Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

juicio contra igor el ruso en teruel

Tras el triple crimen, la fuga y el accidente: "Feher parecía muy relajado, como si no pasara nada"

Los dos agentes de la Guardia Civil que se jugaron la vida al detener a Igor el Ruso, en plena madrugada y cerca de Mirambel, declaran en el juicio que no parecía la persona ansiosa y afectada por una neurosis de guerra de la que habla la defensa.

El paramilitar serbio, observa atentamente las explicaciones de uno de los agentes de la Guardia Civil durante el juicio.
El paramilitar serbio, observa atentamente las explicaciones de uno de los agentes de la Guardia Civil durante el juicio.
J. Escriche/ EP

La imagen del serbio Norbert Feher que la defensa trata de trasladar al jurado, hablando de un paramilitar traumatizado por los bombardeos de la Guerra de los Balcanes y que sufre el síndrome de las trincheras, un trastorno que le lleva a estar “las 24 horas del día en alerta”, dista mucho de la que el criminal ofreció en el momento de su arresto. Eran cerca de las dos y media de la madrugada del 15 de diciembre de 2017, había acribillado a tiros a tres hombres apenas ocho horas antes y acaba de sufrir un accidente de tráfico en su desesperada huida hacia Valencia. Sin embargo, cuando una patrulla de la Guardia Civil de Castellón logró localizarlo tumbado bajo una encina, en la cuneta de la A-226, cerca de Mirambel, el fugitivo “parecía bastante relajado, como si no pasara nada”. Así lo han explicaron este miércoles los agentes que le practicaron la prueba de etilometría.

“Diría que se encontraba en buenas condiciones físicas. Estaba tumbado, con la cabeza contra el suelo. Cuando le alumbramos con la linterna, enseguida reaccionó. Tenía el rostro ensangrentado, pero se le veía bien. Eso sí, no quiso contestar a ninguna de las tres o cuatro preguntas que le formulamos tras identificarnos como guardias civiles”, recordó la patrulla que localizó y engrilletó a Igor el Ruso. La suya fue una acción valiente y profesional. Buscaban en plena madrugada a un asesino que había tiroteado a a sangre fría a un vecino de Andorra y dos compañeros del Cuerpo. Sin embargo, al descubrir la furgoneta ‘pick up’ con la que huía y aún sabiendo que se jugaban la vida, se aproximaron hasta situarse a “metro y medio” de Feher.

“Yo mismo comprobé que tenía un cartucho preparado para disparar en la pistola”

“¡Alto a la Guardia Civil!”, le gritaron. Al girarse hacia ellos, la patrulla comprobó al instante que justo debajo de la cara ocultaba una pistola Smith&Wesson lista para disparar. “Yo mismo comprobé que tenía un cartucho preparado”, señaló ayer uno de los guardias. “Llevaba también puesto el cinturón que había robado a uno de los agentes abatidos, con su pistola Beretta reglamentaria. Al cachearlo descubrimos igualmente un machete de grandes dimensiones”, ha explicado el otro componente de la patrulla de Castellón. Le leyeron sus derechos y quisieron saber de dónde era. Pero no respondió.

Las primeras palabras que escucharon verbalizar al detenido fueron para reconocer que había bebido. Se lo dijo a la patrulla de Tráfico que acudió a Mirambel para practicarle el test de alcoholemia. La primera prueba fue a las 5.04 y la segunda a las 5.17. En ambas dio positivo, pero sin superar los 0.50 mg/l de alcohol en aire espirado. El arrestado aseguró que no había tomado drogas y parecía “bastante despierto”, según ha recordado el agente que certificó el positivo en alcohol.

En lo que han coincidido este miércoles los funcionarios que primero vieron a Norbert Feher es en su “extrema tranquilidad”. “Parecía bastante observador, pero no mostraba ninguna ansiedad”, ha puntualizado uno de ellos. La defensa, a cargo del abogado José Manuel Martín Calvente, ha querido evidenciar la actitud colaboradora del acusado y preguntó a la patrulla que lo detuvo si al verlos intentó usar las armas o atacarles. “No le dimos opción”, le ha replicado contundente.

Los dos agentes de la Guardia Civil que se jugaron la vida al detener a Igor el Ruso, en plena madrugada y cerca de Mirambel, declaran en el juicio que no parecía la persona ansiosa y afectada por una neurosis de guerra de la que habla la defensa.
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión