Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Heraldo del Campo

enoturismo

Crear tu propio vino o convertirte en enólogo por un día ya es posible en algunas bodegas aragonesas

Entre otras, en Bodegas San Alejandro, en Miedes de Aragón, o en Bodegas Sers, en Cofita, los visitantes pueden conocer cómo se elabora el vino e incluso crearlo.

En una de las actividades, los visitantes prueban y deciden cómo mezclar los caldos para elaborar su vino.
En una de las actividades, los visitantes prueban y deciden cómo mezclar los caldos para elaborar su vino.
Bodegas San Alejandro

A pesar de que la pandemia de covid asestó en 2020 un fuerte golpe a las principales propuestas enoturísticas, puesto que el año pasado, según el informe del Observatorio Turístico Rutas del Vino de España de la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin), las rutas del vino de Aragón sufrieron un desplome del 72,1% en el número de visitantes, al igual que lo sintieron en el resto de regiones; las bodegas saben que el enoturismo sigue siendo una opción "cada vez más refrendada y reconocida", como apuntan desde Acevin, y que ofrecer actividades diferenciadoras atrae a los visitantes.

Es el caso de Bodegas San Alejandro, situada en la localidad zaragozana de Miedes de Aragón, que propone a sus visitantes convertirse en ‘enólogos por un día’. "Por equipos, los visitantes compiten por crear, mezclando las muestras que les ofrecemos, el mejor vino", cuenta Yolanda Díaz, gerente de esta bodega de la D. O. Calatayud. "Van mezclando y probando, y entre todos deciden qué vino presentar a la persona que dirige la actividad, que, por lo general, es uno de nuestros enólogos", añade.

Antes, los visitantes habrán puesto a prueba sus sentidos para elegir al capitán del equipo. "En una fase previa proponemos a los visitantes que jueguen a adivinar, por ejemplo, de qué sabor es un caramelo o descubrir si beben vino blanco o tinto. Todo ello sin contar con la vista ni con el olfato", explica Díaz. "Y todo suelen ser risas porque, aunque nos parezca mentira, no es tan fácil descubrirlo".

La actividad, que tiene un precio de 20 euros por persona, termina con la presentación de cada equipo de su vino elaborado. "Y es que, además de hacer su vino, deben venderlo, echarle literatura eligiendo un nombre y explicando a quién y para qué estaría destinado. El equipo vencedor se lleva una botellita con la elaboración inédita como recuerdo", indica la gerente de la bodega.

Proceso de elaboración

Bodegas Sers, por su parte, propone a sus visitantes "crear su propio vino". Esta bodega familiar, situada en la localidad oscense de Cofita, que pertenece a la D. O. Somontano, ofrece esta actividad "como un juego". "La actividad consiste en probar los vinos recién sacados de los depósitos, antes de embotellarlos o pasarlos a barrica", detalla Pablo Canales, uno de los responsables de la bodega. "Al final -añade-, siempre estamos acostumbrados a ver el vino terminado y aquí se puede ver cómo es el proceso, cómo queda el vino al sacarlo del depósito".

Y es que nada tiene que ver con el que vemos y saboreamos al abrir una botella. "Tiene un color muy potente, un color que pierde cuando se filtra. Al igual que el olor, puede tener un cierto aroma láctico. La realidad es que es muy distinto de cómo sale el vino del depósito a cómo va evolucionando hasta que llega en la botella", explica Canales.

Esta actividad, que suele estar incluida durante los meses de diciembre a febrero en las visitas a la bodega que incluyen una cata de vinos, tiene un precio de 12 euros. "Se suele realizar en esos meses porque solo en ese periodo es el tiempo en el que se pueden ya sacar los vinos de los depósitos. Al final, hay que respetar los ciclos y, por eso, esta actividad se organiza alrededor de estos meses de invierno", indica Canales.

"Los que ya han podido realizar esta actividad quedan muy sorprendidos con los olores, sabores y colores del vino. Ven el gran trabajo que hay detrás de un buen vino y todos lo valoran muchísimo", asegura Canales. Y es que, en la actividad, los visitantes pueden ver también las diferencias con el vino que terminará siendo. "Enseñamos el vino recién sacado del depósito y el vino ya listo en botella. Todo el mundo queda asombrado", insiste. Así, el valor de la actividad es ver el trabajo y "conocer cómo es un vino en proceso de ser un buen vino".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión