Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

medio ambiente

Las serpientes de Aragón: de la culebra de escalera a la víbora del Pirineo

Los ofidios que reptan por la Comunidad suelen levantar la alarma en la población, aunque en general son beneficiosos para el ecosistema y poco peligrosas para las personas.

Una culebra de más de medio metro de largo se paseaba este fin de semana por Valdespartera. Suscitó mucha curiosidad y, como suele ser habitual en estos casos, algo de recelo en algunas de las personas que la vieron. Se trataba de una culebra de escalera, una especie bastante frecuente en el valle del Ebro, incluso en zonas urbanas, y que no supone ningún peligro para la población.

Los ofidios tienen un amplio catálogo de serpientes y culebras en Aragón. Pese a su mala fama, son muy beneficiosas para el ecosistema y la mayoría de ellas son totalmente inofensivas para el ser humano. En el Pirineo y Prepirineo hay dos tipos de especies de víboras, aunque las más habituales en la Comunidad son ejemplares más 'corrientes', como la culebra de escalera, la culebra bastarda y las de agua.

Su aparición en entornos urbanos levanta expectación, aunque es relativamente habitual. Ahora empieza su ‘temporada alta’, ya que entre mayo y julio es cuando terminan su hibernación y hacen sus excursiones por la ciudad. Solo en Zaragoza, la Unidad de Agentes de Medio Ambiente capturan varias decenas de ellas todos los años.

Las serpientes más habituales de Aragón
Culebra de escalera
Enrique Ruiz Ara. Más fotos en www.ruizarafoto.es

Generalmente se trata de culebras de escalera o de culebras bastardas. Las primeras pueden ser agresivas, pero su picadura es totalmente inofensiva para el ser humano. La segunda tiene veneno, pero no suele resultar peligrosa porque no es tan tóxico como el de las víboras, y porque al estar en los dientes de atrás no lo suelen llegar a inyectar. El veneno puede causar un entumecimiento de la zona y, como mucho, pequeños mareos durante unas horas. Puede llegar a medir un metro y medio y habita en todo Aragón, pero evitando las zonas de montaña.

Las víboras que habitan la Comunidad, en cambio, prefieren las zonas altas. Hay dos especies, la víbora áspid y la común u hociduda. La primera habita en el Pirineo, aunque suele pasar desapercibida, ya que es más bien nocturna y huidiza. La segunda habita al sur de los Pirineos y llega hasta la sierra de Guara, aunque también se puede encontrar en el Moncayo y en zonas de montaña de la provincia de Teruel.

Las serpientes más habituales de Aragón
Vibora aspid
Enrique Ruiz Ara. Más fotos en www.ruizarafoto.es

Las dos especies de víboras presentes en Aragón tienen un veneno potente, pero los accidentes con seres humanos son muy escasos. Primero porque prefieren huir que enfrentarse, y además porque generalmente no aplican dosis importantes de veneno en sus mordeduras.

Mucho más inofensiva es la culebra de agua o viperina, probablemente la más frecuente en Aragón. Suele estar presente en charcas y zonas de agua. No muerde, y como mucho golpea con el hocico para defenderse.

Las serpientes más habituales de Aragón
Culebra de agua o viperina
Enrique Ruiz Ara. Más fotos en www.ruizarafoto.es

Del género ‘Coronella’, en Aragón se pueden encontrar la culebra lisa europea y la culebra lisa meridional. Pueden morder, aunque su mordisco es indoloro y resulta inofensivo. Otras serpientes autóctonas aragonesas son la culebra verdiamarilla, presente en el Pirineo; la culebra de Esculapio, que es muy difícil de ver pero habita en zonas como la Jacetania y la Sierra de Guara; y la culebra de herradura, extendida por áreas del Bajo Aragón. Una vez más, se trata de animales que no entrañan riesgo para el hombre.

Las serpientes más habituales de Aragón
Culebra verdiamarilla
Enrique Ruiz Ara. Más fotos en www.ruizarafoto.es

En todos los casos, los expertos y profesionales de emergencias recomiendan no perseguirlas ni dañarlas. No solo para evitar posibles ataques -que, en cualquier caso, es raro que resulten peligrosos-, sino también porque resultan muy beneficiosas, porque son necesarias para controlar las poblaciones de roedores y de otros pequeños animales. En caso de que aparezcan en una vivienda o en cualquier otros espacio donde no deban estar, hay que avisar al 112 para que movilice personal especializado que pueda capturarlas y volver a soltarlas en un lugar seguro.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión