Aragón
Suscríbete

Comunicado de Pérez Calvo a la militancia: "No llamé a ninguna puerta, ni me abrí hueco a codazos"

El coordinador autonómico de Ciudadanos en Aragón ha enviado un comunicado a la militancia de Ciudadanos tras la dimisión en bloque de los miembros de las tres juntas del partido en Zaragoza.

Daniel Pérez Calvo, coordinador de Cs en Aragón.
Daniel Pérez Calvo, coordinador de Cs en Aragón.
Guillermo Mestre

El Coordinador autonómico de Ciudadanos en Aragón ha emitido este martes un comunicado a la militancia tras la acusación de falta de transparencia que ha llevado a la dimisión en bloque de las tres juntas del partido en Zaragoza y en él asegura que es falso que se haya manipulado la fecha de afiliación al partido y que él la hizo pública.

Dimiten en bloque las direcciones de las tres agrupaciones de Cs en Zaragoza

Las juntas directivas de las tres agrupaciones de Ciudadanos en Zaragoza presentaron de forma mayoritaria su dimisión, entre las que se encuentran la diputada autonómica Susana Gapar; el consejero municipal de Participación Ciudadana en Zaragoza, Javier Rodrigo, y la concejal de Deportes, también en el consistorio zaragozano, Cristina García.

Los dimisionarios alegan falta de transparencia de la dirección y ausencia de respuestas a las "inquietudes" de los afiliados a los que representan.

Dudas relacionadas con la fecha de afiliación al partido del líder autonómico, Daniel Pérez Calvo, con un supuesto sobresueldo de la formación cuando ya era diputado y con una ocultación de información en su declaración de bienes a las Cortes de Aragón, noticias aparecidas hace unos días en un diario digital según recuerda el propio Pérez Calvo en el comunicado interno que ha enviado a los afiliados para dar su versión tras las dimisiones.

Los afiliados de estas tres agrupaciones, que aglutinan según Rodrigo a más del 60 por ciento de los afiliados en Aragón, pidieron explicaciones a la dirección autonómica por cauces "oficiales" y "no recibieron respuesta".

Tanto la diputada como los dos ediles continuarán con sus responsabilidades institucionales en las Cortes de Aragón y en el Ayuntamiento de Zaragoza.

Perez Calvo rechaza de plano a los argumentos

Pérez Calvo, vicesecretario general de Ciudadanos a nivel estatal y responsable de comunicación, ha rechazado de plano las acusaciones sobre falta de transparencia en un comunicado interno enviado a la militancia en el que da una explicación detallada para desmontar estas noticias que, aunque reconoce que no lo acusan abiertamente de "ninguna actuación ilícita", sí que ponen en cuestión su "honestidad" y "comportamiento ético".

Asegura que aunque los dimisionarios alegan una "supuesta falta de explicaciones", estos iban a recibirlas "en teoría y en la práctica" en una reunión ya concertada para este miércoles, 27 de octubre.

Y aunque lamenta que hayan decidido actuar de ese modo, por razones que asegura que se le escapan, insiste en mostrar su respeto por los dirigentes que han dimitido.

Recalca el líder de los liberales en Aragón que es falso que se manipulara su fecha de afiliación para poder concurrir en la lista "Unidos y adelante" que lideraba Inés Arrimadas en las primarias y que fue declarado apto para ello por la Comisión de Garantías del partido.

También niega tajantemente que cobrara a la vez de las Cortes de Aragón y de Ciudadanos, "ni un solo día", y defiende su incorporación a la formación naranja, ya que asegura que fue el anterior presidente del partido naranja Albert Rivera, quien le fue a buscar a la empresa de comunicación donde trabajaba para ofrecerle la incorporación.

"Yo no llamé a ninguna puerta ni me abrí hueco a codazos para ocupar un puesto en la lista autonómica de Ciudadanos en Aragón", enfatiza.

Pérez Calvo ha dado todas estas explicaciones, según dice, para "dejar las cosas claras cuando las aguas se agitan, no siempre con intenciones del todo confesables" y expresa que "en ningún caso" va a colaborar, "azuzando la polémica", con quienes "tratan de dañar la imagen de la actual dirección".

Los estatutos del partido marcan que ahora unas gestoras se encargarán de estas agrupaciones hasta que los afiliados elijan a los nuevos responsables de las juntas directivas. 

Comunicado íntegro

Como muchos de vosotros sabéis, estos últimos días he sido protagonista, muy a mi pesar, de una serie de noticias recogidas en varios medios de comunicación, que, sin acusarme abiertamente de ninguna actuación ilícita, sí ponen en cuestión -o eso al menos puede desprenderse de las mismas- mi honestidad y mi comportamiento ético en determinados aspectos de mi relación con Ciudadanos.

No voy a entrar en este escrito en cuestiones internas, que se remontan a hace casi dos años y quedaron ya suficientemente aclaradas en los órganos correspondientes del partido, sin que se derivaran de ellas ningún tipo de responsabilidad por mi parte. Y no voy a entrar, porque considero el tema zanjado, por más que haya quien intente ponerlo ahora de nuevo en la palestra, como excusa para justificar sus propias decisiones personales. No obstante, estoy como siempre a vuestra disposición para hablar de este tema o cualquier otro.

Quiero, sin embargo, poner el foco en las tres noticias aparecidas hace unos días en un diario digital y que, a raíz de la reciente dimisión de los integrantes de las juntas directivas de las agrupaciones de Zaragoza, han tenido también eco en otros medios locales y autonómico de nuestra comunidad.

Os adelanto que de las tres noticias, la primera y la tercera son falsas en origen y la segunda recoge una de esas verdades a medias, que acaban siendo, sino las peores mentiras, sí las que tratan de hacer el mayor daño posible.

Vayamos pues por partes:

1. Es falso que yo, o cualquier otra persona de la actual dirección de Ciudadanos, haya manipulado mi fecha de afiliación al partido. Esta acusación se cae por su propio peso, dado que yo mismo hice pública en mis redes sociales mi incorporación como militante a Ciudadanos el 25 de junio de 2019. La noticia fue también recogida en diferentes medios de comunicación. Pago mis cuotas y hago mis aportaciones al partido de manera ininterrumpida desde el 1 de julio de ese año y la única vez que se ha intervenido en mi ficha para efectuar algún cambio ha sido para poner la tilde al apellido Pérez, que aparecía sin ella. No ha habido ninguna otra alteración.

Desconozco si en el momento de convocar las primarias para elegir al nuevo comité ejecutivo del partido surgió algún tipo de duda sobre si habían transcurrido ya los seis meses preceptivos desde mi afiliación para poder formar parte de la candidatura “Unidos y adelante”, según se tomara como referencia la fecha de convocatoria de la asamblea extraordinaria, 30 de noviembre de 2019, o bien la de la convocatoria del proceso de primarias, el 13 de enero de 2020. Lo que sí sé y así consta en toda la documentación relativa a ese proceso es que el Comité de Garantías, organismo que actúa de manera autónoma e independiente del partido, me declaró APTO para poder incluirme en la citada lista, en los últimos puestos por cierto. Hago esta observación, porque hay incluso quien ha tratado de justificar la supuesta manipulación de las fechas en el “tirón” que mi nombre podía tener entre los afiliados. Seamos serios: yo era un desconocido para la militancia -ni siquiera era aún el portavoz orgánico en Aragón- si se compara mi relevancia y notoriedad de entonces con la de personas como Edmundo Bal, Sara Giménez o José Ramon Bauzá, que tuvieron que esperar un tiempo para entrar en la nueva ejecutiva, sin que ello les impidiera hacer campaña en favor de la candidatura. ¿Qué problema habría habido en mi caso para seguir el mismo procedimiento? ¿No pensáis que, puestos a falsear fechas y conseguir personas de relumbrón para tirar de la lista, habría tenido más sentido “maquillar” la fecha de incorporación de alguno de ellos y no la mía?

Ni se hizo en ese caso, ni se hizo en el mío. Todos sabemos que el hecho de que mi nombre apareciera o no en la lista inicial no influía para nada en el resultado final de unas primarias en las que la candidatura “Unidos y adelante” arrasó en porcentaje de voto frente a la candidatura rival.

Puede entonces que os preguntéis, cuál puede ser, si es que lo hay, el origen de este infundio o, siendo mas benévolo, confusión. Y el caso es que a mí sólo se me ocurre encontrar una respuesta en la existencia de otra fecha solapada con la anterior, 19 de febrero de 2019, que me vincula de lleno a Ciudadanos, por razones distintas a las de mi afiliación y que tiene que ver con el segundo punto de esta exposición.

2. En esa fecha yo empecé a trabajar en Ciudadanos, contratado por el partido como asesor, para volcarme de lleno en el desarrollo y expansión de nuestro proyecto liberal en Aragón, sin tener siquiera la certeza en ese momento de si lograría superar la convocatoria de primarias, prevista para los primeros días de marzo, y ser finalmente el candidato a la Presidencia del Gobierno de Aragón.

En este punto quiero ser meridianamente claro, para que cada cual saque sus propias conclusiones. Yo no llamé a ninguna puerta, ni me abrí hueco a codazos para ocupar un puesto en la lista autonómica de Ciudadanos en Aragón. A mí, la anterior dirección del partido, siendo presidente Albert Rivera y secretario de Organización, Francisco Hervías, vino a buscarme a la empresa donde yo trabajaba desde hacía casi 30 años para ofrecerme la incorporación a un proyecto político, que me ilusionó en aquel momento y que hoy me ilusiona todavía más si cabe, a pesar de los pesares.

Por razones obvias, para poder dar el paso, tenía que dejar mi empleo, sabiendo que en el mejor escenario posible estaba renunciando a la mitad de mis ingresos. Se añadía además la circunstancia de que, de manera voluntaria, renuncié desde el primer momento a cualquier tipo de excedencia, al entender que éticamente no resultaba compatible mantener vínculos de ningún tipo con un medio de comunicación, desde el ejercicio de una responsabilidad política.

Para sortear este inconveniente, poder trabajar a pleno rendimiento -incluso en la sede del partido, como centro de trabajo- y tener una cobertura salarial hasta mi incorporación a las Cortes como diputado, fuera o no el candidato, se acordó con aquella dirección un contrato laboral que se extendió desde el 19 de febrero de 2019, hasta el 19 de junio de ese mismo año, es decir, hasta un día antes de recoger mi acta de diputado y pasar a percibir la retribución correspondiente de la Cortes de Aragón. Ni un solo día, ni uno, estuve cobrando a la vez del partido y de la institución.

Debo añadir por último que las condiciones económicas fueron las acordadas y guardo pruebas documentales, a disposición de quien me las pida, de que la cantidad a percibir nunca fue un condicionante, por lo que me parece del todo injusto y mal intencionado que pueda decirse como se ha dicho que yo exigí un sueldo para encabezar la lista de Ciudadanos, entre otras cosas, porque cuando yo dejé mi empresa y me incorporé al proyecto, ni siquiera se habían celebrado las primarias. En cualquier caso, como he dicho que en este punto cada cual debía sacar sus conclusiones, yo invito a quien, desde dentro del partido, o ya desde fuera, insinúe o me acuse de haber buscado algún beneficio económico al incorporarme a Ciudadanos, que muestre su última nómina antes de entrar en política; yo estaré encantado de mostrar la mía.

3. El tercer y último punto hace referencia a otro intento de difamación que resulta especialmente fácil de desmontar. Jamás he ocultado información en mi declaración de bienes a las Cortes de Argón y he respetado escrupulosamente lo dispuesto en el reglamento sobre este asunto. Digo que es sencillo de desactivar o desmentir, porque dispongo de un informe de los servicios jurídicos de las Cortes que así lo confirman y que, cómo no, pongo también a disposición de quien quiera acceder a él.

En todo caso, si de algo he pecado, es de exceso de información, ya que, sin estar obligado a ello, en mayo de este mismo año actualicé mi información para dejar constancia de un cambio en mi situación personal, al ser nombrado vicesecretario general del partido, sin que las indemnizaciones que se perciben por ejercer el cargo puedan considerarse una actividad económica propiamente dicha o un desempeño laboral, incompatible con la dedicación exclusiva como diputado autonómico y portavoz del grupo parlamentario.

Como os digo, el informe que solicité a los servicios jurídicos de Cortes es claro, está a vuestra disposición y concluye señalando que:

“Ni el reglamento de las Cortes de Aragón, ni la Ley Electoral de Aragón (artículo 5 quáter) obligan a que un diputado deba actualizar de forma constante su declaración de bienes, indicando las cantidades que percibe en cada momento por estos conceptos variables. Lo que resulta esencialmente relevante en esta regulación es, por un lado, permitir la supervisión adecuada por parte de la institución del respeto constante al régimen de incompatibilidades (las actividades que se declaran y si por ellas se percibe algún tipo de retribución) y, por otro, conseguir información adecuada a la evolución de la actividad y patrimonio (globalmente considerado) de cada diputado durante su mandato, con las declaraciones de inicio y fin del mismo, basadas en ambos casos en la declaración de IRPF del ejercicio anterior a su presentación”. Llamo la atención en relación a esto último, porque el ejercicio de IRPF anterior al que haría referencia el dictamen sería el de 2018, por lo que tampoco tenía por qué incluir, tal y como alguno ha reclamado, la retribución recibida desde Ciudadanos durante los cuatro meses que trabajé a sueldo para el partido.

Hasta aquí la exposición de lo quería decir. Siento la extensión del documento, pero creo que siempre es bueno dejar las cosas claras, cuando las aguas se agitan, no siempre con intenciones del todo confesables. Si aún así hay algún otro aspecto en el que queráis ahondar o ampliar las explicaciones, estoy como siempre a vuestra disposición.

Tened en cuenta, eso sí, que esta batalla la estoy librando con un brazo atado a la espalda, porque en ningún caso voy a colaborar, azuzando la polémica, con quienes tratan de dañar la imagen de la actual dirección del partido y liquidar nuestro partido, mediante técnicas difamatorias, que, no por ser desconocidas, resultan menos reprobables.

Voy a seguir centrado como hasta ahora en trabajar a fondo por nuestra alternativa liberal, tan necesaria para Aragón y para España, tratando de no distraerme con insidias y difamaciones, que solo buscan desestabilizar.

Cuento en esta tarea con vuestra colaboración. También con la de los compañeros, que haciendo uso de una libertad que yo respeto, han decidido dejar sus puestos en las juntas directivas de las agrupaciones, justificando su decisión en una supuesta falta de explicaciones, que en teoría y en la práctica iban a recibir en una reunión que teníamos ya concertada para este miércoles, 27. Por la razón que sea y que a mi se me escapa han preferido actuar del modo en que lo han hecho -no me cansaré de decir que tienen todo mi respeto- antes de poder compartir con ellos la información que ahora comparto con todos vosotros a través de este comunicado.

Todos los órganos de la dirección del partido en Aragón -comité autonómico, provinciales y local de Zaragoza- funcionan con absoluta normalidad y muy pronto os daremos a conocer los nombres de las personas que se harán cargo de la gestión de las tres agrupaciones, hasta que, siguiendo las directrices que marca nuestros estatutos, los afiliados elijamos a los nuevos responsables al frente de las juntas directivas.

Un saludo y gracias por vuestra atención, liberales.

Daniel Pérez Calvo, Coordinador autonómico de Ciudadanos en Aragón

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión