Aragón
Suscríbete

turismo en aragón

El estrecho de Valloré, una ruta fluvial por el corazón del Maestrazgo

Hasta hace unos años, la zona era prácticamente inaccesible pero desde que se construyeron las pasarelas, es uno de los atractivos turísticos de la zona.

Foto de Mezquita de Montoro
Pasarelas de Valloré
Laura Uranga

Recorrer el estrecho de Valloré, a orillas del río Guadalope era hasta hace unos años una misión casi imposible para la mayoría de personas. Por allí solo pasaban quienes se atrevían con el exigente ascenso desde el pueblo turolense, Montoro de Mezquita, por un sendero no apto para personas con vértigo, el PR TE 81.

Pero, desde hace unos años, esta ruta fluvial por el corazón del Maestrazgo es uno de sus principales atractivos turísticos. El antes y el después lo marcó la instalación de un conjunto de pasarelas que facilitan el recorrido por el estrecho.

Desde entonces, en 2017, este ya no es un lugar recóndito solo apto para intrépidos. Recorrer el estrecho de Valloré se ha convertido en una ruta fluvial apta para toda la familia. Este espacio natural pertenece al término de Montoro de Mezquita, una pequeña pedanía de Villarluengo donde apenas viven seis personas.

Esculpido por el agua durante siglos, este enclave natural es un cortado bañado por el río Guadalope. Este se encaja en Aliaga después de unir sus aguas con las del Val de Jarque. La ruta completa atraviesa una zona de estrechos entre dicha localidad y Montoro, donde el valle se abre para ofrecer una estrecha pero fértil huerta. Después, se vuelve a encajar en numerosas hoces y gargantas hasta el embalse de Santolea.

Para dar a conocer esta joya oculta del Maestrazgo y facilitar el acceso, se instalaron casi 200 metros de pasarelas. Con esta actuación se ha abierto el primer estrecho, el que lleva hasta el valle. Durante la ruta, el visitante caminará entre inmensas paredes verticales, con formaciones geológicas únicas. El rumor del agua y la fauna y flora típicas de la vegetación ribereña le acompañarán durante el paseo.

Rutas desde Montoro de Mezquita

La ruta por las pasarelas de Valloré arranca en las afueras de Montoro de Mezquita. No tiene pérdida, ya que está señalizada como PR, al estar catalogado como sendero turístico de Aragón.

El camino parte desde el aparcamiento de las Eras y tiene 1,2 kilómetros de extensión. Desde hace un par de años, en Montoro de Mezquita se dispone de un punto de información donde se atiende al visitante, y se le orienta sobre ésta y otras rutas.

Tras recorrer un kilómetro por sendero, la ruta llega al cortado, donde comienzan los 200 metros de recorrido de las pasarelas. Son estrechas y de madera y, aunque se construyeron en 2017, quedaron arrasadas por una tormenta un año después y se rehabilitaron a coste cero por la empresa que las había hecho en 2019.

Una vez recorrido este tramo, se llega al valle, donde comienza el segundo estrecho y el río Guadalope se abre paso por el lugar más angosto de todo su recorrido. Desde este punto hasta las pasarelas de Aliaga, en el cortado de Bocainfierno, hay unos 180 metros. Una distancia que se pretende salvar con la instalación de un segundo tramo de pasarelas. Las actuaciones se prometían para otoño del año pasado pero por el momento no hay novedades.

Esta sería una opción de ruta sencilla y lineal por el estrecho de Valloré pero hay otras alternativas. Se puede hacer un recorrido circular subiendo primero hasta el mirador sobre el valle para bajar después hasta las pasarelas y emprender la vuelta por ellas.

En ese caso, saliendo también desde las Eras, en Montoro, en la primera bifurcación hay que tomar el camino de la izquierda para trepar por la ladera de la montaña. Aprovechando diferentes fajas rocosas y pasos equipados se corona la subida al portillo natural desde el que se puede contemplar el valle de Valloré en todo su esplendor.

La senda sigue a la derecha hacia el mirador sobre los estrechos y hoces del Guadalope y también se pueden ver las formaciones geológicas conocidas como los órganos de Valloré. Desde este punto, el camino comienza a perder altura en dirección contraria al barranco por zonas de roca equipadas hasta alcanzar el fondo del mismo. Una vez allí, la senda sigue el curso del barranco hasta su desembocadura en el río Guadalope.

El regreso a Montoro se realiza primero a través de las pasarelas, que permiten salvar el congosto que forma el río, y después por el camino de ribera que asciende hasta el desvío señalizado anterior, ya muy cerca de Montoro.

Esta opción de ruta no es apta para todos los públicos y, aunque los pasos de roca están equipados con cables de seguridad y asideras, pueden presentar ciertos peligros. Conviene saber que se pueden dar desprendimientos de piedras, tramos no aptos para personas con vértigo o, según la época del año, riesgo de inundaciones.

Apúntate a la newsletter de turismo y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la comunidad aragonesa.

 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión