Aragón
Suscríbete

Economía

¿Pagaremos el pan o un café con bitcoins?

Algunos negocios, aún pocos, aceptan las criptomonedas como forma de pago. Y muchos otros las admiten sin saberlo.

Jesús Lorente, socio de Seico Consultores, uno de los pocos negocios en España que ofrece el pago con criptomonedas.
Jesús Lorente, socio de Seico Consultores, uno de los pocos negocios en España que ofrece el pago con criptomonedas.
Toni Galán

Una barra de pan vale alrededor de 0,000015 bitcoins. Y un café con leche en el bar de la esquina, unos 0,000024. Pero a pesar de lo atractivo de los precios, pocas personas desembolsan criptomonedas -al menos por ahora- para comprar productos tan baratos, pese a que la transacción puede ser tan sencilla como leer un código QR o 'hacer un Bizum', esa práctica desconocida hace solo un puñado de años y que ahora es un gesto habitual para 17 millones de españoles.

Pero, ¿llegaremos a manejarnos en el pequeño comercio con criptomonedas como lo hacemos con la tarjeta de crédito? "Falta tiempo hasta que veamos algo así, aunque en realidad es tan sencillo como que la tienda facilite al cliente el código de su billetera, que ejecutará la orden de venta y le hará la contabilidad en el mismo momento", resume David Bellido, experto zaragozano en el sector que ahora trabaja en un proyecto en la ciudad de Barcelona.

La clave para que se extienda el sistema, opina el aragonés, radica en que "la gente pierda el miedo a entrar en él, igual que ha ido ocurriendo con otras tecnologías", pero también depende de que "las criptomonedas se vayan estableciendo y el mercado sea menos volátil". "Para que se estandaricen los pagos hace falta que la gente sea curiosa y quiera aprender, pero la propia naturaleza de las criptomonedas, que aún resulta compleja para una gran mayoría, juega en su contra", resume.

Uno de los pocos negocios de Aragón que admite el pago con criptomonedas es Seico Consultores (paseo de Sagasta, 2), que asumió esta novedad como algo natural después de ofrecer, entre otros servicios, asesoría fiscal para los tenedores de monedas virtuales. "Desde que lo implantamos ya han pagado de este modo medio centenar de clientes", cuenta Jesús Lorente, socio de la empresa, quien encuentra el método "tan sencillo como cualquier otro".

"Muchos negocios ya cobran en bitcoins y en otras criptomonedas y ni siquiera lo saben"

También lo ve práctico para los pequeños pagos del día a día. "Es exactamente igual que cobrar en euros o en otra divisa. Y, de hecho, ya se puede pagar en criptomonedas y que estas se 'traduzcan' automáticamente en euros, es decir, que el propietario no llegue a ver la criptomoneda. Muchos negocios cobran en bitcoins y en otras criptomonedas y ni siquiera lo saben", indica Lorente al tiempo que muestra una tarjeta VISA de débito y otra de prepago asociadas a sus billeteras digitales. "La pasas por el datáfono y hace el cambio de forma automática". 

Para el economista, las transacciones con Bitcoin, el Ethereum o el Dogecoin en el pequeño comercio  "van a ir calando poco a poco", sobre todo cuando se eliminen las comisiones en los micropagos y la gente pierda el miedo. "El ejemplo de Bizum es el mejor. En muy poco tiempo, algo que era novedoso e ininteligible para muchos se ha convertido en una de las aplicaciones más extendidas y usadas. Poco a poco el manejo del Bitcoin se va haciendo más intuitivo, eso ayudará, sin lugar a dudas". 

Además, cobrar tus productos o servicios en una moneda intangible no difiere, en términos fiscales, de hacerlo con dinero plástico o en efectivo. "Es una moneda, una divisa más. A nivel de impuestos, el bitcoin o cualquier otra criptomoneda solo afecta en gran medida a quienes los venden y sacan un beneficio".

"La entrada de Facebook acelerará el proceso"

En Zaragoza no solo se pueden contratar servicios de asesoría. Las 'criptos' también permiten adquirir camisetas, tazas y distinto merchandising en la tienda Bitbase de la calle de San Ignacio de Loyola, 9. El establecimiento fue el primer minibanco de criptomonedas en establecerse en la Comunidad y, conocedor de su público, introdujo el formato de pago para los productos físicos.

A Quique Maza, encargado del negocio, no le cabe duda de que de aquí a un tiempo se extenderán los 'microcriptopagos'. "Se van a acabar extendiendo más pronto que tarde, sobre todo en cuanto la tecnología dé un paso más. Aunque lo cierto es que el gran empujón puede ser la entrada de Facebook. La red social, en la que están presentes miles de millones de personas, va a poner una 'wallet' a disposición de cada usuario. Eso acelerará el proceso, será un gran apoyo".

Cómo funciona

En toda España hay poco más de 150 negocios que admiten actualmente el pago con criptomonedas, aunque también hay establecimientos temáticos que hacen gala de ello, como el 'Bitcoin Café' de Vigo. En todas estas empresas el sistema de cobro es similar: el vendedor facilita un código que, el cliente o bien escanea con el móvil o lo teclea en una aplicación. Tras comprobar la cantidad que marca, como si fuese un datáfono, el consumidor da permiso desde su celular y completa la transacción. La cifra, sea cual sea, se refleja en euros, la moneda de curso legal en el país.

La criptomoneda también va ganando peso en los grandes negocios, como en el sector inmobiliario de lujo. En España se venden una treintena de propiedades de alto standing, operaciones en las que se admiten las divisas virtuales. "En Madeira se vendió hace poco una mansión de dos millones de euros, pero que al comprador, en función de cuándo adquiriese esa criptomoneda, le habrá costado unos 26.000 euros", apunta Bellido a modo de anécdota.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión