Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

plataforma agroalimentaria de ÉPILA

El polígono frente a Bon Àrea estará listo en junio para atraer empresas del sector

El Gobierno de Aragón remata la urbanización de sus 35 hectáreas mientras avanza en la ejecución de la red de servicios, para lo que invertirá casi 20 millones.

Descarga de piezas de una de las conducciones de la plataforma agroalimentaria de Épila, este jueves.
Descarga de piezas de una de las conducciones de la plataforma agroalimentaria de Épila, este jueves.
Guillermo Mestre

La empresa pública Suelo y Vivienda de Aragón (SVA) ultima la urbanización de las 35 hectáreas del polígono industrial incluido en la plataforma agroalimentaria de Épila, lo que permitirá a la DGA disponer de suelo a partir del mes de junio para atraer empresas del sector aprovechando el tirón que supondrá la instalación de Bon Àrea.

El consejero de Vertebración del Territorio, José Luis Soro, ha visitado este jueves las obras, en las que se están invirtiendo casi 20 millones de euros y que incluye la urbanización exterior y la red de servicios de toda la plataforma. En este caso, su finalización está prevista para principios de 2022, fecha en la que Bon Àrea iniciará su actividad con la apertura de su centro logístico, el epicentro de su macrocomplejo de 180 hectáreas.

Soro ha incidido en que la implantación de la agroindustria para sacar valor al sector primario es una "absoluta prioridad" para la DGA y supone una "palanca estratégica" para generar empleo y vertebrar el territorio. Con este objetivo, se ha ejecutado el 78% de la urbanización del polígono, compartido con el Ayuntamiento de Épila, con el que dispondrán de dos parcelas de 18.000 y 147.000 metros cuadrados.

Los terrenos son colindantes con los del Sabinar, lo que permite disponer de suficiente dotación para intentar asentar industria.

La directora del departamento técnico de Suelo y Vivienda, Amalia Lacasta, ha detallado que tan solo falta por asfaltar los viales, pavimentar las aceras e instalar las farolas y los centros de transformación.

Del mismo modo, únicamente resta por extender la última capa de aglomerado de las dos rotondas construidas en la carretera de acceso a Épila (A-1305) desde la autovía de Madrid, aunque ya están en servicio y permitirán en unos meses regular el intenso tráficos de vehículos y camiones de la plataforma. Esta se reparte a ambos lados de la A-1305.

Bon Àrea ha sido previsora y junto a la rotonda próxima a la autovía ya ha instalado el cartel que indica el acceso al área de servicio incluida en su complejo, de casi un hectárea y cuya construcción comenzará en otoño. Contará con una cafetería, un restaurante-bufet para 380 comensales, un supermercado, un agrocentro, además de una gasolinera y un lavadero de vehículos a finales de 2023.

También lleva buen ritmo el tendido de la red de servicios y la urbanización exterior a cargo de SVA, cuya ejecución ronda el 70%, aunque se alargará todavía unos meses, hasta mediados de enero de 2022.

Soro ha recordado que las contratistas están acometiendo una doble red de emisarios de aguas residuales y pluviales, con una longitud total de 15,5 kilómetros para desembocar en el Jalón. Además, junto a los terrenos de Bon Àrea se está excavando una gran balsa de laminación, con capacidad para 52.437 metros cúbicos.

De la misma forma, se dispondrá de un triple suministro de agua. Uno de ellos, ubicado junto al polígono, ha supuesto la excavación de un pozo de 170 metros de profundidad, al que se sumará sendas conducciones para conectar con la acequia de la Hermandad y con la que conduce el agua desde La Loteta, situada a seis kilómetros. «Falta algún tramo y la obra del bombeo», añadió Amalia Lacasta.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión