Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

rutas por aragón

Grandes descubrimientos de dinosaurios en Aragón: ruta por los pueblos jurásicos

Las provincias de Zaragoza, Huesca y Teruel conservan el rastro de los dinosaurios en diferentes yacimientos y enclaves de interés para el turismo.

Huella de dinosaurio en El Castellar.
Huella de dinosaurio en El Castellar.
Laura Uranga

El interés que despierta una temática como los dinosaurios en el mundo es envidiable. A nivel turístico el seguimiento de las huellas de estos seres es un gran atractivo, para los trabajadores del cine un tema recurrente del que escribir guiones y, en la comunidad científica, todo nuevo descubrimiento es celebrado con emoción, como el gigante volador descrito como un dragón hallado en Australia hace unos pocos días... En este contexto, Aragón es un territorio privilegiado. 

Las provincias de Zaragoza, Huesca y Teruel reúnen varios pedazos de historia relacionados con los dinosaurios. Enclaves, muy visitados y promocionados, que conforman una ruta a lo largo y ancho de la Comunidad para disfrutar y conocer las características y curiosidades de estos seres que habitaron sobre nuestro suelo. Por su parte, Teruel cuenta con uno de los parques temáticos con más caché del continente: Dinópolis, punto neurálgico del mundo jurásico aragonés.

El Castellar, la mayor extensión de huellas jurásicas de Aragón

Con casi 1.200 huellas extendidas en su yacimiento, el pueblo turolense conserva el mayor número de icnitas del territorio aragonés. La línea temporal de este lugar se ubica en el paso del Jurásico al Cretácico, fosilizada en los pies de estogosaurios y megalosaurios. En la misma localidad, el Camino El Berzal nos descubre otro yacimiento con huellas de saurópodos -populares por la longitud de su cuellos- y tres huellas tridáctilas reconocidas pertenecientes a un terópodo. 

El Castellar, pueblo proclamado como el más paleontológico de Europa, invita a pasear por sus calles en un Dinopaseo, con réplicas de fósiles y huellas, y por la Ruta del Dinosaurio, de unos 2,3 kilómetros, que los dos yacimientos y expone restos de huesos de los dinosaurios. 

Galve, dinosaurios a tamaño real

El yacimiento de Las Cerradicas, a las puertas de la localidad, reúne una muestra de restos de saurópodos y huellas de ornitópodos, las más antiguas y pequeñas del mundo, que dan cuenta de que estos dinosaurios empezaron a andar en cuadrupedia al inicio del Cretácico. La localidad cuenta además con otro yacimiento, el de Corrales del Pelejón, que cuenta con huellas de dinosaurios terópodos y fitófagos de tipo ornitópodo.

Como subsede de Dinópolis -Legendark-, Galve cuenta con un centro de interpretación en el que se puede visitar a una familia de Aragosaurus en tamaño real que vivió hace 125 millones de años. También, se puede observar una reproducción de un nido de huevos con crías de dinosaurio.

El yacimiento de Arén, el primero de España

Pionero en el país, el yacimiento ribagorzano de Arén (Huesca) puso la primera piedra de huellas fosilizadas con el rastro de los conocidos dinosaurios como ‘picos de pato’, los hadrosauridos. También podemos encontrar caparazones de tortugas y dientes de cocodrilo del Cretácico Superior. Para llegar al yacimiento desde la localidad debemos pasear por la Ruta de las Icnitas. Una pasarela de madera lleva a los diferentes balcones donde observar los restos .

Abenfigo y Castellote, una muestra de convivencia sauria

Para conocer cómo dinosaurios y mamíferos convivieron hace 125 millones de años debemos desplazarnos hasta Castellote, en la subsede Bosque Pétreo de Dinópolis. También, podremos observar las particularidades de un bosque carbonífero y otros misterios de aquella etapa en la Tierra. En el mismo término municipal, Abenfigo conserva un yacimiento de huellas pertenecientes al Cretácico Superior. En esta etapa, se documenta que Abenfigo fue una larga playa en la que los dinosaurios se desplazaban pisando las algas y dejando fosilizadas las icnitas.

De Ariño a Ababuj, otros pueblos de la ruta jurásica aragonesa

La localidad turolense de Ariño reúne una muestra de huellas del Cretácico Inferior, correspondientes a saurópodos y huellas tridáctilas de ornitópodos. Además de este yacimiento, el centro de interpretación Valcaria -subsede de Dinópolis- ofrece una muestra de maquetas de la fauna y la flora que acompañaba a los dinosaurios hace millones de años. La nota audiovisual la pone el desarrollo de los trabajos paleontológicos del yacimiento de la mina ‘Santa María’. Excavaciones que han permitido recuperar más 7.000 fósiles de 7.000 del periodo Albiense.

Los datos sobre la flora han permitido hacer el descubrimiento
Los datos sobre la flora han permitido hacer el descubrimiento

También en Teruel, en el pueblo de Ababuj los paleontólogos de Dinópolis han reconocido más de 75 huellas de dinosaurio, de tres tipos: ovalado, en forma de media luna y tridáctilas. Huellas, restos de dinosaurios y centros de interpretación que podemos encontrar en otras localidades aragonesas como Miravete de la Sierra y más subsedes de Dinópolis como las de Peñarroya de Tastavins, Rubielos de Mora, Albarracín o Riodeva.

Descubre más rutas turísticas por Aragón.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión