Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Huesca provincia

La emblemática panadería de Lanave se traspasa por jubilación y las redes lo sienten

La tienda de la localidad oscense es una parada obligada para mucha de la gente que va al Pirineo, sobre todo los fines de semana. 

La panadería de la localidad oscense de Lanave es una parada obligada para mucha de la gente que va al Pirineo, sobre todo los fines de semana. Y ya son habituales las filas de gente en la puerta, sábados, domingos y festivos, para comprar una barra de pan o una torta de manzana, dos de sus productos estrella. 

Ahora sus clientes se encuentran con un cartel en la puerta: ‘Se traspasa por jubilación’, una noticia que ha corrido como la pólvora en las redes sociales y que confirman sus propietarios. Tras más de 30 años al frente de la panadería, Miguel Ángel Andreu y Yolanda Alonso pondrán fin a esta etapa laboral.

Desde que se conoció la noticia, los mensajes en redes sociales han sido habituales. Sus clientes no quieren que “muera” este sitio. La consideran como “la mejor panadería de todo el Pirineo” y seguramente, para el gusto de muchos, “de todo Huesca y Aragón”. 

Otro tuit apunta que “no se cuántos aragoneses y no aragoneses habrán parado en Lanave de camino al Pirineo, pero esa panadería es completamente emblemática”. También los mensajes en redes sociales agradecen el trabajo de sus propietarios y empleados y les desean una “feliz” jubilación y “merecido descanso”.

La panadería de Lanave está ubicada en la N-330, antes de llegar al Hostal de Ipiés, en la comarca Alto Gállego. Este pueblo es muy pequeño, pero el ir y venir de gente es constante gracias a su conocida panadería tradicional. Es por ello que ésta es una parada obligatoria para quienes viajan al Pirineo.

El establecimiento abrió sus puertas en 1987, de la mano de Miguel Ángel Andreu, vecino de Hostal de Ipiés. Trabajaba repartiendo pan por Sabiñánigo hasta que uno de sus clientes le dijo que su producto era muy bueno y que debería montarse un local. Ese año dieron con el emplazamiento actual, en Lanave y en los inicios trabajaron sin descanso, día y noche, desde el viernes por la mañana hasta el sábado por la tarde. Pronto tuvieron que ampliar la instalación, debido al gran volumen de trabajo y construir otro horno.

Entre sus productos más vendidos se encuentran las tortas de miel, las mini trenzas de Huesca y los dobladillos o las empanadas de ángel. Aunque sin duda, lo más vendido sigue siendo el pan, la torta de manzana y los empanadicos. A estos productos tradicionales se han sumado otros más actuales, como las pizzas variadas o los ‘preñaos’ de longaniza de Graus.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión