Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

pueblos de aragón

El pueblo de Aragón que esconde la vida y la muerte en sus rocas

En los alrededores de un pueblo de la Hoya de Huesca la historia y las leyendas confluyen en uno de los secretos pétreos de Aragón.

Tumbas antropomorfas de la necrópolis medieval.
Tumbas antropomorfas de la necrópolis medieval.
HA

La belleza y atractivos curiosos que guarda Aragón son múltiples y valiosos, algunos de ellos muy populares y otros más desconocidos. Naturaleza, curiosidades y elementos históricos alimentan el valor de cada rincón de la geografía aragonesa. En esta ocasión, descubrimos los secretos que algunas de las piedras sagradas esconden en las provincias de Zaragoza, Huesca y Teruel. A unos 20 minutos de la capital oscense se dibuja una ruta senderista, apta para todos los públicos y donde se puede disfrutar de varios complejos pétreos con un relato detrás.

Estos enclaves turísticos se encuentran en los alrededores de la localidad de Ayera, perteneciente al municipio de Loporzano, término de la Comarca de la Hoya de Huesca. El camino toma dirección a la ermita de San Esteban, en cuyas ruinas -que aparecen señalizadas- podemos encontrar una necrópolis medieval. Una serie de tumbas antropomorfas, excavadas en la piedra y que rodean la ermita (se pueden ver en la imagen de cabecera). Estos silos también son de topología ovalada. Se considera que la ermita fue construida en dicho lugar al considerarse sagrado, por este motivo también se labrarían las tumbas cristianas. 

Pero no solo la muerte tiene protagonismo en este entorno. También la vida. Y es que en este enclave medieval, al amparo de un bosque de encinas, se alza imponente otra mole rocosa. Alta, de arenisca y forma fálica, a la que se le atribuye un poder sagrado relacionado con la fertilidad. Además, este complejo rocoso fue estudiado por el polifacético aragonés Manuel Benito, que lo definió como '"la catedral de la fertilidad". De acuerdo con la leyenda, junto a esta pieza pétrea, de la que se creían poderes milagrosos, se sentaban las mujeres que deseaban quedarse embarazadas.

Piedra de los Moros.
Mole rocosa de forma fálica.
HA

Por otro lado, al lado de esta formación rocosa, a unos 1,5 kilometros de distancia de las tumbas antropomorfas, en el mismo sendero de la localidad de Ayera, se eleva la denominada 'Piedra de los Moros'. Una formación rocosa donde se puede observar un carrusel de silos, tallados en la roca y utilizados antaño para guardar el grano, unos, y como aljibe para recoger el agua, otros. Algunos de ellos son individuales, mientras que hay varios que comunican entre sí. De entre uno y dos metros de profundidad, estos hoyos excavados en la roca formaban parte del ciclo de acopio de actividad agrícola.

Piedra de los Moros.
Piedra de los Moros.
HA

Descubre más rutas por Aragón en este enlace.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión