Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Heraldo del Campo

investigación

Un test que evita falsos positivos en el porcino

El CITA participa en la creación de una prueba pionera para diagnosticar la brucelosis porcina, que ya ha sido registrada en la Agencia Europea del Medicamento.

La detección de brucelosis en los animales obliga a su sacrificio, ya que puede transmitirse al humano.
La detección de brucelosis en los animales obliga a su sacrificio, ya que puede transmitirse al humano.
CITA

La brucelosis es una enfermedad causada por distintas especies de bacterias del género brucella que afecta la reproducción de vacas, cabras, ovejas o cerdos. Es de declaración obligatoria para los ganaderos porque se trata de una zoonosis, es decir, que puede transmitirse a los humanos, a los que provoca la conocida como fiebre de Malta.

Para su detección la herramienta clave es el diagnóstico serológico, pero los métodos actuales desarrollados y aprobados fundamentalmente para ganado llevan a error. De hecho, en el 15% de las pruebas que se realizan se detectan falsos positivos que provocan elevadas pérdidas económicas en las explotaciones, ya que la detección de brucelosis obliga a sacrificar a todos los animales presuntamente infectados, que, para más daño, frecuentemente suelen ser reproductores de alto valor genético.

Esta situación podría dar un giro total gracias a la creación de un test pionero para el diagnóstico sin falsos positivos de la brucelosis porcina. La prueba, de aplicación intradérmica, desarrollada por la empresa Aquilón, spin off de la Universidad de León y que ya ha sido registrada ante la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), lleva sello aragonés, ya que parte de las investigaciones realizadas por los doctores José María Blasco y Pilar Muñoz, del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) y de Ignacio Moriyón y Raquel Conde, de la Universidad de Navarra.

Explican desde el CITA que el producto se obtiene a partir de una cepa tipo de la bacteria Brucella abortus, modificada genéticamente para que no provoque las reacciones cruzadas que generan los falsos positivos en las pruebas diagnósticas de la brucelosis porcina disponibles hasta ahora.

"En caso de aprobarse se trataría del primer test diagnóstico de brucelosis porcina libre del riesgo de falsos positivos disponible a nivel mundial", matiza el centro de investigación.

Aquilón licenció la tecnología de la Universidad de Navarra y del CITA en 2015. Desde entonces, ha invertido cerca de un millón de euros en su desarrollo e industrialización hasta completar la documentación necesaria para realizar el registro.

Dado que se trata de un producto inmunológico complejo dirigido a una enfermedad de declaración obligatoria, en su desarrollo ha sido fundamental el diálogo y el apoyo constante de las agencias española y europea del medicamento, así como el asesoramiento científico y técnico de los equipos de investigación sobre brucelosis de la Universidad de Navarra y del CITA de Aragón, explican los impulsores.

"El producto de Aquilón satisface una gran necesidad en el diagnóstico de la brucelosis porcina", señala José María Blasco, especialista en brucelosis reconocido a nivel mundial e investigador ‘ad honorem’ del CITA, que confía en que la prueba pronto verá reconocido su interés por parte de la Organización Mundial de la Sanidad Animal (OIE).

El director de Aquilón, Luis Ruiz Ávila, insiste en que el proyecto es un "claro ejemplo de cómo la generación de conocimiento en entornos académicos puede llevarse hasta el mercado" gracias a la estrecha colaboración con empresas pequeñas, de perfil spin-off, capaces de conseguir grandes hitos con equipos reducidos y enfocados, y con el apoyo de proveedores clave.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión