Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

La hostelería aragonesa denuncia pérdidas de hasta el 75% de los ingresos por la covid

La ampliación de los aforos y cerrar a medianoche suponen un «balón de oxígeno» para este sector. Un estudio de Cafés y Bares dice que la mayoría no recuperará su facturación hasta mitad de 2022

Las terrazas de la plaza España van recuperando parte de su afluencia.
Las terrazas de la plaza España van recuperando parte de su afluencia. guillermo mestre
Guillermo Mestre

Los bares comienzan a llenarse de alegría después de más de un año de duras restricciones. La apertura hasta la medianoche y contar con unos aforos al 50% supone desde el viernes un «balón de oxígeno» para un sector que ha estado, literalmente, con el agua al cuello. Unos meses complicados en los que una parte importante de los establecimientos han llegado a acumular pérdidas de hasta un 75%. El reciente estudio elaborado durante el mes de mayo por la Asociación de Cafés y Bares de Zaragoza detalla que un 41% de los negocios han visto caer sus ingresos entre un 50 y 75%, otros tantos, entre un 25 y 50%; mientras que un 14% habría superado ese 75%. Solo un 4%, contra todo pronóstico, consiguió ‘ganar’ en estos tiempos convulsos.

Las sensaciones en Teruel son parecidas y, según recalcó Roche Murciano, presidente de la Asociación Provincial de Empresarios Turísticos de Teruel, la valoración del sector es que los ingresos durante la pandemia se han reducido alrededor de un 70% en comparación con años anteriores. La tónica se replica en Huesca, donde la Asociación Provincial de Hostelería calcula que, «hasta ahora», la caída en aquellos establecimientos que viven de la actividad interior está por encima del 50 o el 60%.

A pesar de este complicado escenario, se muestran «optimistas» de cara al futuro y un 68% de los encuestados por Cafés y Bares considera que a mediados del próximo año se podrán alcanzar los niveles de facturación previos a la crisis. «Hay estimaciones que hablan de 2023 o incluso 2024, pero el grueso de los asociados tienen una visión optimista, ligada al avance la vacunación», detalló Luis Femia, gerente de la asociación. Murciano también cree que este verano va a haber bastante actividad y que el próximo se podría recuperar casi todo, aunque «el 100% no creo que llegue hasta 2023». A pesar de que ahora los empresarios empiezan «a ver la luz al final del túnel», todavía se muestran «cautos» a la hora de hablar de recuperación. «Estamos pendientes de las decisiones nacionales respecto a la hostelería y cómo las aplica Aragón», aseveró Femia.

Más allá del 2020, los primeros meses de 2021 tampoco fueron buenos. Un 61% de los asociados de Cafés y Bares asegura que han sido malos; mientras que un 22% los valoraron como «muy malos». De hecho, más de un 90% afirma que la facturación de estos primeros meses del año ha sido «peor» o «mucho peor» que durante el mismo periodo de 2019. Hasta mayo las restricciones en la hostelería fueron oscilando con cierres a las 20.00 o las 22.00;pero también hubo temporadas que tenían que bajar la persiana a las 18.00. 

Una situación con la que era complicado que las cuentas salieran y que ha provocado que dos de cada tres empresarios se hayan endeudado para sobrevivir. Un 26% incluso han solicitado créditos por encima de los 30.001 euros. «La recuperación de la actividad y de la confianza del cliente serán fundamentales para que las empresas puedan resistir y, además, las ayudas de la DGAy del Estado se podrán utilizar para soportar los gastos corrientes o compensar ese endeudamiento», recalca Femia.

Para la hostelería está siendo fundamental que los ERTE se hayan prolongado hasta el mes de septiembre. «Uno de cada tres empleados que están en ERTE pertenecen a nuestro sector», puntualizó.

El estudio de Cafés y Bares también recoge que un 5% de los establecimientos continúan sin abrir desde el 14 de marzo de 2020. La mayoría de ellos son, según explicó Femia, de ocio nocturno, que no podían ponerse en funcionamiento por la normativa del Gobierno de Aragón. Ahora se espera que, poco a poco, vayan retomando su actividad, aunque todavía podría tardar un tiempo, puesto que «son establecimientos que invitan a bailar mientras se toma una copa». Y, en estos momentos, todavía está prohibido utilizar la pista de baile y todos deben estar sentados mientras consumen. Asimismo, reclamó un trato diferencial y que pudieran abrir con un horario más ampliado que el del resto de la hostelería.

Los empresarios reclaman el regreso de las barras

El regreso de las barras se convierte en «fundamental» para la actividad de muchos bares de la Comunidad. «Es un tema muy necesario y todavía no se ha abordado», lamentó Luis Femia, gerente de la Asociación de Cafés y Bares de Zaragoza. Puso como ejemplo los establecimientos de escasas dimensiones en los que hay poco más que la barra, especialmente comunes en los barrios y también en el Tubo, donde no hay veladores.

En estos casos, apuntó, la solución es poder utilizar las barras, que tendrían las «mismas o incluso mayores condiciones de seguridad». «Se utilizarían banquetas para que la gente estuviera sentada, se limitaría el espacio para que se mantuvieran los 1,5 metros y la limpieza sería constante por parte del camarero. Además, sería un consumo más de rotación», recalcó.

De hecho, en la encuesta llevada a cabo por esta organización, un 37% de los afectados aseguró que la autorización del uso de las barras sería la medida «más adecuada» para la normalización de la actividad de su negocio. Siendo así, la más relevante frente al 34% que apostó por un aumento de los aforos interiores –que esta semana han pasado de un 30 a un 50%– y el 29% que consideró lo más relevante el incremento del horario de apertura –han ganado una hora, hasta la medianoche, en Huesca y Zaragoza;puesto que en Teruel ya estaba así desde hace unas semanas–.

Una visión que compartieron desde la Asociación Provincial de Hostelería de Huesca. «En 12 meses solamente se ha podido trabajar tres semanas para este tipo de establecimientos. La actividad podría ser completamente segura ya que el consumo actual se realiza sentado, con distancias de seguridad y con desinfecciones de carácter continuo en estos espacios», aclararon.

Mientras tanto, los hosteleros intentan volverse a ganar la confianza del cliente: «Tenemos que explicar que se están haciendo importantes esfuerzos para garantizar la seguridad de los establecimientos, incluso obteniendo el sello de hostelería segura». 

La situación actual

Aforo. Desde el viernes, el interior de los bares y restaurantes puede estar al 50% de aforo, limitado a seis los comensales en cada una de las mesas. En el exterior se mantiene el 100% y se amplió a 10 personas por mesa.

Horario. Todos los establecimientos de Aragón pueden cerrar a medianoche. Hasta ahora solo estaba permitido en la provincia de Teruel, que era la única de la Comunidad que ya se encontraba en un nivel de alerta 2.

Sin barras. Las barras continúan prohibidas. Tampoco se permite fumar en las terrazas.

Banquetes. Para bodas, bautizos y comuniones se limita el aforo a 40 personas en el interior (en mesas de seis) y a 70 en el exterior (con mesas de 10).

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión