Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

ferrocarril en Aragón

La sustitución de los tamagotchi se demora sine díe al anularse el concurso convocado en 2019

Renfe prometió estrenar trenes en Aragón para este otoño, pero ahora empieza de cero para priorizar las energías limpias.

Un tren 'tamagotchi', en la línea de Canfranc.
Un tren tamagotchi, en la línea de Canfranc, la única en la que presta servicio en Aragón.
Pablo Segura

Los viejos trenes tamagotchi que cubren servicios regionales en Aragón alargarán su vida útil aún más tiempo del comprometido por Renfe. Su presidente, Isaías Táboas, anunció hace dos años en Zaragoza que los nuevos convoyes que se iban a licitar permitirían afrontar la renovación en otoño de 2021, pero la compañía ha anulado el concurso, que estaba aún pendiente de adjudicación y, por tanto, ya retrasado, para empezar de cero. La pretensión es sacar de nuevo a concurso la compra de 72 trenes de Media Distancia y Cercanías "para buscar una mayor eficiencia energética". Es decir, primar las energías limpias en la adjudicación de la nueva flota.

La medida afecta de lleno a los viajeros de la línea que une Zaragoza y Canfranc, la única en la que siguen circulando a diario los automotores diésel 596, conocidos popularmente como tamagotchi y cuya fiabilidad está en entredicho. Estas unidades eran las últimas que seguían en activo en España, junto a las operativas en el núcleo de Orense, tras haberse retirado del resto de líneas regionales. De hecho, el pasado mes de noviembre dejó de circular en la línea de Teruel para hacerlo el TRD, que este lunes ha sufrido una avería que alargó dos horas el viaje entre Teruel y Zaragoza.

Táboas adelantó en febrero de 2019 la inminente licitación de la nueva flota por más de 1.300 millones y que se requerían dos años y medio para resolver el concurso, fabricar y homologar los convoyes híbridos. "Los trenes no están en las tiendas", llegó a decir, molesto por el interés de los periodistas por saber cuándo se produciría el relevo de los viejos automotores.

Fuentes ferroviarias indicaron que el retraso se alargará, como mínimo, hasta 2025, puesto que solo para la fabricación de las unidades se planteó un plazo mucho mayor del que dijo el presidente de Renfe: las primeras no se entregarían antes de 42 meses, plazo que empezaría a contar tras la firma del contrato. 

Renfe explica que en la licitación anulada no se excluía la posibilidad de que la tracción de los trenes por vías no electrificadas se hiciese con diésel, pero ahora se van a priorizar las tecnologías limpias como el hidrógeno, según ha acordado este lunes el consejo de administración. Precisamente, dos compañías ferroviarias, Alstom y CAF , quieren desarrollar trenes con pilas de combustible de hidrógeno que funcionarían en la línea de Canfranc. Y en esta vía es en la que la compañía vasca quiere probar un prototipo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión