Aragón
Suscríbete por 1€

aragón

Los otros voluntariados: "Nosotros no vendemos libros, salvamos vidas"

La librería AIDA Books&More Zaragoza, la Asociación Utrillo, Asapme y AECC trabajan en distintos programas solidarios.

La voluntaria Anna Van Der Auwera en la librería AIDA Books&More Zaragoza, en la calle Mayor.
La voluntaria Anna Van Der Auwera en la librería AIDA Books&More Zaragoza, en la calle Mayor.
Oliver Duch

Desde finales de 2019, la céntrica calle Mayor de Zaragoza alberga una librería solidaria de segunda mano en la que se venden, a bajo precio, las obras que les donan los ciudadanos y que está gestionada directamente por 30 voluntarios. Se trata de la librería Aida Books&More, que forma parte de un proyecto solidario de la oenegé AIDA (Ayuda, Intercambio y Desarrollo), que cuenta con otros establecimientos similares en otras ciudades españolas.

Todo el dinero que recaudan va íntegramente destinado a financiar proyectos para población vulnerable, sobre todo a personas mayores y niños de Asia y África, tal y como explica Elena Rollán, una de las voluntarias aragonesas. "Nuestro programa estrella es el que se lleva a cabo en Guinea-Bisáu. Evacuamos a España y Portugal a menores con enfermedades congénitas del corazón. Les operan aquí y cuando se recuperan vuelven con sus familias", detalla. Asimismo, esta oenegé nacional (fundada en 1999) ha trabajado con comunidades y organizaciones locales de la India, Sri Lanka, el Líbano, Siria y Senegal, entre otros países.

El equipo de la librería de Zaragoza -en la que no hay jefes- se encarga de buscar donaciones de libros, clientes y también personas con unas horas libres a la semana y ganas de involucrarse en este proyecto que une lectura y cooperación. "Todos somos voluntarios entusiastas que creemos en la participación ciudadana. La labor que hacemos es muy directa: trabajamos en el almacén, clasificamos y distribuimos los ejemplares que nos donan, los vendemos... Es un voluntariado muy autónomo y una combinación perfecta para ofrecer cultura, pero haciendo un acto solidario. Nosotros no vendemos libros, salvamos vidas. Eso es lo que siempre nos han trasmitido desde AIDA", indica Rollán, que invita a todo el mundo a probar la experiencia. "Es muy satisfactorio; se recibe mucho más de lo que se da. Y no tiene que ser a tiempo completo", añade.

Los voluntarios de Aida Books&More van a turnos -de 11.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00 de lunes a viernes y de 11.00 a 14.00 los sábados y domingos- una vez a la semana. "La acogida es excepcional, con muchos clientes habituales. Estamos muy contentos", afirma.

Asociación Utrillo: "Los grupos inclusivos de amigos son un aprendizaje"
Grupo de usuarias de Utrillo y voluntarias en una bolera, antes de la pandemia.
Grupo de usuarias de Utrillo y voluntarias en una bolera, antes de la pandemia.
Asociación Utrillo

Una vez al mes usuarios con discapacidad intelectual de la Asociación Utrillo de Zaragoza y voluntarios salen a hacer actividades de ocio afines en lo que se llaman grupos inclusivos de amigos. Dentro de su área de ocio es el programa que más peso tiene y fue puesto en marcha en 2019 con muy buenos resultados.

"Son personas con cualquier tipo de discapacidad (con parálisis intelectual, síndrome de Down...) a partir de 18 años. Con la pandemia se paralizó y lo retomamos en octubre. Hemos tenido que rehacer desde cero los equipos de voluntarios. Ahora tenemos tres grupos de amigos: uno de chicas con discapacidad y voluntarias de 18 a 30 años; otro mixto de jóvenes de menos de 25; y un tercero de mujeres mayores de 50. Y estamos pendientes de dar salida a otro de chicos con edades entre los 18 a 30 años, ponemos ofertas pero no tenemos ese ‘feedback’ de respuesta", informa Héctor Dobato, trabajador social y coordinador del programa de ocio y tiempo libre de Utrillo, una entidad sin ánimo de lucro que trabaja por la integración en la sociedad de esas personas.

¿Cómo se forman dichos grupos? Por similitud en edades y en temas de interés. "La finalidad es juntar a usuarios del centro con una vida social menos activa con voluntarios para que se creen grupos lo más normalizados posible, inclusivos y que puedan ser autónomos a la hora de quedar. Se trata sobre todo de sacarlos de casa en un entorno más seguro y para los voluntarios es una forma de aprender de la discapacidad intelectual. Hay muchos estereotipos y la gente cree que son como niños y no es así. Es un aprendizaje recíproco; de alguna forma, a unos y a otros les aporta vida", sostiene Dobato, que enumera algunas de las actividades conjuntas que realizan: ir al cine, a la bolera o ‘escape rooms’.

La Asociación Utrillo –creada en 1993– cuenta con un centro ocupacional y otro especial de empleo (una lavandería), 71 usuarios y 30 voluntarios en activo. Junto con su programa ‘grupo de amigos’, también realiza actividades cognitivas, salidas culturales y variadas propuestas de ocio (entre ellas, asistir un domingo al mes por la tarde a conciertos inclusivos). Y en todas ellas disponen del respaldo altruista de los voluntarios.

Asapme: "Hay doble de solicitudes para voluntariado en salud mental"
Salida saludable de voluntarios con usuarios de la Asociación Pro Salud Mental.
Salida saludable de voluntarios con usuarios de la Asociación Pro Salud Mental.
Asampe

A Eva Velázquez, responsable del programa de Voluntariado de la Asociación Aragonesa Pro Salud Mental (Asapme), le resulta difícil explicar con palabras todo lo que el voluntariado aporta a los usuarios con enfermedades mentales. "Sobre todo con el tema del estigma que existe con estas personas. El ver que hay gente que les acompañan, que están con ellos/as, que no juzgan...", comenta.

En la actualidad, Asapme cuenta con un grupo de 27 personas activas –la mayoría mujeres– que participan semanalmente en sus diferentes programas de voluntariado. "Tenemos desde gente muy joven, de 20 años, a mayores a partir de los 65. Y también hay un grupo de voluntarios hombres en la actividad de fútbol, que son fieles y gestionan todo solos", detalla Velázquez, que advierte del despertar de una corriente solidaria en época de pandemia. "Se ha duplicado el número de solicitudes de voluntariado en salud mental", constata.

Esta responsable de dicha asociación destaca el programa de salidas saludables, en el que el voluntariado no solo participa en el paseo, sino que lo diseña y prepara. "No es que sea la más importante, pero esta actividad lo que tiene de característico es que hay una comisión que organiza las salidas. Es un domingo al mes por la mañana en el que caminan una hora y media; las voluntarias se preparan el recorrido con sus explicaciones de historia, etc. Para las personas con trastorno mental es todo un reto: levantarse pronto, la obligación de arreglarse, estar con otra gente... También se apuntan personas asociadas que no tienen por qué tener una enfermedad y está abierta a la sociedad en general", explica.

Asimismo, Eva Velázquez se refiere al proyecto de voluntariado europeo. El primer año acogieron durante un mes a cuatro jóvenes de Italia y Hungría y lo quieren repetir en 2022. «Que haya personas de otros países que les cuentan otro día a día, sus vidas, sus problemas... quieras que no les va abriendo su mundo».

Por otro lado, de lunes a viernes realizan actividades de inglés, arteterapia, teatro, informática, de promoción de la igualdad, de debates e incluso tienen un huerto. "La acogida es muy buena y la función de acompañamiento del voluntariado es esencial", concluye.

AECC Zaragoza: "Hacemos rutas para fomentar estilos de vida saludables"
Cristina Sarregui, coordinadora de Voluntariado de AECC Zaragoza.
Cristina Sarregui, coordinadora de Voluntariado de AECC Zaragoza.
Aecc Zaragoza

Organizaron varias el verano pasado y ahora la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) Zaragoza vuelve a retomar este mes su programa de prevención 'rutas saludables' ante la buena acogida que tuvieron. En concreto tendrán lugar los próximos 22 y 29 de noviembre y el 13 de diciembre por Valdefierro-Torrero, el parque Grande José Antonio Labordeta y la Margen Izquierda, respectivamente. Se trata de caminatas aptas para todos los públicos que duran un máximo de hora y media cada una.

"El objetivo principal de esta actividad es fomentar estilos de vida saludables y ampliar la red social de personas que pueden ser tanto pacientes de cáncer como familiares suyos o cualquier otra que esté interesada. Va enfocada a ayudarles en ese autocuidado, en crear un grupo de personas que se sientan apoyadas y acompañadas por otras y que hagan un equipo cuya finalidad sea ese cuidado", indica Cristina Sarregui, coordinadora de Voluntariado de Aecc Zaragoza, que añade que la idea es que estas rutas saludables –en las que suelen participar dos voluntarios/as por paseo– tengan una continuidad todas las semanas.

Para ello, la Asociación tiene abierta en estos momentos una oferta de búsqueda de voluntarios de cara al próximo año. La persona interesada en colaborar tendrá que dinamizar dichas salidas y acompañar a los participantes. "Nos hemos visto en la necesidad de generar un grupo más grande de personas que estén disponibles para dar salida a esas rutas durante todo 2022", explica Cristina Sarregui.

Este es uno de los muchos grupos de voluntariado con los que cuenta Aecc Zaragoza, una organización sin ánimo de lucro de ámbito nacional formada por pacientes de cáncer, familiares, voluntarios, colaboradores y profesionales. Entre ellos figuran proyectos de voluntariado de hospital, de domicilio, de acogida, para prevención y obtención de recursos, de ciencia ("relacionado con el mundo de la investigación y sanitario, donde se hacen talleres que acercan la ciencia a la población y en centros educativos, entre otros", añade la coordinadora) y también administrativo (principalmente, en labores de documentación en su sede).

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión