Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Heraldo del Campo

dulces

Pastelería de inspiración americana y apta para celíacos hecha en Aragón

Lucía Usieto regenta el obrador Dulces La Replazeta, en San Lorenzo del Flumen, donde crea tartas y pasteles con y sin gluten, aptos para personas celíacas.

Lucía Usieto y algunas de sus tartas.
Lucía Usieto y algunas de sus tartas.
Dulces La Replazeta

Cuando a Lucía Usieto le diagnosticaron celiaquía tuvo que dar un giro de 180 grados a sus recetas caseras de repostería. Su intolerancia al gluten, lejos de apartarla de su afición por los pasteles y las tartas, la animó a investigar distintos ingredientes y a experimentar con las elaboraciones. Hace dos años, cuando se quedó sin trabajo, su vida dio un nuevo giro, al darse cuenta de que esa afición por la repostería podía convertirse en una alternativa profesional. Fue entonces cuando se lanzó a abrir su propia pastelería, Dulces La Replazeta, ubicada en San Lorenzo del Flumen (Monegros), que cuenta con dos obradores separados, uno para productos con gluten y otro dedicado a los dulces para celíacos.

Su pasión por la pastelería empezó desde muy joven, al ver a su madre y a su abuela elaborar distintas recetas en casa. Cuando tuvo que cambiar su dieta para adaptarla a su intolerancia al gluten, descubrió que los celíacos lo tenían verdaderamente difícil a la hora de tomar un buen postre. "Al hacerme celíaca tuve que cambiar toda la repostería que hacía porque la repostería sin gluten es muy distinta a la normal hecha con trigo, así que empecé a experimentar y a conseguir hacer cosas buenas. Luego, cuando salía a comer por ahí, veía que en la mayoría de sitios o no sabían qué era un celíaco o los postres sin gluten eran una pena. Si no eres celíaco, no sabes la aventura que es comerte un postre decente por ahí. Incluso en una boda, que se paga un dineral, he tenido que comer fruta de postre", explica Lucía Usieto.

Al perder su empleo, Lucía no lo dudó y decidió montar su propio negocio, con dulces con y sin gluten. Primero, para ampliar su formación en repostería, acudió a la Escuela de Pastelería de Huesca y, después, montó su pastelería, con dos obradores diferenciados. "Decidí formarme bien y montar la pastelería porque veo la necesidad de que haya más sitios donde se puedan hacer tartas y cosas buenas sin gluten, y para todos, por eso tengo dos obradores. Fue una decisión personal porque en la zona en la que estamos no había esta oferta, pero, claro, sé que si solo hacía sin gluten no iba a vender mucho, porque en Los Monegros tampoco hay tanta gente celíaca, entonces, hice los dos obradores", comenta Lucía.

Cada uno de los obradores cuenta con su propio material y Lucía sigue unos procesos muy minuciosos para evitar contaminaciones. "La ropa es distinta, me cambio completamente cada vez que voy a un obrador. Cada uno tiene su ropa, sus trapos, bayetas y el doble de hornos y neveras. Hay que tener mucha organización, cuidado y limpieza", señala la repostera.

Esta decisión fue todo un reto, ya que, al tener dos obradores, el esfuerzo económico también fue doble. Eso sí, por suerte, contó con el apoyo y la subvención del Grupo Leader Ceder Monegros y del Inaem.

Variedad y creatividad

En Dulces La Replazeta se pueden encargar productos muy variados y originales como tartas, galletas, bizcochos, ‘cupcakes’ o magdalenas, así como elaboraciones especiales para eventos y celebraciones, como las mesas dulces, con todo lo necesario para pasar una dulce velada. Lucía elabora todos ellos en sus dos versiones, con gluten y también para celíacos.

"Quiero ofrecer un tipo de repostería diferente a la que hay en la zona, con sabores nuevos, más americana, con otra orientación. Hago tartas típicas de la repostería americana, como la de zanahoria o la red velvet, y otras con sabores como Oreo o Nutella para darle un poco más de creatividad y de innovación a la repostería de la zona. También hago decoraciones, impresiones en obleas, tartas personalizadas... Y todo puede hacerse con gluten o sin gluten, sin que haya diferencia entre los dos tipos de repostería", apunta Lucía.

Los inicios de la pastelería no han sido fáciles, ya que al hecho de arrancar un proyecto nuevo (abrió en 2019), se ha sumado una pandemia de por medio. "Las tartas son para celebraciones y, a partir de la pandemia, al estar encerrados y no poder juntarse, la gente no se animaba a comprar una tarta. Fue bastante triste, pero este año va mejorando la cosa poco a poco", afirma Lucía. Lo que está claro es que La Replazeta se ha ganado un hueco entre los monegrinos: "La gente queda muy contenta y la mayoría de los celíacos repiten otra vez en cuanto tienen ocasión", concluye Lucía.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión