Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

#YoComproEnAragón

Plataforma logística de zaragoza

Más de 500 personas trabajarán en la nave de Amazon en el pico de máxima actividad

Su complejo de Plaza tendrá 189 empleados en plantilla, que llegará a 515 en Navidad y rebajas. El almacén estará automatizado, solo parará los domingos y su superficie doblará a la de Independencia.

Instalaciones que el dueño de Epsa Internacional levantó junto a Decathlon y que ahora ocupará Amazon.
Instalaciones que el dueño de Epsa Internacional levantó junto a Decathlon y que ahora ocupará Amazon.
GOOGLE

Más de medio millar de personas llegarán a trabajar en el gran almacén central que Amazon va a construir en Plaza para suministrar todo tipo de mercancías al resto de sus centros de distribución en España. La multinacional estadounidense del comercio electrónico obtuvo ayer la licencia municipal para acometer las obras del complejo de casi 20 hectáreas, que pretende tener en un año y en el que todo girará en torno a la nave, con una planta de 60.396 metros cuadrados, como ha adelantado este lunes este diario.

La principal característica será su automatización para agilizar la cadena logística. Aun así, la compañía ha comunicado que la plantilla estará formada por 189 trabajadores y llegará a contratar a 515 para la época de máxima actividad del año, en los meses de diciembre y enero, coincidiendo con la campaña navideña y de rebajas, cuando los pedidos se multiplican en el país. De esta forma, prevé 463 empleados en el almacén y otros 52 asumiendo labores de oficina y servicios.

Amazon ultima la negociación para fichar a la empresa constructora, que deberá atenerse al proyecto que se encargó a la ingeniería Idom y al que el Consejo de Gerencia de Urbanismo acaba de dar su preceptivo visto bueno. La pretensión es empezar de inmediato y, de hecho, se le ha concedido este lunes licencia por trámite de urgencia, fuera del orden del día.

Las instalaciones ocuparán 197.644 metros cuadrados de la última ampliación de Plaza, diseñada y urbanizada a la medida de las necesidades de la compañía en un gran triángulo situado entre el club de golf La Peñaza, la autovía de Madrid y el actual límite sureste de la plataforma logística, donde se instaló en su día Decathlon.

Sus instalaciones serán las terceras más grandes de Plaza, solo superadas por las de Inditex y Pikolin. Para hacerse un idea, la nave tendrá una superficie equiparable a la comprendida entre las plazas de España y de Aragón, con una anchura que abarca de la plaza de Santa Engracia hasta la a calle de Ponzano.

La compañía indicó que la actividad se centrará en la recogida, desembalaje, clasificación, empaquetado, almacenaje y envíos a otros centros de distribución de Amazon. Para atender el flujo previsto, el proceso será automatizado e incluso robotizado a la hora de cargar y descargar los camiones en el centenar de muelles previstos. «La carga automática permite mediante transportadores telescópicos introducir directamente las cajas dentro de un camión», señala Amazon en la memoria del proyecto, en el que aclara que igualmente se mantendrá para determinados envíos el montaje manual de palets y su traslado a los vehículos.

Nave inteligente

En su afán de optimizar el trabajo, la recepción de mercancía tendrá un área específica para separar los productos que no sean aptos para su transporte interior en las líneas de entrada estándar, como es el caso de los tarros de cristal o productos pesados. Todos ellos dispondrán de una cinta específica para desviar los embalajes, que acabarán en unas prensas exteriores para su posterior reciclaje o eliminación.

El almacenaje se hará en un sistema de estanterías Kariba, que alcanzarán una altura superior a los 14 metros para paquetes medianos y se extenderá sobre una sexta parte del almacén, que alcanzará los 55.671 metros cuadrados.

La superficie construida llegará a los 63.912 metros, dado que a la nave propiamente dicha se sumarán las oficinas (5.385 metros), dos áreas de descanso (1.677), otras tantas técnicas (967) y tres núcleos de aseos (115), además de las casetas de control de los camiones en dos puntos de acceso. Estas serán cruciales para supervisar el acceso de los vehículos pesados, que dispondrán de 348 plazas de aparcamiento. Mientras, los trabajadores tendrán 820.

Un almacén temporal a la espera del definitivo, que ya tiene licencia

La instalación en Zaragoza le urge tanto a Amazon que ha cerrado también un acuerdo de alquiler de la nave vacía que se construyó hace tres años junto a la de Decathlon, que va a ocupar de forma temporal hasta que funcione a pleno rendimiento la que va a construir ahora muy cerca, junto al club de golf La Peñaza, para la que obtuvo ayer la licencia de obras. La previsión es que lleguen a trabajar 300 personas en doble turno.

La multinacional de comercio electrónico ha solicitado igualmente la licencia de actividad al Ayuntamiento de Zaragoza para la adecuación de esta nave modular de 27.700 metros cuadrados y su posterior puesta en funcionamiento. Su ubicación es igualmente estratégica, dado que tiene a pie de parcela un vial directo desde uno de los tres acceso a Plaza, el de la carretera de la Base aérea.

La nave pertenece al mayor propietario privado de la plataforma logística y dueño de Epsa Internacional, José Llorens, que tiene una estrecha relación con Amazon. De hecho, el gran centro logístico de la multinacional en el corredor del Henares (Madrid) pertenece a este empresario leridano y lo amplió en su día para dar cobertura a su imparable crecimiento.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión