Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

El coche eléctrico compartido, la alternativa en los polígonos para un transporte más eficiente

Zaragoza ha sido pionera en hacer accesible la electromovilidad a las zonas industriales gracias al 'car sharing' y lo ha hecho de la mano de la ‘start up’ Alma Mobility

Laura Pérez y Rosi Artajona comparten este vehículo elécrico para ir a trabajar a la empresa Copo, en Fuentes de Ebro.
Laura Pérez y Rosi Artajona comparten este vehículo elécrico para ir a trabajar a la empresa Copo, en Fuentes de Ebro.
S. E.

Si antes de la pandemia le hubieran dicho a la zaragozana Laura Pérez que iba a poder ir a trabajar cada día al polígono de Fuentes de Ebro al volante de un eléctrico y sin sacar su coche del garaje, seguramente no lo habría creído. «Antes en Copo teníamos autobús de empresa, pero lo quitaron en marzo de 2020 y a final de julio nos ofrecieron este servicio de vehículo compartido. Es muy cómodo». El domingo, explica, se mete en la aplicación de Alma Mobilty, pone en qué turno le toca trabajar y acto seguido le envían el itinerario de los compañeros que ha de recoger.

«Para mi ha sido una buena alternativa: que te dejen cada día el coche a la puerta de casa para ir al trabajo». Si no fuera así, reconoce, perdería mucho más tiempo. «Soy de Fuentes de Ebro, pero me vine a vivir a Zaragoza y mi coche particular lo tengo lejos del domicilio, así que encontrarte el de Alma como mucho a 500 metros de casa es un alivio». Además, al ser la que lleva el coche, dice, no le toca pagar nada –lo costea su empresa– y además se evita todo el desgaste que sufriría su propio vehículo. «Estoy muy satisfecha», se declara, convencida de que la electromovilidad va a ir a más.

«Fuentes de Ebro está a 35 kilómetros de Zaragoza. Ir y venir a diario cada uno con su coche a la fábrica supone un gasto considerable en combustible. Así que Alma Mobility nos ofreció este servicio y estamos contentos», afirma Jorge Lorente, empleado también en Copo, empresa proveedora en automoción. «Cuando abres la ‘app’, en la pestaña de suscripción has de poner qué días y en qué horarios vas a trabajar y la propia aplicación agrupa a la gente por turnos y zonas. Es mucho lo que te ahorras sin contar lo que te evitas en mantenimiento de tu propio vehículo», dice. «Que te lo dejen cargado y aparcado debajo de tu casa es otra ventaja», añade.

Pablo Sanz, trabajador del grupo Stellantis en Figueruelas, empezó a utilizar este servicio hace un mes y solo en gasolina dice haberse ahorrado 150 euros. «Voy al turno central y de momento subo y bajo solo, pero si fuera con más compañeros me ahorraría bastante más dinero. Venir a trabajar en un Corsa eléctrico me resulta aún más atractivo, sin ruidos ni vibraciones. El que sea automático es un extra más», explica. En su casa hay dos coches, uno que tenía contratado de ‘renting’ al que le hacía 20.000 kilómetros al año solo para ir a trabajar y otro para lo demás. Esta fórmula de ‘car sharing eléctrico’, añade, le parece muy interesante porque «racionaliza el uso del coche». «Un vehículo te cuesta 30.000 euros y de 24 horas, 20 lo tienes en el garaje», comenta.

El joven David Serrano también se ha dejado seducir por Alma Mobility. «Vi uno de sus coches rotulados en la ciudad y me pareció muy llamativo, así que me metí en la aplicación. Se aprende rápido a utilizarla y por 30 céntimos el minuto puedo llevar a mi madre al trabajo o recogerla porque no tiene carnet de conducir. Además, al no tener marchas resulta sencillo de llevar», afirma.

Antonio Robert, consejero delegado de la ‘start up’, señala que toda la tecnología ha sido desarrollada por los socios de Alma Mobility. «Lo que queremos es extender el uso de la movilidad eléctrica y que resulte más accesible. Por eso no hemos querido dar servicio únicamente en la ciudad sino acercarnos a los polígonos», concluye.

En circulación

Nueve coches. Alma Mobility tiene siete Corsas eléctricos moviéndose por Zaragoza y dos Volkswagen eléctricos. La ‘start up’, constituida por Donia Razazi, Miguel Torres, José Ignacio Fernández, Borja Martín y Antonio Robert, está trabajando en acuerdos con varias empresas para «maximizar el uso de los coches» y con otros fabricantes para poner en circulación hasta 70 enchufables de uso compartido.

El estreno

Junio de 2020. Esta ‘start up’ ya daba servicio de patinetes, motos y bicicletas, pero fue en junio del pasado año cuando presentó el servicio de automóviles eléctricos de uso compartido, entonces con dos coches, en una prueba piloto que contó con el apoyo del Ayuntamiento de Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión