Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

NACIMIENTOS

¿Cómo afectará la vacunación a la natalidad?

A las embarazadas se les recomienda, en términos generales, posponer la vacunación hasta el final de la gestación, y a aquellas que planeen un embarazo esperar dos semanas tras la administración de la segunda dosis.

Pies de un recién nacido
Pies de un recién nacido
HA

Si se está planeando un embarazo, como medida de precaución, se pueden esperar dos semanas tras la administración de la segunda dosis”. Esa es la respuesta que se puede encontrar en la web habilitada por el Gobierno de España para dar contestación a las preguntas frecuentes que surgen con la vacunación.

Además, esta web también da respuesta a aquellas que están embarazadas: “Aunque no hay ninguna indicación de problemas de seguridad en la vacunación de embarazadas, no hay evidencia suficiente para recomendar su uso durante el embarazo. En términos generales, debe posponerse la vacunación de embarazadas hasta el final de la gestación; pero si la embarazada tiene alto riesgo de exposición o alto riesgo de complicaciones, puede valorarse la vacunación de manera individualizada”.

Ante estas recomendaciones, es normal que surjan preguntas entre las aragonesas más jóvenes sobre si posponer la vacunación o el embarazo. “En principio partimos de la base que, actualmente, lo primordial es la vacunación”, explica el doctor Antonio Urries, director de la Unidad de Reproducción Asistida de Quironsalud Zaragoza.

“Una vez dicho esto, la política oficial del ministerio de Sanidad, siguiendo las recomendaciones de las sociedades científicas, es que como medida de prudencia, en caso de que una paciente decida vacunarse, por ejemplo, durante un tratamiento de reproducción asistida es de que deberá posponer la inseminación o transferencia embrionaria dos semanas tras la administración de la segunda dosis. Pero a nadie se le recomienda tampoco que retrase el ciclo por la vacuna. Es decir, pueden hacerse el ciclo y congelar embriones, si se van a vacunar, para transferirlos con posterioridad”. Y es que como señala Urries, “hay que tener en cuenta que, en estos casos, la media de edad de las pacientes que acuden a reproducción asistida es de más de 38 años y retrasar la realización del ciclo puede comprometer su fertilidad futura”.

Eso sí, el director de la Unidad de Reproducción Asistida de Quironsalud Zaragoza recuerda también que “se está viendo que la Covid-19 puede afectar también a la fertilidad, tanto masculina como femenina, por lo que en algunos casos se está recomendando la preservación de la fertilidad (criopreservación de óvulos y/o semen) como medida preventiva”.

Ante esta situación, ya son muchas las mujeres que planean quedarse embarazadas a corto plazo las que han tenido que decidir entre seguir con sus planes o posponerlos hasta recibir la segunda dosis. Y es que entre los grupos de población que ya han podido recibir la vacuna, como puede ser el caso del personal sanitario y sociosanitario, trabajadoras de instituciones penitenciarias, fuerzas y cuerpos de Seguridad, Emergencias y Fuerzas Armadas y docentes y personal de educación infantil, primaria, secundaria y educación especial, se encuentran mujeres jóvenes que pueden tener este dilema. Aunque también el resto de aragonesas que ya puedan prever que puedan optar a la vacunación a corto plazo, si se mantiene la previsión de vacunación del 70% de la población vacunada a finales de agosto, anunciada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. 

La mayoría de nuestras pacientes priorizan quedarse embarazadas. No retrasan el tratamiento de fertilidad porque saben que este retraso puede derivar en tener mayores problemas reproductivos”, asegura el doctor José Serna, director de IVI Zaragoza. “Pero, es una decisión de cada paciente”.

“Naturalmente, la principal preocupación de las pacientes es embarazarse”, explica también Urries. “Habitualmente, se ve la Covid-19 como algo externo que les puede pasar o no, pero que les preocupa que pueda retrasar su proceso de reproducción asistida o, incluso, en qué forma les puede perjudicar la vacuna, prefiriendo en muchas ocasiones retrasar el ponérsela para no demorar su deseo de embarazo. Incluso contraviniendo las indicaciones de los centros de reproducción asistida que les recomiendan vacunarse”.

“Eso sí, cabe recordar que, por supuesto, en ningún caso se recomienda la interrupción del embarazo en caso de que se haya vacunado a una mujer sin saber que estaba embarazada”, señala el director de la Unidad de Reproducción Asistida de Quironsalud Zaragoza. “Aunque sí que se recomienda ponerlo en conocimiento del profesional sanitario de referencia para que haga el seguimiento”.

Sin ‘baby boom’

Así que solo queda esperar para conocer si estos plazos terminan afectando a la natalidad. Y es que en caso de que se volviese a reanudar la vacunación con AstraZeneca para personas jóvenes, los planes de embarazo se podrían llegar a retrasar entre 12 y 14 semanas, puesto que entre dosis tiene que pasar entre 10 y 12 semanas unido a las dos que se recomienda esperar.

Y es que a pesar de que, según el director de IVI Zaragoza, “la pandemia ha aumentado el número de personas que se preocupan por su fertilidad, pues se está empezando a valorar más a la familia”, de momento no hay ‘baby boom’, tal y como algunos llegaron a augurar en un primer momento, tras el confinamiento decretado hace ya más de un año, concretamente, el pasado 14 de marzo de 2020. El año terminó con 8.783 partos registrados en Aragón, 512 menos que en 2019, según los datos del Gobierno de Aragón.  

Y 2021 no parece que vaya a cambiar la tendencia. Atendiendo a la Estadística experimental que ha puesto en marcha el Instituto Nacional de Estadística (INE), con el objetivo de ofrecer información que pueda ser relevante en el contexto de la pandemia, el número de nacimientos se ha desplomado en los dos primeros meses del año en todas las comunidades autónomas. Exactamente, en Aragón se han registrado 1.424 durante enero y febrero, un 7,5% menos que en los mismos meses de 2020.

Tampoco es algo nuevo. La cifra de partos en Aragón ya se había mantenido en constante descenso durante los últimos diez años: si en 2010 se registraron 12.661, en 2019 se anotaron 9.295. Es decir que se había registrado una bajada del 26,58%.

 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión