todas las clases son grabadas y después las puedes revisar en casa, además se celebran debates entre los alumnos. Y también ha sido difícil escribir en español; lo he hablado desde pequeña, pero nunca había tenido que redactar ensayos".

"Estoy en contra del 'brexit' y no conozco gente joven que quisiera salir de la UE. Vivimos las consecuencias que otros han elegido"

Tras la salida de Londres de la UE, Ana explica que otros erasmus británicos han tenido problemas con el visado  (no es su caso porque ella tiene pasaporte español). "Estoy en contra del 'brexit', tengo mucha familia en Europa. Y no conozco gente joven que lo quiera; vivimos las consecuencias que otros han elegido", afirma esta británica, que participa en el primer equipo deportivo de lacrosse de Zaragoza.

Ilaria Reginelli, de Italia: "Es una experiencia de vida única que te ayuda a descubrir quién eres y te aporta culturas de otros países"

La joven napollitana Ilaria Reginelli con el Pilar de fondo.
La joven napolitana Ilaria Reginelli con el Pilar de fondo.
I. R.

La napolitana Ilaria Reginelli, de 22 años y alumna del último curso de Matemáticas en Zaragoza, tenía ganas de estudiar fuera de Italia y empezar una "nueva aventura" a pesar de que no sabía nada de español. "Tenía un poco de miedo por la barrera del idioma y al principio no fue fácil, pero los profesores y algunos compañeros de clase han sido muy amables conmigo y me han ayudado. Estoy bien en Zaragoza, es una ciudad bonita y me parece que todo funciona bien. Lo único es que hace mucho frío; estoy acostumbrada al calor", confiesa.

Sus temores a no comprender el español se disiparon en los primeros días y ahora entiende casi todas las palabras. Ilaria sostiene que lo mejor para aprender otro idioma es salir al extranjero y anima a otros jóvenes europeos a hacer el Erasmus. "Es una experiencia de vida única que te ayuda a descubrir quién eres, te aporta culturas de otros países y entras en contacto con mucha gente de todo el mundo. En estos meses he aprendido mucho, he vivido experiencias nuevas y he encontrado gente estupenda. Están siendo los meses más felices de los últimos años", destaca.

"No se puede tener miedo por el virus, encerrarse en casa y no hacer nada más; es como dejar de vivir"

Vino a estudiar a Zaragoza en octubre, donde comparte piso con otra estudiante (de Teruel), y aquí permanecerá hasta final de curso. Al igual que la británica Ana, acaba de regresar a Aragón desde Nápoles, donde desafortunadamente pasó las Navidades aislada en su habitación tras contagiarse de covid. Tras superarlo, Ilania apunta: "No se puede tener miedo al virus, encerrarse en casa y no hacer nada más; es como dejar de vivir".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión