Especiales

Dónde ver huellas de dinosaurios en Aragón

En Aragón existen multitud de yacimientos en los que podemos ver las huellas de los dinosaurios que vivieron en el territorio hace millones de años.

Aragón es un territorio privilegiado para los amantes de los dinosaurios, con diversos enclaves donde tener ante nuestros ojos las huellas de los lugares que pisaron estos colosos hace millones de años.

1. El Castellar

Yacimiento de icnitas de El Castellar, en Teruel.
Yacimiento de icnitas de El Castellar, en Teruel.
Luis Alcalá-Fundación Dinópolis

Este yacimiento presenta la mayor concentración de icnitas de Aragón, con más de 330 huellas en el tramo principal y unas 800 a lo largo de todo el yacimiento. Pertenece al tránsito del Jurásico-Cretácico. Uno de los rastros se extiende a lo largo de 23 metros y está formado por pies ovalados longitudinalmente en los que se distinguen tres dedos cortos y manos en forma de media luna, que corresponden a estogosaurios, y es uno de los escasos rastros de este dinosaurio reconocidos en el mundo. También aparecen ocho huellas de un gran dinosaurio carnívoro, un megalosaurio probablemente. Dentro del complejo se ha instalado material expositivo para ayudar a la interpretación del espacio y existen unas réplicas a tamaño real que pueden tocarse. 

Recreación de un estegosaurus, cuyas huellas pueden verse en el yacimiento de El Castellar.
Recreación de un estegosaurus, cuyas huellas pueden verse en el yacimiento de El Castellar.
Wikipedia

2. Camino El Berzal (El Castellar)

Icnitas en el yacimiento de Camino El Berzal, en El Castellar.
Icnitas en el yacimiento de Camino El Berzal, en El Castellar.
Luis Alcalá-Fundación Dinópolis

El yacimiento reúne una treintena de icnitas que probablemente pertenecen a saurópodos (dinosaurios de enormes proporciones, reconocidos popularmente sobre todo por su larguísimo cuello), aunque podrían incluir algún otro tipo de dinosaurio cuadrúpedo. Los paleontólogos han reconocido también el rastro de un terópodo con tres huellas tridáctilas.

Dibujo de un terópodo, con tres dedos en cada extremidad.
Dibujo de un terópodo, con tres dedos en cada extremidad.
Nobu Tamura

Esta pequeña localidad turolense cuenta también en sus calles con un Dinopaseo, con réplicas de fósiles e icnitas, y acaba de inaugurar la Ruta del Dinosaurio, de 2,3 km, que lleva desde el yacimiento del Camino El Berzal al de San Cristobal, donde se conservan restos de huesos de dinosaurios. Por todo esto, El Castellar se ha proclamado el pueblo más paleontológico de Europa.

3. Las Cerradicas (Galve)

El contorno de las huellas fósiles de dinosaurio de Las Cerradicas, marcado con líneas blancas y negras.
El contorno de las huellas fósiles de dinosaurio de Las Cerradicas, marcado con líneas blancas y negras.
J. E.

En este yacimiento que se encuentra a la entrada de Galve, se han documentado más de 150 icnitas. Varios rastros muestran huellas tridáctilas que debieron de ser producidas por ornitópodos (dinosaurios de pequeño tamaño, con una cola rígida y probablemente muy rápidos). En el conjunto paleontológico se han encontrado igualmente diversos rastros atribuidos a pequeños saurópodos; se trata de pares de huellas compuestos por una marca grande subredondeada (atribuida al pie) y otra pequeña con forma de media luna (perteneciente a la mano). Este yacimiento tiene también gran relevancia porque cuenta con huellas de iguanodóntilos (ornitópodos) que son las icnitas de cuadrúpedos más antiguas y más pequeñas encontradas en el mundo, lo que demuestra que estos dinosaurios comenzaron a andar a cuatro patas al inicio del Cretácico, hace 130 millones de años. Es uno de los 11 yacimientos de icnitas de la península Ibérica que optan a ser reconocidos como Patrimonio de la Humanidad.

Recreación a tamaño real de una familia de Aragosaurus, un saurópodo único en el mundo, en el centro Legend Park de Galve.
Recreación a tamaño real de una familia de Aragosaurus, un saurópodo único en el mundo, en el centro Legen Park de Galve.
Fundación Dinópolis

El yacimiento cuenta con una estructura que lo cubre para protegerlo de la intemperie, ofreciendo mayor comodidad al visitante al estar a cubierto del sol o de inclemencias meteorológicas. Esta localidad en la que se ha encontrado una gran cantidad de restos de dinosaurios es una de las subsedes de Dinópolls y cuenta con un centro expositivo, Legenpark, donde puede verse una familia de Aragosaurus a tamaño real, un saurópodo único en el mundo cuyos fósiles se hallaron en esta población. También pueden verse restos originales de Hypsilophodon e Iguanodon.     

4. Corrales del Pelejón (Galve)

Huellas de dinosaurio remarcadas para su mejor identificación, en el yacimiento de Corrales del Pelejón, en Galve.
Huellas de dinosaurio remarcadas para su mejor identificación, en el yacimiento de Corrales del Pelejón, en Galve.
Luis Alcalá-Fundación Dinópolis

Es el segundo de los yacimientos de esta localidad que puede visitarse, aunque cuenta con más zonas prospectadas. En este conjunto se pueden observar 40 huellas, 36 de ellas repartidas en siete rastros. Se han catalogado como pertenecientes a dinosaurios terópodos de mediano y de pequeño tamaño. Además, también las hay de dinosaurios fitófagos de tipo ornitópodo. Las últimas investigaciones lo sitúan en la Formación Villar del Arzobispo, que se sitúa por debajo y es más antigua (tránsito Jurásico Cretácico) y es uno de los enclaves paleontológicos más importantes de toda la península Ibérica.

5. Puente del Río Escuriza (Ariño)

Huellas de dinosaurios en Ariño.
Huellas de dinosaurios en Ariño.
Archivo Heraldo

En sedimentos del Cretácico Inferior de Ariño se pueden observar 61 impresiones. Se pueden diferenciar tres grupos: el primero pertenece a extremidades delanteras de saurópodos, el segundo está constituido por huellas de extremidades traseras de saurópodos y el tercero corresponde a huellas tridáctilas producidas por ornitópodos.

Réplica de Europelta carbonensis, en el centro Valcaria de Ariño.
Réplica de Europelta carbonensis, en el centro Valcaria de Ariño.
Fundación Dinópolis

El yacimiento puede ser visitado in situ, pero podremos conocer más del mundo de los dinosaurios el centro Valcaria de la localidad, perteneciente al Territorio Dinópolis, en el que se puede conocer la vegetación y la fauna de hace 111 millones de años a través de reconstrucciones y maquetas. El centro también cuenta con un audiovisual que muestra el desarrollo de los trabajos paleontológicos llevados a cabo en el yacimiento de la mina ‘Santa María’. Estas excavaciones hacen de Ariño un lugar especialmente rico en restos de dinosaurios y en ellas se han recuperado más de 7.000 fósiles del periodo Albiense (piso geológico del Cretácico Inferior, datado entre hace 113 y 100,5 millones de años). Ariño ha resultado ser un lugar privilegiado para relacionar faunas de vertebrados con paleoflora y reconstruir de forma detallada cómo fue esta parte de Europa hace unos 110 millones de años, y también para comparar su diversidad durante el Cretácico Inferior con las reconocidas en América del Norte y Asia.

6. Ababuj

El yacimiento de icnitas de Ababuj ha sido acondicionado para su visita con una pasarela y un mirador accesibles.
El yacimiento de icnitas de Ababuj ha sido acondicionado para su visita con una pasarela y un mirador accesibles.
Turismo Comunidad de Teruel

El yacimiento de icnitas de Abajuj, declarado Bien de Interés Cultural en 2003 por el Gobierno de Aragón, es el más accesible tras la instalación de una pasarela, a lo largo de 35 metros lineales en paralelo al ‘lienzo’ o afloramiento vertical, con lo que se facilita la observación de cerca de las huellas de dinosaurio que aparecen con gran claridad en la roca, y lo hace accesible a personas con discapacidad. Además, se han colocado paneles en braille para que la información pueda llegar a los invidentes, que también cuentan con una réplica de una de las icnitas para poder tocarla.

Un segundo afloramiento, al otro lado de la carretera, ha sido equipado con tres atriles adaptados a braille con información sobre las icnitas del entorno. En la zona de Abajuj, los paleontólogos de la Fundación Dinópolis ha detectado más de 75 huellas de dinosaurio, de tres modelos: unas de de tipo ovalado, otras en forma de media luna (que pertenecen a un gran saurópodo, quizás un diplodócido, de más de 20 metros de longitud), y unas tridáctilas, es decir, con tres dedos, que serían el rastro dejado por un dinosaurio carnívoro unos 9 metros de longitud.

7. Abenfigo

Yacimiento de icnitas de Abenfigo.
Yacimiento de icnitas de Abenfigo.
Luis Alcalá-Fundación Dinópolis

Situado en el término municipal de Castellote, presenta estratos calizos del Cretácico Superior, por lo que se trata del yacimiento de icnitas más moderno (Cretácico Superior) de los documentados en la provincia de Teruel. Posee un total de 41 huellas tridáctilas de dinosaurio, sin rastros aparentes. Sus rasgos primarios como dedos delgados y acuminados (es decir, que acaban en punta), o su pisada larga permiten asociarlas a un sólo icnogrupo, el de las icnitas terópodas. Durante el Cretácico Superior, Abenfigo sería una larga playa por la que los dinosaurios caminaban pisando las algas, y hundían la caliza, y esas son las huellas que nos han llegado.  

Territorio Dinópolis: Centro Bosque Pétreo, en Castellote.
Territorio Dinópolis: Centro Bosque Pétreo, en Castellote.
Territorio Dinópolis

La localidad de Castellote forma parte del Territorio Dinópolis, y en ella se encuentra el centro Bosque Pétreo que muestra cómo dinosaurios y mamíferos convivieron en Castellote hace 125 millones de años. Además,  un bosque carbonífero y diversos fósiles de yacimientos cercanos.

8. Miravete de la Sierra

Huellas de dinosaurios halladas en Miravete de la Sierra, Teruel.
Huellas de dinosaurios halladas en Miravete de la Sierra, Teruel.
Luis Alcalá-Fundación Dinópolis

Se conocen dos afloramientos (Miravete 1 y Miravete 2). En el primero se aprecian en torno a 70 huellas ovaladas que se han asignado a dinosaurios saurópodos. En Miravete 2 afloran cinco huellas saurópodos, además  de una huella tridáctila terópoda  que se expone en el Museo Paleontológico de Dinópolis, pudiendo tener una antigüedad de más de 145 millones de años..

Las icnitas de Miravete de la Sierra fueron restauradas por la escuela taller de restauración paleontológica de la Fundación Dinópolis (ya desaparecida). Aproximadamente a un kilómetro del pueblo sale en sendero acondicionado y señalizado, lo que facilita el recorrido por ellas. Un panel explicativo ayuda a comprender mejor a los visitantes las huellas de estos gigantes de tiempos remotos. Se cuenta con la ventaja de que la roca donde ver las icnitas es una pared casi vertical, lo que facilita enormemente la visión de las huellas. Se distinguen claramente tanto los pies como las manos, ya que se trata de una acumulación de icnitas, aunque sin orden (un fenómeno que se conoce como dinoturbación).

9. Arén

Yacimiento de icnitas de Arén, en la comarca oscense de La Ribagorza.
Yacimiento de icnitas de Arén, en la comarca oscense de La Ribagorza.
Turismo de La Ribagorza

El yacimiento de Arén, en Huesca, fue el primero de España. Atribuido a dinosaurios hadrosauridos, también conocidos como ‘picos de pato’, por la similitud de su boca con los picos de las aves anátidas. Los restos hallados corresponden al Maastrichtiense superior, dentro del Cretácico Superior. También se han hallado restos óseos. Hay que añadir la presencia en el yacimiento de otros restos como placas de tortuga y dientes de cocodrilo de la misma época.

Desde el pueblo sale una Ruta de las Icnitas que lleva hasta el yacimiento, perfectamente adecuado para la visita ya que cuenta con una pasarela de madera que lleva a una plataforma desde la que se pueden ver tres rastros de huellas de hadrosurios de buen tamaño. El visitante cuenta también con la ayuda de paneles informativos con explicaciones sobre las icnitas y la extinción de los dinosaurios.