Aragón
Suscríbete

Tercer Milenio

Entrevista

Pilar Utrilla: "Como en la prehistoria, tenemos empatía y sentido de grupo"

Nació en Graus (Huesca) en 1951. En su paso a catedrática emérita de Prehistoria de la Universidad de Zaragoza, va de homenaje en homenaje.

Pilar Utrilla, en su despacho de la Facultad de Filosofía y Letras.
Pilar Utrilla, en su despacho de la Facultad de Filosofía y Letras.
Toni Galán

Acaba de jubilarse, pero me recibe en su despacho de la facultad.

Pedí ser emérita y me lo concedieron, que ahora está muy duro. Son dos años renovables otros dos –si me porto bien– y luego se puede seguir como colaborador. Ahora me podré dedicar a lo que más me gusta: investigar y dar clase de arte. Se emérito es quedarte con lo mejor del trabajo, quitarte de en medio toda la burocracia y ponerte tú los horarios.

Así que de retirarse, nada.

Mientras tenga la cabeza viable, pienso seguir investigando. Es lo que más me gusta, pero también ir a por setas –que es lo que hice en el puente del Pilar– o viajar. Este verano me he quedado sin viaje.

¿Por qué?

Íbamos a ir a la isla de La Palma. Salíamos hacia allí un miércoles y el volcán entró en erupción el domingo anterior. Dudamos, pero al final no nos pareció bien ir de turistas cuando la gente estaba perdiendo sus casas. Ya iré, en cuanto pueda, porque hay un arte rupestre de petroglifos con idénticos motivos decorativos que el arte megalítico de Bretaña e Irlanda.

Mientras tanto, ¿tiene mucha actividad por delante?

Un congreso de magdaleniense en Jaén en noviembre y, al mes siguiente, el Congreso de Arqueología y Patrimonio Aragonés, que me lo dedican y estoy preparando la conferencia inaugural.

Hará balance de toda una carrera dedicada a la prehistoria.

Estoy buscando fotos de los distintos equipos, las personas son muy importantes. Hablaré de 45 años de prehistoria aragonesa o, más bien, del valle del Ebro, incluyendo también Navarra, La Rioja y parte de Soria. Antes había un vacío absoluto en paleolítico que ha ido llenando el trabajo del grupo de Primeros Pobladores y Patrimonio Arqueológico del Valle del Ebro que he dirigido. Hemos excavado 30 yacimientos. Al comienzo me interesé por la cultura material, lítica y ósea, pero luego quise ir más allá de lo evidente; y solo a través del arte llegas a la vida espiritual y las creencias de aquellas personas.

El mayor disgusto sería la destrucción de la cueva de Chaves.

La pala se llevó todo el neolítico cuando solo habíamos excavado la décima parte. Era un poblado neolítico entero dentro de la cueva. Ahora está como una pista de baile, llana, lisa, nivelada.

La vida de una arqueóloga es mucho buscar, encontrar a veces, interpretar...

Sí, de Indiana Jones, nada. Pero hay momentos en que, tras mucho tiempo buscando, encuentras cosas que te llenan y te dan una alegría muy grande. Como cuando nos dimos cuenta de que en los bloques hallados en la cueva de Abauntz (Navarra) teníamos realmente un mapa que representaba la montaña, el río, los animales... Pero no hace falta que sea algo tan espectacular como el mosaico romano maravilloso que encontró este verano Paula Uribe en Artieda; hasta hallar un pequeño buril de sílex nos hace ilusión porque es el fósil director, que nos dice que es un yacimiento paleolítico.

Entre esos antepasados que manejaban ese buril y nosotros hay miles de años. ¿Qué nos une a ellos y qué nos separa?

Nos une que somos humanos, que viven en un grupo social que, desde que se descubrió el fuego, está cohesionado en torno a la unidad familiar, de tribu, social. Tenemos nuestras disputas, pero también sentido de cohesión, de grupo, trabajo en equipo y empatía. No somos muy diferentes de nuestros antepasados paleolíticos.

Si un día se pierde nuestra huella digital, ¿cómo nos estudiarán en el futuro?

Siempre nos quedará la arqueología. Fósiles directores como el boli Bic o la botella de Coca-Cola nos dirán en qué época estamos.

Cada vez somos más en el club de la cana. ¿Por qué cree que se ha puesto de moda?

Porque es bonito, cómodo, luminoso, natural. Yo tengo canas desde los 14 años y a los 50 decidí dejarme el pelo blanco, níveo, cuando no se estilaba nada.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión