Aragón
Suscríbete por 1€

Heraldo del Campo

agricultura

La patata de Chía ya está en el mercado

Los productores del municipio oscense califican la campaña de "normal", con la recolección de unas 40 toneladas de este tubérculo en sus seis hectáreas de cultivo.

Arturo Lanau (dcha.) y un compañero recogen la cosecha.
Arturo Lanau (dcha.) y un compañero recogen la cosecha.
APPC

Recolectada ya toda la cosecha patatera en el municipio oscense de Chía y prácticamente ultimado su procesado para la comercialización, desde la Asociación de Productores de Patata de Chía (APPC) califican como "normal" la campaña, tal vez con unos calibres algo más pequeños que en campañas anteriores. Esta temporada no se ha visto perjudicada por la falta de precipitaciones del llano -en la montaña pirenaica, la primavera y el verano han sido relativamente húmedos y frescos, unas circunstancias óptimas para el producto-, pero las excesivas lluvias del mes de mayo al comenzar la siembra, con dos grandes tormentas de más de 100 litros por metro cuadrado, dejaron apelmazado el suelo, perjudicando el posterior proceso de crecimiento del tubérculo.

Cinco productores componen la APPC, que cuenta con el inestimable apoyo del Centro Sociolaboral ‘El Remós’ en las tareas de comercialización y distribución de la producción patatera. Trabajan una superficie de unas seis hectáreas de terreno en la parte alta del pueblo, cuyas características son especialmente adecuadas para el cultivo de la patata, y que se van rotando cada tres años para dejar "descansar" unos campos que se faenan recuperando las técnicas tradicionales y la tracción animal para buena parte de los procesos. La producción media de este año ha estado entre las seis y siete toneladas por hectárea; unas 40 toneladas que tienen una fuerte demanda en la zona y también en Huesca y Zaragoza.

Es una patata "dura y blanca", con un sabor característico, excelente para comer y, según Arturo Lanau, presidente de la asociación de productores locales de este tubérculo, "de secano, que se cría con las lluvias que nos caen del cielo durante el verano, sana, ecológica y comprometida con el medio ambiente y con la carga social que conlleva haber conseguido la implicación de ‘El Remós’ en este proyecto". La apuesta por revitalizar la siembra de estas patatas en la zona, que desde 2014 ostentan el certificado de ‘cultivo ecológico’, se ha revelado, además, como una excelente herramienta de fijación de población en el territorio y como un interesante escaparate de promoción turística de Chía y del resto del Valle de Benasque.

La certificación como ‘cultivo ecológico’ reconoce las estrictas reglas de trabajo fijadas por la APPC y su apuesta por mantener la utilización de los métodos tradicionales para preservar la calidad del producto. Lanau apunta que esta calidad de la patata de Chía viene determinada tanto por la altura de la localidad y sus tierras de cultivo -por encima de los 1.200 metros sobre el nivel del mar- y el tipo de suelo como por un sistema tradicional de trabajo de los campos en el que no se utilizan abonos químicos ni productos fitosanitarios.

Los productores aplican técnicas tradicionales y la tracción animal.
Los productores aplican técnicas tradicionales y la tracción animal.
APPC

Feria de la Patata

Este 2021, la situación sociosanitaria todavía existente aconsejó a los organizadores no convocar por segundo año consecutivo la exitosa Feria de la Patata de Chía, que se celebra tradicionalmente en las fechas del puente de Todos los Santos. Habían recibido numerosas peticiones para que esta animada y multitudinaria convocatoria volviera este año como un símbolo de la recuperación de una cada vez mayor normalidad y de un impagable escaparate de un producto de excelente calidad que se ha sabido ganar un hueco en el siempre exigente mercado alimentario, pero, como reconoce Arturo Lanau, aunque estuvieron hablando para recuperar la feria este año, "existían muchos inconvenientes de todo tipo y al final coincidimos en que todo va a ir mucho mejor a partir de ahora y podremos celebrarla sin problemas el año que viene".

Lanau subraya que esta feria supone siempre "un día muy importante para nuestro pueblo, una jornada festiva muy especial en la que acude mucha gente a Chía y conoce la localidad y su entorno". Por ello, la imposibilidad de celebrarla estos dos últimos años ha causado una "notable" tristeza, porque el certamen es también "una caja de resonancia" del trabajo de los productores del tubérculo y de las muchas iniciativas "de todo tipo" que tienen los habitantes de este hermoso rincón del Pirineo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión