Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

#YoComproEnAragón

comercio

José Antonio Pueyo (ECOS): "Somos más cautos al consumir. Es el ahorro del miedo"

El presidente de la federación de comercio zaragozana no se ha presentado a la reelección tras 16 años al frente de la organización, que renueva sus cargos esta semana.

José Antonio Pueyo.
José Antonio Pueyo.
Oliver Duch

José Antonio Pueyo (Barbastro, 1967) deja este miércoles la presidencia de la Federación de empresas de comercio y servicios de Zaragoza y provincia (ECOS).  Diplomado en Ciencias Empresariales, graduado social y agente de la propiedad inmobiliaria, se convirtió en emprendedor en 1993 en el sector de la telefonía móvil. Ha sido estos últimos 16 años la cara del pequeño comercio en la capital aragonesa.

Dolor, fuerza y coraje’ era el mensaje que se quiso reflejar con este busto del comerciante Felipe Sanclemente, héroe de los Sitios, con el que posa y que sufragó su asociación, ECOS. ¿Define la situación que viven por la covid-19?

Jesús Gazol cuando hizo esta escultura tuvo que imaginarse cómo era Felipe Sanclemente que, por cierto, era de Barbastro, como yo. Se imaginó un señor con carácter. En Zaragoza hemos tenido otros 'sitios', como las obras del tranvía, la crisis de 2008 o la pandemia.

Es diplomado en Ciencias Empresariales, graduado social y desde los 26 años, autónomo, primero en el sector de la telefonía. ¿Fue vocacional?

Cuando era joven, en una entrevista de trabajo para la banca me echaron muchos piropos, me dijeron que era joven, dinámico, pero que lo mío era emprender por mi cuenta. Creo que heredé de mi padre la vocación empresarial.

¿A qué se dedicaba su padre?

Mi padre era camionero. Tuvo dos camiones. Siempre me he reflejado más en él que en mi madre, que era funcionaria, comadrona.

¿Y lo de formarse como agente de la propiedad inmobiliaria que ha terminado siendo su profesión? ¿El emprendedor tiene que saber reinventarse?

Vendí hace cinco años mi empresa de telefonía, Starphone. Pensé que había que hacer algo. Hay que adaptarse, como diría Darwin.

¿Cómo ha vivido este último año y medio de pandemia?

Al principio con muchas incertidumbres, en el doble aspecto de la salud de la población y de la confusión de las normativas. Lamentablemente han cerrado establecimientos. Creo que ahora podemos ver el futuro de otra manera más positiva y solo podemos caminar en positivo hacia adelante.

A nivel personal, ¿qué cree que ha perdido con la pandemia?

Somos todos conscientes de que han cambiado los hábitos de consumo. Nos hemos vuelto más cautos tanto en las relaciones sociales como a la hora de consumir. Es el ahorro del miedo. La digitalización se ha adelantado varios años y por tanto volveremos a unos hábitos de vida parcialmente modificados.

Entre ellos, el ‘boom’ de las ventas por internet. ¿El comercio electrónico puede acabar con las tiendas de toda la vida?

En el futuro, el comercio de proximidad seguirá allí donde estén los ciudadanos porque siempre habrá un porcentaje que consuma en proximidad, por convicción o por conveniencia. A las personas mayores les ha llegado la digitalización en un momento en el que es muy difícil que la utilicen. Habrá que hacer algo para darle una segunda vida a los locales.

¿Qué necesitan los comercios para sobrevivir? ¿Hay relevo?

He constatado en estos años que negocios rentables no eran transmitidos de padres a hijos. Los traspasos de negocios prácticamente han desaparecido. Tendríamos que conseguir que fuese más atractivo darse de alta de autónomo, que no se inculcase que el mejor empleo fuese la función pública o trabajar en una gran empresa. Debemos ser más arriesgados y la Administración no debe ser una barrera. La empresa es una solución, no un problema.

Deja este miércoles la presidencia de ECOS tras 16 años. ¿Cuesta encontrar relevo o cambiar?

Entré voluntariamente y estoy satisfecho con estos años al servicio del comercio y los servicios. Quede claro que en ECOS el presidente no cobra, lo cual aún da más valor al hecho de dedicar, con mucho gusto, tiempo a esta función. Muchos asociados querrían ser presidente, pero somos todos pequeños empresarios con mucho trabajo. Este debe ser el camino para los agentes sociales: elección directa del presidente entre sus compañeros y cargo sin sueldo.

¿Qué le queda pendiente?

Entre mis frustraciones anoto el aumento desmesurado de las grandes superficies, los cierres de comercios, a veces por obras en la ciudad, y los pleitos pendientes con el Ayuntamiento.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión