Despliega el menú
Aragón

Patrimonio artístico

La incorporación de las 111 obras del litigio potencia el Museo Diocesano de Barbastro

La llegada de las piezas coincide con la celebración del 10º aniversario del centro museístico, que durante este periodo ya ha superado las 120.000 visitas.

Una de las obras que se han incorporado al Museo Diocesano
Una de las obras que se han incorporado al Museo Diocesano
Museo de Barbastro-Monzón

La llegada de los 111 bienes que han estado retenidos en el Museo de Lérida al Diocesano Barbastro-Monzón coincide con la celebración de los diez años de este espacio, que en su primera década de vida se ha convertido en un revulsivo cultural de la ciudad y la comarca.

El Museo Diocesano de Barbastro-Monzón abrió al público por primera vez el 15 de diciembre de 2010. El obispo Alfonso Milián y el entonces presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, inauguraron este espacio, asentado en el antiguo palacio episcopal, junto a la catedral, y en el que el Ejecutivo autonómico invirtió diez millones de euros.

Las piezas de la colección rondan las 300, de los estilos románico, gótico, renacentista y barroco. También hay un espacio dedicado a la arqueología y a la Prehistoria con vestigios de la zona oriental de la provincia, merced a las donaciones de estudiosos en la materia.

En el discurso museográfico se incluyen las obras más significativas de cada periodo y, desde un inicio, ya se reservaron espacios para aquellas que debían regresar de Lérida. De hecho, se colocaron fotografías con una breve descripción en los huecos que ahora ocuparán las obras más significativas: frontal de San Hilario (XII), frontal de Treserra (XIII), sarcófago de Nachá (XIV), arqueta de Buira (XIV), San Miguel (XIV), Calvario (XV), San Pablo (XV), San Pedro (XV), San Martín Obispo (XV), San Pedro y San Pablo (XVI), Santa Ana (XV), Virgen María (XIV) y los retablos de San Cristóbal (XV) y San Antonio Abad (XV), entre otros.

Motor de desarrollo

Se espera que estas piezas supongan un foco de atracción como fue en su día la apertura del Museo, que ha recibido a 120.000 visitantes en esta década. El año previo a la pandemia alcanzó su récord de entradas, con 17.000. En 2020, este número se redujo a 5.000 por las medidas covid.

Si las condiciones lo permiten, la dirección del Museo ha preparado un programa de aniversario, que se iba a iniciar el año pasado y no pudo desarrollarse, salvo algunos actos puntuales. Esta oferta, unida a las visitas a la catedral, la torre y a otros templos como Capuchinas o museos como de los Mártires Claretianos o la Ruta de San Josemaría, supondrá un gran atractivo para seguir aumentando esa cifra de turistas.

La consejera de Turismo de la Comarca de Somontano, María Morera (PAR), considera que la llegada de estos bienes "tiene una importante carga emocional". "Celebramos el triunfo de Aragón, fruto del tesón que tanto identifica nuestro carácter" dice. "Ha sido una causa que nos ha unido a todos y un símbolo. Cuando los bienes estén acomodados en el museo, se podrán convertir en un motor de desarrollo vinculado a un turismo muy determinado y complementario con el que ya recibe Guara Somontano", añade. En su opinión, la exposición de las nuevas obras servirá "para potenciar el turismo patrimonial en todos los pueblos donde originariamente estaban los bienes". "Son días para felicitarnos todos y poner ese punto de alegría que, por otras causas, nos falta", apostilla.

Por su parte, la concejala de Turismo, Blanca Galindo, valora el hecho de recobrar los bienes reclamados desde hace más de 25 años y destaca la importancia que tendrán para el museo "por la difusión que se podrá hacer a nivel cultural y turístico". "El museo es un pilar importante en cuanto a atracción turística, cada año son más los visitantes y, ahora con la expectativa generada al recibir estas piezas, seguro que ese número crecerá", comenta. "Estoy segura de que muchos visitantes de Barbastro y localidades cercanas tendrán un gran interés por volver a ver estas obras", dice.

Etiquetas
Comentarios