Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Heraldo del Campo

medio rural

Erasmus Rural, un desafío con un gran arraigo

La Universidad de Zaragoza y la DPZ fueron pioneras en implantar programas de prácticas para universitarios en el medio rural. Erasmus Rural, que acaba de concluir su cuarta edición, ha sido un éxito que ya se imita en otros puntos del país.

Isaben Martín, estudiante de Veterinaria, realizó su Erasmus Rural en la Granja San Miguel, en Villarreal de Huerva.
Isaben Martín, estudiante de Veterinaria, realizó su Erasmus Rural en la Granja San Miguel, en Villarreal de Huerva.
Erasmus Rural

Desde hace más de tres décadas, el programa de becas Erasmus ha permitido a miles de estudiantes europeos cursar sus estudios durante un determinado periodo de tiempo en una universidad de otro país.

Siguiendo esta filosofía, la Universidad de Zaragoza y la Diputación Provincial de Zaragoza ponían en marcha hace casi un lustro dos iniciativas que permitían a estudiantes universitarios desarrollar sus prácticas en el medio rural. El primero de estos programas, denominado ‘Desafío’, está orientado a alumnos que todavía están realizando sus estudios, mientras que la otra línea, denominada ‘Arraigo’, está enfocada a graduados que hayan acabado sus titulaciones en los tres últimos cursos y que tengan algún tipo de arraigo en el territorio en el que desarrollarán su actividad.

Entidades como los ayuntamientos de Cubel, Gelsa, Castejón de Valdejasa, Herrera de los Navarros y Longares; empresas como Piensos Costa, Granja San Miguel, Escabechados Castejón del Valdejasa o SAT Manubles; la Fundación Pueblo Viejo de Belchite, el centro de salud de Daroca, la residencia de mayores de Romanos, el grupo de acción local Adefo Cinco Villas o la Comarca de Calatayud son algunas de las empresas e instituciones en las que los estudiantes de ambos programas han podido realizar sus prácticas. Además, nuevas empresas como la Granja Virgen del Rosario se incorporarán a partir de la próxima edición, que será la quinta.

A lo largo de este verano, han sido una veintena de jóvenes los que han podido tener una experiencia laboral en el medio rural aragonés, en la que aportar todos sus conocimientos y su talento.

Ambas instituciones, Diputación Provincial de Zaragoza y Universidad de Zaragoza, fueron pioneras en la implantación de este programa, que ya se replica en varias comunidades autónomas, ha alcanzado proyección internacional y se conoce popularmente como Erasmus Rural. Así, instituciones como las Diputaciones Provinciales de Huesca y Teruel, también en colaboración con la Universidad de Zaragoza; o la Universidad de Castilla-La Mancha, la Jaume I de Castellón, la Universidad de Alicante y la de Vigo son algunas de las instituciones que ya han puesto en marcha iniciativas similares. Incluso el Ministerio de Universidades presentó su propio programa Erasmus Rural.

Los estudiantes valoraron en 2020 ambas iniciativas con una calificación cercana a nueve puntos y la práctica totalidad de ellos recomendarían a otros estudiantes que participaran en uno u otro programa. Por su parte, las entidades empleadoras las valoraron también con una calificación en torno al nueve y todas ellas han expresado su deseo de volver a participar en ediciones futuras de estos programas.

Una veintena de estudiantes han realizado prácticas este verano en el medio rural aragonés.
Una veintena de estudiantes han realizado prácticas este verano en el medio rural aragonés.
Erasmus Rural

"Un éxito"

Los programas ‘Desafío’ y ‘Arraigo’ concluían hace unas semanas su cuarta edición. La vicerrectora de Estudiantes y Empleo de la Universidad de Zaragoza, Ángela Alcalá, subrayaba que el conocido popularmente como Erasmus Rural "ha sido un éxito desde el primer día, tanto entre los estudiantes como entre las empresas". "Además, cumple con uno de los grandes objetivos de la Universidad pública: ser elemento transformador de nuestra sociedad y contribuir a aplicar el saber y el conocimiento en nuestro entorno para mejorarlo. Hay que tener en cuenta que el Erasmus Rural también ayuda a mejorar las oportunidades del entorno rural", añadía Alcalá.

Según los datos facilitados por Universa, el Servicio de Orientación y Empleo de la Universidad de Zaragoza, estas iniciativas arrancaron en 2018 con un total de trece estudiantes, para casi duplicar esta participación en 2019, cuando fueron un total de 24 universitarios los que participaron en estos programas. En 2020, esta cifra aumentó hasta los 84 estudiantes y se ha decidido duplicar los programas, ya que se ha conseguido vertebrar todo el territorio. Así, por provincias, en Zaragoza han participado un total de 50 estudiantes entre los dos programas; en Huesca, 22 alumnos, y en Teruel han sido una docena de universitarios los que han participado hasta el momento en estos programas.

Las titulaciones de los alumnos son muy diversas. Abarcan desde Ordenación del Territorio hasta Ciencia y Tecnología de los Alimentos, Ingeniería Agroalimentaria, Ciencias Ambientales o Veterinaria, entre otras.

Prácticas en la granja

Es el caso de Isabel Martín, una estudiante de Veterinaria que realizó sus prácticas en la Granja San Miguel, empresa ubicada en la localidad de Villarreal de Huerva. Allí, su labor consistió en acompañar a la veterinaria de la empresa y ayudarla en sus tareas rutinarias, explica Martín, para quien lo más positivo "ha sido conocer una salida profesional que sin estas prácticas no habría podido conocer, ya que la ciudad no te ofrece oportunidades como esta de trabajar en explotaciones agrarias o con animales de granja", recalca la joven, que reconoce que le hubiera gustado "saber con más tiempo" todo lo relativo al alojamiento. "Yo me enteré muy cerca de la fecha de inicio", afirma.

Aunque Isabel Martín ya conocía el medio rural "y sabía un poco cómo es la vida en el pueblo", se mostró "sorprendida por la cercanía de los vecinos en una localidad tan pequeña como es Villarreal de Huerva". Además, la universitaria destaca "la tranquilidad de la vida en el pueblo" y el hecho de que "es mucho más barato vivir que en la ciudad" como principales ventajas del medio rural, al margen de la realización de sus prácticas. Por ello, recomendaría "absolutamente" esta experiencia a otros estudiantes: "Los pueblos tienen mucha necesidad de personal cualificado y ofrecen oportunidades que no hay en la ciudad, sobre todo en el ámbito de la actividad veterinaria", recalca.

Médico en Daroca

Luz Doñate realizó sus prácticas en el centro de salud de Daroca.
Luz Doñate realizó sus prácticas en el centro de salud de Daroca.
Erasmus Rural

Hasta la localidad de Daroca se trasladaba Luz Doñate, una estudiante de tercer curso de Medicina, para realizar prácticas en el centro de salud de esta localidad. Para esta joven, las de este verano han sido sus primeras prácticas y su primer contacto con el medio rural. De ellas destaca "el mayor tiempo que se puede dedicar a los pacientes cuando vienen al centro de salud, por lo que se pueden establecer relaciones más cercanas con el paciente", explica Doñate, quien, si bien recomendaría la experiencia "porque se aprende muchísimo, además de haber muy buen ambiente", se muestra algo más reticente a trasladarse al medio rural: "Me lo tendría que pensar porque echo de menos algunas alternativas de ocio o entretenimiento", reconoce Doñate.

Proyección internacional

Los programas ‘Desafío’ y ‘Arraigo’ están financiados por las Diputaciones Provinciales y gestionados por la Universidad de Zaragoza, que es la institución que se ocupa de llevar a cabo los procesos de selección de estudiantes, por un lado, y empresas e instituciones, por otro. "Estos programas nacieron con el objetivo de impulsar el empleo en municipios pequeños, de menos de 3.000 habitantes, y de que haya personas que puedan establecerse en el medio rural", explica María Villarroya, directora del Secretariado de Internacionalización de la Universidad de Zaragoza.

El éxito de estas dos iniciativas ha sido tal que no solo otras universidades e instituciones españolas están replicando el modelo, sino que también han alcanzado proyección internacional. Lo han hecho a través del programa Unita, una alianza de excelencia de la que forma parte la Universidad de Zaragoza junto con otras cinco universidades de Portugal, Francia, Italia y Rumanía. Esta unión tiene como objetivo "desarrollar las lenguas romances -habladas por más de mil millones de personas en todo el mundo- como alternativa y complemento al inglés y como un factor de atracción para estudiantes americanos y africanos; y, por otra parte, su compromiso con el desarrollo de las zonas rurales y, en particular, de montaña y transfronterizas en las que se ubican".

"Una de las convocatorias a las que concurrimos tenía como objetivo aumentar la movilidad, sobre todo al medio rural, y facilitar que estudiantes de otros países vengan a realizar prácticas a zonas a las que, probablemente, de otro modo no vendrían", explica Villarroya.

Y así, este verano de 2021, una veintena de estudiantes procedentes de estas universidades han realizado prácticas en diversos lugares del medio rural de la provincia de Zaragoza. "La iniciativa tiene la misma filosofía que el [conocido popularmente como] Erasmus Rural, pero da un paso más traspasando fronteras y sumando internacionalización. Financiar este tipo de proyectos contribuye a dar a conocer las posibilidades laborales que existen en nuestros municipios desde la creatividad y la innovación", señalaba la vicepresidenta de la DPZ, Teresa Ladrero, en una visita a Daroca para conocer las primeras impresiones tanto de los estudiantes como de los empleadores.

Los estudiantes deben tener superados 90 créditos para participar en el programa.
Los estudiantes deben tener superados 90 créditos para participar en el programa.
Erasmus Rural

Y es que la institución provincial ha aportado 30.000 euros a este programa con el fin de financiar a los estudiantes tanto una beca de estudios como los gastos de viaje, de manutención y de alojamiento, que debe ser en las mismas localidades en las que los alumnos desarrollan sus prácticas. Esta cantidad se suma a una partida de otros 100.000 euros que la Diputación Provincial ha destinado a los programas ‘Arraigo’ y ‘Desafío’.

El alcalde de Daroca, Álvaro Blasco, ponía en valor la importancia de esta iniciativa y destacaba los beneficios que la presencia de estudiantes de otros lugares puede tener para los municipios participantes. Se mostraba "encantado" con la presencia de Mohammed Bouraya, un estudiante procedente de la Universidad de Turín que hizo sus prácticas en la localidad. "Mohammed habla cinco idiomas y nos ayudó mucho tanto en la oficina de turismo como en las relaciones con la población inmigrante que vive en nuestro municipio. Para nosotros ha sido una experiencia superpositiva", apuntaba el primer edil darocense.

Próxima convocatoria

Tanto la Universidad de Zaragoza como las Diputaciones Provinciales trabajan ya en la puesta en marcha de la quinta edición de los programas ‘Arraigo’ y ‘Desafío’, cuya convocatoria está ya cerrada. Los estudiantes, que han de tener superados 90 créditos ECTS, realizarán sus prácticas y conocerán el medio rural aragonés entre los meses de octubre y noviembre de 2021. Una convocatoria, la de este otoño, que refrenda el éxito de una iniciativa de impulso del medio rural en la que Aragón ha sido pionera.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión